martes, 30 de noviembre de 2021

Atienza: "Las vacunas van a responder bien ante la variante Ómicron"

El magíster en Salud Pública, Oscar Atienza, consideró que las vacunas existentes para combatir el coronavirus serán efectivas ante Ómicron, la nueva variante del virus que ha obligado a más de una docena de países del mundo a tomar medidas restrictivas luego de su identificación en Sudáfrica.

"En el pueblo sudafricano en donde se descubrió, Ómicron cuadriplicó los casos en apenas 10 días y también se cuadruplicaron las internaciones. Eso llama la atención, allí hay un signo de alarma. Lo que pasa es que en Sudáfrica la cantidad de gente que hay vacunada es muy baja, un 23% en total, entonces con ese porcentaje es normal que tengan muchos internados. Lo que tenemos que mirar es qué puede llegar a pasar en países como Reino Unido, España, Portugal, que tienen una tasa de vacunación más alta. Yo creo que las vacunas van a responder bien ante esta variante", evaluó el especialista.

Atienza, en diálogo con AM530 Somos Radio (Buenos Aires), afirmó que él no ve un aumento de casos importante para la Argentina en las próximas semanas, llamó a liberar las patentes de estas vacunas "para mejorar su distribución en el mundo" y exhortó al gobierno argentino a encabezar una iniciativa latinoamericana para que los cuidados en nuestros países sean "geopolíticamente en conjunto".

"Esta variante es un poco más infecciosa, pero no va a tener ningún tipo de impacto sobre el sistema sanitario ni en la cantidad de internados, porque casualmente la vacuna nos cubre de la posibilidad de llegar a la terapia intensiva, o de morir por coronavirus. La situación en Argentina, en este momento, está bastante controlada y va a seguir así a futuro, por lo menos los próximos dos o tres meses", vaticinó el también magíster en Administración de Servicios de Salud.

Más:

Resnik: "En las próximas dos, tres semanas sabremos mucho más"

