miércoles, 5 de diciembre de 2012

La Dictadura K se quiere apoderar de los escritorios de Clarín

 
Así lo denuncia el valiente Alfie... en Clarín, donde consideran que dicho mueble es imprescindible para sacar al aire una radio o un canal de televisión. ¿Cómo que no? Por ejemplo, ¿qué haría Joaco sin su mesa, donde apoya sus ideas independientes y objetivas cada lunes? El dr. Nelson dijo que él no tiene problemas porque lo hace de parado, pero si hay que defender los escritorios del jefe, ahí va a estar, en primera fila, siempre con todas las críticas que al Grupo Clarín le hace (¿cómo, no las han escuchado?).
Pero vayamos al texto de Alfie, donde revela semejante nueva pretensión populista y autoritaria de la Yegua y sus salieres: "Después de dos semanas de ocultamientos, ayer se publicaron en el Boletín Oficial los dos nuevos reglamentos de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), que hoy empiezan a regir y modifican los procedimientos del 7D para que los grupos se adecuen a la ley de medios audiovisuales.
El principal cambio se relaciona con la “transferencia de oficio”, que además de las licencias, ahora incluye también a los bienes de los medios que el organismo oficial pretende transferir a otros dueños. Esto significa que los edificios, oficinas, cámaras, computadoras y hasta los escritorios que se usan en un canal de televisión o en una operadora de TV por cable irán a concurso junto con las licencias".
¿De qué se ríen? Esto es grave, che.
Anoche nos avisaba por enésima vez Leuco Metralleta en Canal 26, que -rodeado por el ladero del dr. Mariano, el diputado preso de Clarín, Frida Khalo y... prepárense, eh... ¡¡¡Marcelo Stubrin!!!-nos avisó que se viene el "chavismo mediático" y que se acaba la libertad y todo eso. Y ustedes siguen sin darle bolilla y seguro que se van a ir a festejar el domingo con todos esos negros de mierda que están felices porque la Yegua les va a amueblar su casa (además de darle vivienda, salud, educación, trabajo, etc) con los escritorios de Clarín.
Y en medio de esto, esta inescrupulosa Diktadura premia a un presidente acostumbrado a enjuiciar a los periodistas objetivos e independientes que lo llaman dictador y lo acusan de hacerse un autogolpe cuando lo quisieron asesinar. ¿Hasta cuándo esto, pueblo? Para colmo, el tipo va a Europa y critica a los medios sagrados y además osa querer una ley de Comunicación para su país... ¿Hasta cuándo un Barone va a obligar a un Moreno a escribir sobre la mierd*, en un lugar tan higiénico como el que adornan los pupitres que ahora se quiere afanar este régimen imparable? Para colmo, Dani y Mauri hacen recordar aquella vieja canción que hablaba de revolver en la basura... Todo es una mierd*, bah... Y Georgie no puede juntarse con sus cacerolos en la calle. Grave, ¿eh?
Pero no todo está perdido. El Colo K nos ilusiona: "el Gobierno ha creado una expectativa enorme sobre lo que ocurrirá este fin de semana, que no se cumpliría tal cual la propaganda oficial lo está anticipando , salvo que se decida avanzar a cualquier costo para no defraudar a quienes esperan el nacimiento de una “nueva era”".
Mientras La Nación desea volver a esa vieja práctica de remover ministros, Rosendo da cuenta de que Clarín no está solo: "La decisión del Gobierno de aplicar la norma de oficio, antes que la justicia se haya pronunciado sobre la constitucionalidad de su artículo 161, plantea un conflicto con el principal grupo de medios de comunicación del país, que en esta oportunidad cuenta con respaldo de los medios de comunicación del mundo.
El azar o el destino hacen que el 7D sea un día de significados relevantes para la Argentina. Pero seguramente será el conflicto que se abre en torno a la paliación de la ley de medios, el que alcanzará mayor relevancia política. La cuestión es que ese día puede ser relevante también para la libertad de expresión en la Argentina".
Mientras tanto, hasta el cine los desnuda y expone tal cual son. Again. And again.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Muy bueno!

grace berti dijo...

Excelente!!!

Publicar un comentario