lunes, 27 de agosto de 2012

Escracharon al cura que reivindicó a Videla

"Un grupo aproximado de 40 personas, en su mayoría jóvenes, "escrachó" anoche al cura procesista Jorge Luis Hidalgo mientras daba la misa en la capilla Medalla Milagrosa del barrio Butaló de Santa Rosa (La Pampa). Algunos manifestantes, con el bigote pintado (en simbología a la personalidad de Adolf Hitler) entraron a la parroquia, escucharon el oficio religioso, comulgaron y saludaron al sacerdote con la mano derecha levantada, en alusión al saludo nazi. Por su parte, el resto de los "escrachadores" se quedó afuera, frente a la capilla, pegando carteles sobre las columnas y las paredes con fotos de desaparecidos en la última dictadura militar argentina.
Alrededor de las 19.30, los manifestantes se congregaron frente a la capilla del Butaló. Un grupo determinó pintarse el bigote nazi, ingresar y sentarse por separado en los diferentes bancos de la parroquia.
Una mujer, que estaba dentro de la capilla, salió a la vereda y les recriminó a los "escrachadores" su accionar sosteniendo que "ustedes deberían ir a misa y rezar por los desaparecidos en vez de hacer esto".
A su vez, otra de las feligreses se acercó al lugar y exclamó que "no tienen ningún derecho a dejar así la capilla, voy a llamar directamente a la Policía".
Cuando todos los manifestantes se reunieron en la vereda comenzaron a exclamar: "Treinta mil desaparecidos presentes, ahora y siempre", entre otros cánticos similares, y posteriormente abandonaron el lugar. "Somos autoconvocados que nos reunimos de manera espontánea, no pertenecemos a ninguna agrupación", resumió uno de los manifestantes".
Fuente 
"En el momento de la comunión, unos 20 manifestantes formaron parte de la fila y a la hora de tomar la hostia repitieron consignas como: "Lucia Tartaglia" y "Por los 30.000 desaparecidos".
Hidalgo, el pasado 2 de agosto, compartió en la red social Facebook una foto donde saludaba a Videla por su cumpleaños y reivindicaba el terrorismo de Estado. Ese gesto fue repudiado unánimemente desde distintos sectores, como la Unlpam o la Legislatura provincial y distintos sectores sociales. La Secretaría de Derechos Humanos lo denunció por apología del delito y el obispo Mario Poli, una semana después del hecho, desacreditó al párroco a través de una carta enviada a las iglesias de la provincia donde lo trató a de “irresponsable e imprudente” y lo convocó a que “considere el grave daño”, aunque también manifestó el deseo de que siga siendo parte de la Iglesia".
Fuente 
"Mónica Rodríguez, integrante de Mujeres por la Solidaridad y Mujeres en Bandada, describió los momentos vividos este domingo cuando más de una veintena de personas escracharon al cura que reivindicó a Videla.
“Decidimos que queríamos decir algo. Tenía que ser dentro del ámbito  y dirigida a él. Fue silencioso, con un clima pesado y denso. Para que la persona que recibiese el mensaje fuese Hidalgo”, explicó Rodríguez.
Y agregó: “Pensábamos que tenía que ser en el marco del ciudadano y en la actividad que realiza. Creemos que es venido a su formación. Por lo que es responsabilidad de las instituciones también”.
Además pegaron afiches en memoria de los pampeanos y pampeanas desaparecidas.
“Creemos que el mensaje llegó y el momento vivido fue muy tenso”, concluyó".
Fuente
Fotos

2 comentarios:

Graciela magariños dijo...

Hablando de reformar la Constitucion, podrian empezar por su art.2do.- Asi el estado dejaria de solventar econicamente directa e indirectamente a la iglesia catolica y a curas procesitas como el de La Pampa, que ya sabemos , no es el unico caso. Hidalgo escribió: "No fueron 30 mil ni fueron inocentes. Feliz cumpleaños General! Un soldado nunca pide perdón por haber salvado a su patria de una dictadura comunista". Me pregunto yo ¿ Quien se cree para juzgar si eran o no inocentes ?

Sergio Villone dijo...

La pregunta sería: ¿de qué eran culpables?

Publicar un comentario