jueves, 25 de noviembre de 2021

#Hilo La nueva derecha extrema: el por qué de su éxito

"¿Por qué el discurso de la nueva derecha logra tanta escucha? Más allá de sorprendernos o indignarnos, cabe intentar una reflexión sociológica que permita entender qué otros actores (entre ellos, nosotros) facilitan la situación. 
El primer elemento es comprender que, en la disputa por el sentido, se juegan, también y fundamentalmente, expectativas y emociones. Una pregunta que no nos hacemos demasiado es: ¿qué emociones y expectativas están despertando el resto de las propuestas políticas hoy?
En gran parte de Occidente (y en especial en Argentina), el debate político parece estancado en la resignación. La idea es que estamos mal y seguiremos mal. Entonces, toda la discusión apenas se refiere a quién tiene la culpa de que estemos así.
El dinero del FMI se utilizó para la fuga de capitales pero no avanza causa judicial alguna contra los responsables, "no queda otra que pagar", la pobreza crece pero "no puede pasar otra cosa" y así al infinito... la alternativa a la nueva derecha no parece muy motivadora.
Pero hay algo más grave. La nueva derecha denuncia que esta injusta situación en la que vivimos sería "la izquierda" o "el peronismo", y cuando dichas identidades gobiernan y dicen "somos la izquierda" o "el peronismo" pero no proponen cambios reales... ratifican ese engaño.
Es en ese contexto que la nueva derecha puede apelar con efectividad al recurso proyectivo, proponiendo que la forma de estar mejor es que otros sufran (políticos, empleados públicos, inmigrantes, "planeros"), esos otros serían los responsables de nuestro sufrimiento.
A su vez, a la resignación posibilista se opone una izquierda dura que, sin embargo, nunca se anima a jugar en la correlación de fuerzas y, aunque sí propone otro proyecto, termina absteniéndose en cada conflicto, incluso ante un proyecto de gravamen a las grandes fortunas.
Es así que la nueva derecha logra lo que ningún otro: tiene proyecto, incide con él en la correlación de fuerzas, corriendo el debate hacia su campo, construye un enemigo sobre el cual proyectar las frustraciones y promete un futuro promisorio para "la gente como uno".
Esta nueva derecha no solo logra escucha en relación a esta cuestión central (la existencia de un proyecto movilizador), sino también ante la falta de matices del resto de los actores frente a otros dos temas sensibles: la inseguridad y la transformación de las identidades.
El discurso punitivo en relación a la inseguridad es simplista y peligroso (lo demuestra por enésima vez el asesinato de Lucas González) pero asume un problema real: el crecimiento de la violencia en las últimas décadas en el país, muy en especial en los barrios populares.
La denuncia de la violencia policial es necesaria pero insuficiente como respuesta a un fenómeno creciente que no puede ser ignorado. El punitivismo no tiene ningún discurso fuerte que proponga otra salida al problema real y se le enfrente desde allí.
Las lógicas garantistas solo logran comprender que el "meta bala" aumenta la violencia (o sea, que no resuelve el problema, lo cual es correcto), pero en modo alguno implican una propuesta alternativa en situaciones que generan mucho sufrimiento en el conjunto de la población.
Es así que la respuesta fácil punitivista (que apela a transformar el sufrimiento en venganza) no encuentra una alternativa que le dispute sentido, y así puede campear a sus anchas. Otra vez la actitud de resignación con declaraciones como "esto pasa en todos lados".
Por último, la nueva derecha también encuentra escucha en relación a las profundas transformaciones identitarias (en especial de la masculinidad), lo que explica por qué su crecimiento se ve amplificado en hombres jóvenes de todas las clases sociales.
Mientras se balbucean adjetivos -cada cual más extremo- para acusar de todos los males a una entidad abstracta ("el patriarcado"), la nueva derecha ha sido mucho más eficaz para comprender los desafíos y sufrimientos generados por las crisis económica y de subjetividad.
Ese hombre construido milenariamente como padre a partir del cuidado de sus crías (proceso de hominización que puso en cuestión o matizó su carácter de macho) se encuentra en crisis a partir de la desocupación, la destrucción salarial y el desafío a su función proveedora.
Mientras el discurso progre le termina sumando ser responsable abstracto e histórico de todos los males con acusaciones simplistas, la nueva derecha busca apelar (otra vez!) a su frustración reconectándolo a su rol de "macho".
No es casual, en ese sentido, que circule como material de culto en dichos núcleos el film "El club de la pelea" o que narcos, hinchadas de fútbol o rugbiers compartan la apelación a la recuperación del uso de la fuerza física, la violencia o la cultura del "aguante".
Y entonces otra vez pregunto: ¿qué proyecto de futuro le ofrece a esos hombres jóvenes de distintos sectores sociales el discurso de la nueva derecha y qué proyecto le ofrece el amplio campo del progresismo culturalmente correcto?
Seguramente es más fácil consolarse pensando que el problema de esta nueva derecha solo radica en sus minutos de aire, en que la población es estúpida, en que "así es el mundo hoy" u otras quejas, pero eso poco nos sirve en las disputas por la construcción de sentido.
Asumir los desafíos sociológicos de la coyuntura actual y la comprensión del por qué de la amplificación en la escucha de la nueva derecha nos podrá aportar herramientas para intentar contener aquello que va naciendo, espantosamente, del huevo de esta serpiente".
Doctor en Ciencias Sociales, investigador CONICET,
profesor UNTREF y UBA en estudios sobre genocidio
Más:

jueves, 18 de noviembre de 2021

Daniel Santoro: "¿Qué te hacés el revolucionario si no te dan los números?"

El artista peronista Daniel Santoro advirtió que el Frente de Todos debe abandonar las posiciones más duras, ya que el marco que han dejado las pasadas elecciones ha abierto una puerta, una última chance para el gobierno nacional, que depende exclusivamente, según el pintor, de mejorar la economía y "dejar de hacerse los Che Guevara".

"Estuve dando vueltas por la Plaza. Buena onda, pero hay que tener previsiones de no pensar que con esto cambia la situación. No cambia nada. Pero a nosotros nos sirve para consolidarnos y perder algunos prejuicios. Es una amalgama, una formación de combate para bancar lo que va a venir, porque los enemigos de nuestro proyecto no se van a quedar tranquilos. Ahora tenemos una posibilidad", festejó Santoro.

