martes, 1 de noviembre de 2011

Barras Bravas

Todavía no se han recuperado de la bofetada que le ha propinado esa sociedad en la cual tanto confiaban para ponerle fin al ciKlo kirchnerista. Y entonces Laborda anda disfrutando de la derrota que el dólar le ha asestado a los K. Ah, sí, sí. A pesar de que ni se movió su cotización y que la mayoría de las voces del mercado coincidieron en señalar en que fue una jornada normal la de ayer, y no la locura y psicosis que prometían muchos medios debido a los controles anunciados por la administración CFK. Hasta a Laje se lo vio afirmar con ahínco que los mismos están bien. "Es lo que se debe hacer", repetía. Pero no. La realidad paralela que ha decidido crearse La Nación desde hace semanas lleva a Laborda a escribir, entusiasmado: "La derrota del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner estuvo lejos de tranquilizar a los operadores. Si bien habrá que esperar las próximas luchas quijotescas contra esos molinos de viento en que se ha convertido el mercado cambiario, muchos creen que frente a nuevos traspiés, el Gobierno seguirá doblando su apuesta y recurriendo a más dirigismo y a más intervencionismo".
Siguiendo el devenir del pensamiento de algunos medios, podríamos mezclar todo y saltar a la editorial del mismo diario que culpa al gobierno por la agresión que recibió el jugador de San Lorenzo, Jonathan Bottinelli. "Como prenuncio de que nada cambiará en el fútbol, Bottinelli era golpeado casi en el mismo momento en que Julio Grondona asumía un nuevo período como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). Todo pasa, debe de haber pensado, a tono con su filosofía de dirigente, y nada hizo frente al hecho. Esta vez, el Gobierno no estuvo a su lado, pero no lo hizo para enfrentar el problema, como es dable esperar, sino para esquivarlo. Como si también sus funcionarios pensaran que todo pasa", se escribe con tal de satanizar todo.
Como la tapa de hoy de la cloaca de Fonte y el Ñoño, ya que el campeonato de Primera ya está terminado, está bueno agarrarse de una bandera (¡¡¡una bandera!!!) y así reavivar el enfrentamiento entre los K y Macri, ahora en las elecciones del club de la Ribera. Dolía verlo anoche a Mauro Zeta garabateando a pedido de sus jefes las implicaciones graves del caso de las dos barras de Boca. "El fiscal comprobó que la tropa de Di Zeo entró rompiendo los molientes", afirmaba primero para luego cerrar con un "El fiscal también investiga por qué Boca los dejó pasar". Entonces, uno se preguntaba azorado frente al parato de televisión: si los dejaron pasar, ¿para qué rompieron los molinetes? En fin...
Mientras, el Instrumento (más Instrumento que nunca) adjudica la corrida cambiara (Madzello Bodnelli dixit) a las peleas entre Boudou y Del Pont y no a la intención de él y sus secuaces de condiconar la política económica del gobierno recientemente votado por amplias mayorías (es decir, ya que no lo pudieron hacer sus empleados en las elecciones, ¿por qué no intentarlo por el lado de crear un clima de que todo va a estallar nuevamente?), los radiclaes están muy preocupados porque además de haber perdido catastróficamente el 23O también perderían ¡¡¡el nombre de una calle a manos de NK!!! "El bloque de diputados nacionales de la UCR manifestó ayer su “profunda preocupación” por la sustitución del nombre", para renglón seguido criticar el culto a la personalidad que se está imponiendo. No se aclaró por qué no lo era ponerle Yrigoyen. En fin...
Como los que se desangran tratando de desmerecer el voto que recibió CFK (que primero, recordar, era porque la economía era una maravilla) al sostener que los que compran dólares son todos los votantes de ella, en un curioso accionar de confiar con el voto pero desconfiar en la economía (que ahora es un desaste, obvio). Lo que no se entiende es por qué no podrían ser los que no votaron por el kirchnerismo, por no confiar en el acutal modelo socioeconómico. Es decir, si la compra compulsiva de dólares es una clara señal de que el modelo estó agotado y demás deseos, ¿no sería más coherente y creíble que fueran los no votantes de CFK? Una duda...
