jueves, 29 de octubre de 2015

Declaraciones del director de Ciencia de Macri desatan alarma entre los científicos

Carlos Melo es director de Ciencia y Tecnología de la Ciudad de Buenos Aires y brindó una entrevista a la agencia de noticias de ciencia y tecnología de la Universidad Nacional de San Martín (Buenos Aires), en la que dejó asentada la visión del macrismo sobre este campo estratégico para el desarrollo nacional.
"El que trabaja mejor tiene que tener mejor evaluación en su carrera de investigador y mejor salario. ¿Publicaste en Science? Tenés 30 % más de salario. ¿No publicaste en Science? Mala suerte, es la vida. El que publicó ahí me muestra que es mejor que los otros. ¿Tiene que ganar lo mismo cualquier investigador principal que otro que publicó dos veces en Science? Nosotros creemos que no. Estamos totalmente convencidos de que un investigador principal no puede ganar lo mismo por su antigüedad que por su calidad. Pero eso implicaría una valoración unidimensional y algo elitista, justo en una etapa en la que el CONICET busca un cambio en la evaluación del trabajo científico, como ponderar la capacidad de vincularse con el sector productivo y hacer transferencia de conocimientos, por ejemplo. Un poco tarde lo están haciendo, ¿no? El CONICET es de los años cincuenta. Y después de 12 años de este Gobierno siguen sin poder hacerlo", expresó el que podría ser ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación si Mauricio Macri es electo presidente en el balotaje del 22 de noviembre.
Melo también criticó a Tecnópolis y los satélites lanzados por empresas estatales, al considerar que "está bien, porque hay que mostrarle al pueblo las cosas que se hacen. Pero hacer ciencia y tecnología es otra cosa. El lanzamiento de satélites está bárbaro y donde hay un plan de largo plazo, pero se buscó sacarle provecho político. Hay que evitar tanta dispersión: hoy se pone dinero en demasiados proyectos, es como tirar para todos lados para que una te salga. No tenemos dinero para eso, hay que ser cuidadosos y elegir mejor".
Estas declaraciones del funcionario macrista fueron una de las razones por las que Pablo Facundo García, un licenciado en Ciencias Químicas y becario del CONICET, dio a conocer su miedo de tener que lavar los platos a través de un cartel que pegó en la puerta de su departamento, imagen que se viralizó en las redes sociales en las últimas horas.
"El otro día leía un artículo de Carlos Melo, director de Ciencia y Técnica de Mauricio Macri, que decía que "si publicás en la revista Science tenés un 30% más de salario, si no mala suerte, así es la vida. O no entiende nada de cómo se manejan las revistas internacionales y los papers o lo entiende muy bien y quiere poner a los científicos alineados a la ciencia que no tiene que ver con los intereses nacionales", graficó García.
Ayer, becarios y becarias del Conicet y de universidades nacionales también dieron a conocer una posición similar a la de García: "Queremos ser parte de la discusión sobre el proyecto de país que está en juego en estas elecciones y sobre el papel de la Ciencia y Técnica en una Nación que pugna por desarrollarse. Aún con sustantivas divergencias en nuestras posturas políticas, con distintas trayectorias y presentes académicos e incluso con heterogéneas experiencias producto de nuestro despliegue en todo el territorio nacional, entendemos que el triunfo del candidato a la presidencia del frente Cambiemos, Mauricio Macri, significaría un enorme retroceso para el sostenimiento y la profundización de las políticas que hoy encarnan el CONICET y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva".
El resto del pronunciamiento público es el siguiente:
"El CONICET, en tanto organismo nacional que promueve la ciencia y la tecnología en el país, otorga becas de distintas disciplinas para la realización de estudios e investigaciones científicas de doctorado y posdoctorado. En los últimos doce años, el sector de Ciencia y Tecnología fue jerarquizado: entre 2003 y 2014, tanto las becas doctorales como las posdoctorales se cuadriplicaron; en el año 2003, sólo había 2371 becarios de CONICET en todo el país. Además, en el mismo período se duplicó la cantidad de investigadores. Hoy integramos CONICET un total de 9507 becarios, 8508 investigadores, 2425 técnicos (personal de apoyo) y 1371 administrativos. Sin ir más lejos, este año se anunció la incorporación de 830 investigadores, 11% más que en el 2014. Fueron hechos significativos la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva en diciembre de 2007, el aumento del presupuesto destinado a ciencia (del 0,3 al 0,6% del PBI) y a educación (del 3,7 al 6,5% del PBI), el impulso del Programa Raíces, que significó la repatriación de 1.150 científicos argentinos, y la construcción y equipamiento de institutos de investigación (más de 35.211 m2 ya construidos). Asimismo, la existencia de un plan nacional de Ciencia y Tecnología, el plan Argentina Innovadora 2020, establece las líneas de investigación estratégica y da pautas a las políticas del sector.
Por supuesto que esto no es suficiente. Tenemos importantes desafíos por delante, que indican la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo y remuneraciones, garantizar mecanismos de discusión paritaria y afianzar el vínculo entre el sistema científico, la educación y docencia y la esfera productiva, entre los principales. Como integrantes del sistema científico nacional pugnamos por la continuidad y profundización de las políticas que apoyan la investigación, la ciencia, la técnica y la innovación productiva en nuestro país, medidas imposibles de sostener en el marco de un modelo económico excluyente, de libre mercado y endeudamiento externo.
Ante el escenario planteado, y a sabiendas de que muchos de los destructores y privatizadores de la educación y la ciencia en nuestro país están hoy en las primeras filas del equipo de Cambiemos, nuestro posicionamiento en estas elecciones es claro: para construir un futuro mejor para los argentinos, el primer paso es no volver atrás, y Mauricio Macri es el pasado".

2 comentarios:

El Canilla dijo...

Carlos Melo, Dr en Química , es o fué el Gerente de I+D de BioSIdus, el laboratorio de la vaca clonada argentina, ver acá http://www.argentinaxplora.com/news/pampa/pampa.htm#.VjIe67cvdD8.

Curiosamente , o no tanto, Barañao fué asesor externo de ese proyecto. Seguramente hay disputas internas ahí. Pero lo que explica la preocupación por las patentes del director de C+T de la CABA tiene que ver con su mirada que deja la conducción por el mercado y no por el Estado. La justificación discursiva por el dinero gastado es la clave.

Ana Beatriz dijo...

Hola. Dónde podría buscar la declaración completa de Melo? Fue en una radio? Qué día? Gracias. Y puedo decir que la presión por publicar, y en las mejores revistas, es muy grande ya en el sistema científico como para encima poner la carga del salario. No siempre las publicaciones tienen el suficiente "gancho", y además el número de publicaciones no siempre es sinónimo de la calidad del trabajo que se viene realizando.

Publicar un comentario