El artista plástico llamó al peronismo a "conversar más y no comprarnos versos cerrados. En un momento, Florencio Randazzo era un Che Guevara y le serruchamos el otro brazo a Scioli". "Hay diferencias que hay que saldarlas urgentemente. El Pueblo no se banca una pelotudez nuestra más. Nos dio un changüí porque atesoramos algunas verdades, pero no las sabemos mostrar. Somos incompetentes para mostrarlas, son algunas certezas en este mundo de incertezas. Y el Pueblo lo sabe y de vez en cuando nos habilita", alertó.

"Tenemos que olvidarnos del 50/50 de una negociación, porque quizás ahora sea 80/20 y conformarnos con eso. Hay compañeros que se hacen los Che Guevara, a los que hay que calmarlos un poco y decirles que hay que ganar las próximas elecciones sí o sí. Para eso, hay que mejorar la economía sustancialmente. ¿Para qué carajos vas a rasquetear la superficie de la Justicia si no podés cambiar un puto fiscal? Cambiamos el ministro de Justicia y ¿qué hizo? Nada. Si no podés hacer nada, porque no te dan los números. Y los números te van a dar si la economía mejora. Negociá con la Justicia, si eso es lo que quieren ellos. No quieren otra cosa", consideró Santoro.

"¿Qué te hacés el revolucionario si no te dan los números? ¡Si no te podés cambiar un fiscal! Eso me indigna, esa estupidez es la que no puedo creer. Eso es lo que hay que hablar, todos, todos adentro. La realidad nos cacheteó para que entendamos. Esta pequeña oportunidad es porque tenemos alguna verdad que se aprecia. Pero eso tiene que ser acompañado por la sensatez. La sensatez es clave", postuló el artista, en diálogo con el programa Detrás de las Noticias, que se emite de lunes a viernes, a las 21, por AM530 Somos Radio (Buenos Aires).

Más:

"Hay una conurbanización del peronismo, que en el interior dificulta el diálogo con una clase media más rural"

martes, 16 de noviembre de 2021

“El peronismo quiere a Cristina en la mesa, pero sin la birome”

"Cristina tiene un 33% del electorado nacional asegurado. Eso, en una elección con 75% de participación, da un 22% del total. Los tiene y los va aseguir teniendo. Entonces, no la podés excluir de una mesa de negociación, pero lo que quieren, según me dijo un secretario general de un sindicato muy poderoso, que se tiene que sentar porque es parte del amplio sector popular, pero no puede tener la birome", aseguró el consultor político Raúl Aragón, en el marco de los análisis de lo que vendrá, luego de los resultados de las elecciones del 14 de noviembre.

"Ella no puede ser la decisora única en cuanto a construcción de candidaturas y rumbo económico. Va a tener que consensuar porque, de alguna forma, Cristina ha perdido espacio hacia el interior del peronismo. El kirchnerismo ha venido dirigiendo al peronismo en los últimos 18 años, pero ahora el peronismo va por el hegemon: el elemento de la coalición hegemónico. Si lo va a lograr, veremos, pero si juntás a los caciques del conurbano bonaerense, los gobernadores más la CGT es un montón de peronismo y saben hacer las cosas", evaluó el titular de la consultora Raúl Aragón y Asociados, en diálogo con el programa Detrás de las Noticias (AM530 Somos Radio, Buenos Aires).