Pepito anduvo este fin de semana en esos lares de desvirtuar por todos los medios la gran masa de apoyo popular que recibió su odiada Cristina. "Mientras que Hermes Binner registra en el total nacional un modesto 16.87%, obtiene, por el contrario, en Santa Fe el 41.97%, en Capital Federal el 27.78% y en Córdoba el 23.41%. Se produce con él, de esta manera, lo inverso de lo que acontece con el kirchnerismo, de modo que sus resultados se fortalecen los distritos de mayor concentración urbana asociada con superiores niveles de escolaridad", compara biolcáticamente para luego soñar en restrospectiva: "Si aritméticamente, la suma de Binner y Alfonsín “da” 28%, una combinación alternativa fundada entre ambos espacios hubiera crecido automáticamente varios puntos. En dicha hipótesis conjetural, que debe ser tomada como eso, como eventualidad, ese 28% podría haberse estirado, como herramienta democrática ante la imponencia oficial, a un 34/36%. En tal caso, una victoria “normal” de Cristina, digamos 51% contra 36%, hubiera dibujado un escenario político mucho más sofisticado y diverso". En fin...
Aún así, debemos reconocerle a Pepe (preocupado por la ferocidad de los seguidores con espíritu de "vendetta" de la Reina) que no anda con tantas vueltas y dudas esenciales como las planteadas por Leuco Metralleta. Lean sino la congoja del ladero del Locutor del Campo el domingo (hoy, más tranquilo, se acuerda cuando se llevaba bien con los Kirchner): "¿Somos tan frívolos para pensar otra vez que tirar manteca al techo es gratis? ¿O que Roger Waters llene nueve estadios de River como en ningún lugar en el mundo y que eso sea producto del crecimiento inédito y del rock para todos y para todas? ¿No lastima al país que casi 5.500.000 argentinos hayan viajado al exterior, la mitad en avión, con un récord que ya superó “la plata dulce” de la dictadura y el “uno a uno” de Cavallo? ¿Nada se resiente? ¿El modelo productivo aguanta todo? ¿Sigue la joda?". Agregamos una: ¿Pink Floyd llama a levantarse contra esta Dictadura K cuando habla de romper el muro? Piénselo...
Gracias a Dios, la historia no se repite, ¿no, doctor Romero? "Afortunadamente, la historia no se repite. Si no fuera así, los argentinos deberíamos estar muy preocupados por la reciente reelección presidencial, pues los precedentes no son alentadores, ni para los reelectos ni sobre todo para el país", amenaza el historiador, compungido por semejante error histórico de la sociedad argentina. Pero ya van a ver...
Terminemos con este ecléctico razonar de las plumas ansiosas por un dólar a 8 pesos que haga añicos esa sonrisa burlona de estos K que se reproducen por todos lados a través de ese ilustre pensador contemporáneo que ya nos venía diciendo que todo iba a explotar como lo va a hacer hoy (ya que ayer no suecedió). "Todos saben que hay distorsión de precios relativos, la gente percibe que el tipo de cambio está barato en relación a lo que puede llegar a pasar y tiene miedo a un gobierno que ha demostrado fuertes inclinaciones confiscatorias (ahorros en las AFJP, intento de la resolución 125, uso de las reservas del BCRA deteriorando su patrimonio neto, etc.) Es decir, el gobierno ha hecho lo imposible por generar desconfianza. Aquí no hay teorías conspirativas que pretendan generar pánico. Aquí hay un gobierno que hace lo imposible por generar desconfianza. Sus medidas conspiran contra la tranquilidad del mercado", ¡¡¡chan chan!!!

1 comentarios:

Martín Sabena dijo...

Excelente publicación querido Sergio, antológica!

Publicar un comentario