miércoles, 21 de septiembre de 2011

¡Una buena nota en Clarín!

Uno siente pavor porque los datos aportados sean incompletos y/o manipulados. Pero igual se arriesga, y piensa en cuánto tienen acá los Opositores para plantear ante el gobierno y en el Congreso propuestas superadoras, para seguir discutiendo el actual modelo socioeconómico, para ir avanzando en las cosas que le faltan. ¡Cuánto tienen acá! Pero no, prefieren otras cosas. Así les va.
Oña toma un informe del Instituo Argentino de Mercado de Capitales y cita:
"Tres actividades figuran, por lejos, al tope del ranking de ganancias del primer semestre del año. De mayor a menor, son petróleo, bancos y telecomunicaciones.
Sobre una muestra de 72 compañías, las que operan en esos sectores acapararon el 75 % del total. Puesto de otra manera, $ 8.331 millones sobre $ 11.141 millones.
El cuarto lugar lo ocupa la industria metalúrgica y siderúrgica. Si se la agrega al lote de arriba, la proporción sube al 85 %.
Los datos hablan del porte y el desarrollo de las compañías que integran esas ramas. En más de un sentido, también de los beneficios que les está reportando la era K y de una notable concentración de la rentabilidad .
Nada cambia, sino todo lo contrario, si en lugar de la fotografía se mira la película. Entre 2008 y el primer semestre de 2011, las ganancias acumuladas por las petroleras ascendieron a 18.739 millones. A 14.006 millones, en el caso de los bancos y a 8.360 millones para las telefónicas.
Igualmente fuerte es la suba de las utilidades, entre el segundo trimestre de 2009 y el mismo período de este año. Arrojó un 88 % para las petroleras; 149 % en los bancos y 75 % en telecomunicaciones.
En el fondo de la tabla , con pérdidas crecientes desde el año pasado, aparecen las distribuidoras de energía eléctrica. Y las de gas, que acusan resultados negativos a partir de 2009".
Fuente

1 comentarios:

Ciudadano K dijo...

Creo que lo que intentan Sergio, es prender la idea, como en Inception, de que aunque el Gobierno "venda" la redistribución siguen siendo los mismos de siempre los que se llevan la torta. Claro que a riesgo de comerse sus mismos discursos de que el país va como la mierda.

Publicar un comentario