Aragón consideró que ese peronismo es el que va a estar en Plaza de Mayo mañana miércoles para respaldar la gestión oficial, luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara el comienzo de la segunda etapa de su gobierno, una vez superada -aparentemente- la pandemia del coronavirus: "Se suma La Cámpora porque en el ADN del peronismo está la conservación del poder, cosa que es buena para el país, porque el regreso de Macri o una concepción así sería fatal":

Más:

Cambia, todo cambia

martes, 9 de noviembre de 2021

Una revuelta gorra

"¿Cómo se vive un estallido gorra? Escrache, denuncia, linchamiento, miedo, cancelación y toma de la comisaría. La manija, una forma del hartazgo, mucho cansancio. Escuchar una moto y rogar que sea un Rappi, tomar el bondi corriendo para evitar a los guachos y el Facebook como todo llanto. Obediencia, señalamientos, desprecios y posteos. De un tiempo a esta parte, el tiempo se volvió demasiado gorra. Hasta la revuelta lo es. Una revuelta que estalla lejos de Plaza de Mayo y cerca de kioskos, zapatillerias, mercerías, locales de accesorios de celulares y superpanchos. Todo se puso horrible, agotador, hostil, temeroso. Gane quien gane el domingo, gana la gorra, el FMI, el ajuste, los desalojos y la represión. Horizonte gorra, subjetividad juguete, delegación del estado de ánimo, clamor por palos. Un nuevo tiempo, más ortiba y vigilante, aún más ortiba y vigilante. Todo gorra. Explicadores, opinadoras, comisarios políticos, defensoras de proyectos políticos que son de otros, economistas como estrellas. Un nervio político que es bien de la calle y duele. Los muertos que no sabemos sus nombres porque no militan, las doñas con miedo, volver tarde y ser pollo. Gorra en el aula, en las palabras, en el pabellón, en las pocas ideas que ni esbozamos. Gabinete gorra para darla vuelta. Ya ni alcanza Berni, ni su prepotencia, ni su patrullero, ni la sobreactuación, ni cómo lo defendieron, ni todo lo vigilante que quiso ser. El estallido pide más, el cuerpo necesita otra cosa, el odio no cesa. Más muerte, más balas, una necesidad ya no de justicia, sino de venganza. Una necesidad de que todo cambie a partir de tanto odio que se siente ahora".

Por Diego Valeriano

Escritor

Más:

Juntos por el Cambio salió rápidamente a sacarle rédito electoral a la muerte del kiosquero

viernes, 5 de noviembre de 2021

La Pampa, entre la interna del PJ y el enojo de Larreta por Favaloro

Desde la Confederación General del Trabajo y desde la Central de Trabajadores Argentinos alertaron que votar en las legislativas por los candidatos de Juntos por el Cambio en La Pampa será para retroceder en derechos laborales y paralizar las medidas de protección que, con sus limitaciones, pudieron implementar en estos años de pandemia los gobiernos nacional y provincial.

El secretario general de la CGT La Pampa, Luis Francisco Faggiani, y la secretaria adjunta de la CTA de los Trabajadores, Claudia Fernández, advirtieron que la verdadera disputa en las elecciones del 14 de noviembre no solo es entre los intereses de La Pampa y el neoliberalismo, sino también entre laburantes y macrismo porteño.

"Estamos unidos y venimos trabajando. Si analizamos la campaña solo en este último tiempo, le estamos errando, mirando muy sesgado, con anteojeras. Hay que ser conscientes de lo que fue el neoliberalismo, incluso con el PJ. Con Macri tuvimos una situación tremenda. A nosotros en esa etapa se nos quitó la paritaria, aunque sí la pudimos conservar como corresponde en la provincia. Pasamos a ser de quienes teníamos el mayor salario en dólares en América Latina al debate de sacar la indemnización. Dicen que somos un gasto. No hay que dejar de lado cómo nos endeudaron, somos nosotros y nosotras quienes padecemos las políticas para pagarle al FMI. No hay dinero, no hay obras, no genera riquezas ni produce", describieron ambos en diálogo con Radio Kermes (Santa Rosa, La Pampa).

El macrismo porteño visitó la provincia en las últimas horas, y en ese marco, el intendente de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se enojó cuando un periodista de El Diario de La Pampa se animó a preguntar por un tema que ningún medio porteño se anima a abordar desde hace años.

La predisposición y el buen ánimo de Larreta durante la entrevista con ese periódico se diluyó cuando se le intentó consultar sobre su relación con las supuestas coimas en el PAMI y la muerte del reconocido médico René Favaloro.

- La historia lo ubica en un episodio con alguien muy conocido en la provincia, como es el médico Favaloro, que terminó...

- No, no... disculpame. No tengo absolutamente nada que ver con eso, y no estoy para esa pregunta.

- Más allá de...

- No tengo absolutamente nada que ver con eso. Eso es todo lo que tengo para decir. 

La pregunta que no pudo terminar el cronista era la siguiente: "La historia lo ubica en un episodio muy grave en torno a la figura del médico Favaloro. ¿Tiene una explicación para eso que pasó?".

Rodríguez Larreta eligió no dar una explicación al respecto. Y hasta frunció el ceño. Ante la posibilidad de continuar con las repreguntas, el tiempo transcurrido y la intervención de su jefa de prensa hicieron lo suyo para ponerle punto final a la entrevista.

Por estos mismos días, la interna del PJ pampeano se lleva varios titulares también. Es que la reaparición en público del ex gobernador Carlos Verna vino a acallar las fuertes voces que indicaban que jugaba para Juntos por el Cambio, más luego de la sorpresiva derrota peronista en las PASO del 12 de septiembre.

Sobre el tema dialogamos con el periodista Juan Pablo Gavazza, de Radio Kermes, anoche, en Detrás de las Noticias, programa que se emite de lunes a viernes, a las 21, por AM530 Somos Radio, la radio de las Madres de Plaza de Mayo (Buenos Aires).

Más:

45 sindicatos contra proyecto de Juntos por el Cambio

jueves, 4 de noviembre de 2021

La verdadera razón de la reaparición de Gabriela Michetti

Mauricio Macri lo escribió en su libro Primer Tiempo: "La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) es otro de esos lugares donde resulta difícil elegir a quién poner a cargo, porque hay poca gente con experiencia en inteligencia en la Argentina. No hay una escuela de jefes de espías. Políticos con experiencia me dijeron que los requisitos para acertar con la designación del jefe de la AFI eran dos: que fuera una persona inteligente y, sobre todo, que fuera de extrema confianza. Mi amigo Gustavo Arribas, abogado y escribano, reunía esos dos requisitos. En ese momento Gustavo vivía en Brasil, y cuando lo convoqué, le mentí, piadosamente: le dije que lo necesitaba para intervenir la Asociación del Fútbol Argentino. Cuando llegó a Buenos Aires, le aclaré: «Me equivoqué por una letra. No te quiero para la AFA, te quiero para la AFI».

(...) Nunca tuve siquiera un atisbo de que la AFI además estuviera haciendo otras cosas por su cuenta. Jamás, por ejemplo, recibí una «carpeta» de nadie, jamás me fue ofrecido un servicio sospechoso y nadie vino a quejarse de agentes que estuvieran traspasando los límites de su función. Eso no impide que, si existieron entre el personal ya existente en la agencia empleados con agenda y kioscos propios, muy en la línea de la historia oscura del organismo, no fueron conocidos durante la gestión.

El Negro afrontó todo esto siempre con mucha serenidad, a pesar de que poco después de llegar tuvo que aguantar estar varios días en las tapas de los diarios por una muy débil denuncia por supuesta corrupción, que llegaba al punto delirante de involucrarlo con el caso Odebrecht y la licitación del soterramiento del Sarmiento. Aunque la denuncia estaba basada en casualidades y especulaciones, Arribas tuvo que aprender a lidiar con estos temas, una novedad absoluta para él. También tuvo que aprender a lidiar con los enemigos de Silvia Majdalani, a quien el primer día se la recomendé, por pedido de Gabi Michetti, para que fuera su número dos. Pero le aclaré: «Esto te lo digo a vos como se lo digo a todos los ministros. Yo te puedo recomendar gente o pedirte que le hagas un lugar a alguien. Pero es tu equipo. Si Silvia no te va, por la razón que sea, dentro de diez minutos o dentro de diez meses, la podés sacar cuando quieras». Y a pesar de todos los ataques contra Silvia —todos los ataques a la AFI eran ataques contra Silvia—, Gustavo sintió que ella trabajaba bien. No la conocía y no la había elegido, pero la vio trabajar y la sostuvo".

Más:

Volvió el "Esto estamos diciendo"

miércoles, 3 de noviembre de 2021

El hidrógeno verde y el nuevo "consenso" de los poderosos del mundo

"Del seno de las viejas potencias impulsan un nuevo contrato social internacional. El Estado pasa de reparador de asimetrías a creador de mercados. El primero, el Consenso de Washington, tomó su nombre en 1989, cuando el “capitalismo al estilo occidental”, definido así por Mariana Mazzucato, economista de la Universidad de Londres, consolidó su alcance mundial. El segundo, el Consenso de Cornwall, hace referencia a la última Cumbre del G7, realizada en junio de 2021 en Gran Bretaña, donde un panel de expertos expuso, ante los líderes mundiales, sobre la necesidad de “revitalización del papel económico del Estado, implementar metas sociales, crear solidaridad a escala internacional y reformar la gobernanza mundial en pos del bien común”".

Fuente

"La energía renovable a escala industrial, tales como la hidroeléctrica, la eólica y la solar, se posiciona como una solución para nuestro creciente consumo de energía. A esto se suma la producción del llamado “hidrógeno verde”, que agrega otra capa de injusticias relacionadas con estas mega infraestructuras. Sin embargo, cambiar la fuente de energía no aborda en modo alguno el problema real que plantean los desmedidos niveles de consumo energético, impulsados por el crecimiento económico acumulativo. Tampoco cuestiona la violencia intrínseca para con las sociedades que esa energía potencia.

El empuje y la promoción del “hidrógeno verde” como el “combustible del futuro” así como el camino hacia una “economía del hidrógeno” constituyen una alarma para las comunidades de todo el mundo que luchan contra las mega infraestructuras de las energías renovables. Esta ofensiva es también una clara señal de cómo la actual matriz energética, desigual e injusta, permanecerá intacta bajo la llamada “economía verde”".

Fuente

"Se invierte en Argentina porque tenemos muy buenos campos de vientos en la Patagonia para los molinos y esto es fundamental, porque acá hay una cadena armada: parque eólico, tecnología para electrólisis y generar hidrógeno, y utilización de puertos de agua profunda para la motorización de buques. Entonces hay tres cadenas ensambladas y un proyecto mejor pensado que una compra “de onda” como la que hizo el macrismo a una empresa italiana que fabricó los molinos pero no se le exigió que pague el tendido de alta tensión, cosa que tuvo que pagar el Estado. Ahora hay que ver cómo intervienen Invap, Astillero Río Santiago y Pescarmona".

Fuente

Más:

Anatomía del discurso sobre la energía verde

martes, 26 de octubre de 2021

¿Quién agita los prejuicios contra el Pueblo Mapuche?

"Un estereotipo es una representación repetida frecuentemente que convierte algo complejo en algo simple. Tiene un carácter automático, trivial, reductor. A través de la simplificación y la generalización, establece marcos de referencia y orienta nuestras percepciones.

Los estereotipos se basan en una serie de prejuicios sobre el grupo estereotipado. El sector dominante que difunde los estereotipos con sus propios medios de difusión amplifica esos prejuicios. Y la repetición ayuda a expandir y a naturalizar el prejuicio.

¿Por qué tienen éxito los estereotipos? Porque actúan con la fuerza de la “naturalidad”, es decir, del sentido común. Se consideran naturales, obvios, fundados en ‘la naturaleza de las cosas’, una manera de percibir basada en los intereses de aquel que promueve el prejuicio. 

Los estereotipos son así una forma de violencia simbólica. “De todas las formas de persuasión clandestina –señala Bourdieu (1995)–, la más implacable es la ejercida simplemente por el orden de las cosas”.

Lo que se pone en juego aquí, entonces, es cómo un grupo juzga a otros grupos sociales. Cómo se evalúan aspectos particulares, conductas, costumbres. Frases hechas, consignas veloces, ideas preconcebidas que evitan explicar situaciones complejas, breves eslóganes. 

Hay temas y acontecimientos a los que tenemos acceso solo a través de los medios. No conocemos lo que pasa, no podemos llegar allí. En este caso, los medios son los mediadores absolutos y las fuentes esenciales de información para el conocimiento de lxs otrxs o de lo otro.

Esto se ve agravado por la estructura hiperconcentrada de los medios y por la homogeneidad de los discursos que circulan. La búsqueda de sensacionalismo, de audiencia y rating aportan lo suyo. Más, si hay elecciones de por medio. 

La imagen que nos hacemos de lxs otrxs se nutre de lo que vemos, leemos, de lo que nos cuentan. Los estigmas, los prejuicios, la discriminación y el racismo surgen del desconocimiento por un lado, pero también de la producción sistemática de discursos de odio. 

Se busca generar miedo, desconfianza, odio.

Ser conscientes de cómo funcionan los estereotipos es una forma de defendernos. En su versión más peligrosa, pueden matar".

Por Cora Gamarnik

Doctora en Ciencias Sociales (UBA)

Investigadora Adjunta (Conicet)

Más:

Repudian a Patricia Bullrich en La Pampa por promover "el odio racial contra los Mapuche"

viernes, 22 de octubre de 2021

¿Qué hay detrás del regreso de los "mapuches terroristas"?

"Los discursos mediáticos y político-partidarios en contra del Pueblo Mapuche no son nuevos. En la Patagonia, el “sentido común” argumenta que “son chilenos” y que “exterminaron a los verdaderos indígenas argentinos, los tehuelches”. Para esta “historia”, los mapuches son los violentos incivilizados que, como además son extranjeros, no tienen derecho a reclamar territorios, mientras los tehuelches eran buenos, pero supuestamente ya no existen, entonces tampoco tienen derecho a reclamar territorios. 

Todas estas argumentaciones y afirmaciones fueron fuertemente refutadas por investigaciones históricas, antropológicas, arqueológicas, y por la existencia y la organización misma de estos Pueblos, pero se repiten una vez por año en campañas mediáticas de Clarín, La Nación o Infobae. Y crecen cada vez que es necesario justificar el avance represivo sobre los territorios indígenas o negar algún proceso de reclamo territorial.

Hace cuatro años, Patricia Bullrich también utilizó este método de volver a los mapuches “terroristas”. De repente, apareció en los medios afirmando que habían sucedido varios atentados en la Patagonia. Las pruebas eran sus afirmaciones e informes en el programa de Jorge Lanata; no hubo pruebas, y numerosos investigadores e investigadoras, que desde hace años vienen trabajando sobre este tema en la zona, refutaron sus planteos.

Sin embargo, no casualmente hace cuatro años, como sucede ahora, se ponía en discusión la prórroga de la Ley 26.160, que obliga al Estado a realizar un relevamiento de los territorios actuales de los pueblos indígenas y suspende los desalojos mientras esté en vigencia.

En noviembre próximo, vence la cuarta extensión de esta Ley de Emergencia Territorial Indígena. A 15 años de su aprobación, todavía falta relevar más de la mitad de las comunidades indígenas existentes. Según datos del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), de las 1.760 comunidades indígenas registradas en el país, solo 745 cuentan con el relevamiento culminado. Es decir que, resta más del 57% de las comunidades.

En 2017, cuando debía discutirse la extensión de los relevamientos por otros cuatro años, se comenzó a escuchar sobre la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), sobre el supuesto “terrorismo mapuche” y sobre una supuesta “guerrilla terrorista” que aterrorizaba los parajes patagónicos. Curiosamente, sobre todo atacaban los parajes que están rodeados por millones de hectáreas en manos de los megaempresarios multimillonarios Luciano Benetton y Joe Lewis. 

Y fueron estos mismos argumentos que buscaban criminalizar y estigmatizar al Pueblo Mapuche los que le permitieron a la entonces ministra de Seguridad macrista, Patricia Bullrich, justificar la violenta represión en el Pu Lof en Resistencia Cushamen, que terminó con la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado en 2017. Y el posterior asesinato, meses después, de Rafael Nahuel en manos de Prefectura". 

Fuente

Más:

"La derecha pretende capitalizar electoralmente la radicalización del discurso antimapuche"