sábado, 21 de junio de 2014

El cumpleaños de Levinas

El ladero actual y ex crítico acérrimo de Lanata.
A propósito: ¿cuándo volverá a comandar una investigación recontraremilchequeada en PPT, Harinas?
Luego del fallido con D'Elía, no le dieron más pista en el tanque humorístico del 13.
Pero esto no empañó los festejos de un grupo selecto de gente que se reunió en la casa del ex director de la revista cultural El Porteño para festejar sus 63 años.
Luego de darse una vuelta por la marchita en apoyo del héroe Campagnoli, Cristina Pérez, periodista de Telefé Noticias, Silvia Mercado, periodista de Infobae (ex del director del suplemento Campo de Clarín, Héctor Huergo), Jorge Altamira y su hermano Ismael Bermúdez (ambos columnistas del Grupo Clarín), la pareja periodística de Harinas en plazademayo.com, Diego Rojas, la presentadora de noticias en TN Lorena Maciel, la encuestóloga Graciela Römer (que habló de su última encuesta que le marca que sólo al 4,2% le interesa el tema de la corrupción), el periodista de Radio Mitre y Metro, Gerardo Young (y marido de Maciel), entre otros integrantes de la fauna lanaclarinista, se congregaron en la casa de Levinas para brindar por el agasajado y de paso platicar sobre las últimas vicisitudes de la experiencia kirchnerista que tanto aborrecen, tanto por derecha como por una izquierda troska-cacerola.
Levinas, además, venía de otro festejo: haber sido absuelto de una causa por el robo de obras de arte y dinero del artista León Ferrari.
La comidilla del meeting fue la situación del fiscal Campagnoli, secreta fuente de información de estos periodistas, y si los fondos buitre, al final, iban a poder ayudar a desestabilizar a la DiKtadura.
Horas antes, Levinas había tuiteado en su cuenta, siempre con la duda de haber quedado a la derecha de la Historia: "Cualquiera que haya anticipado el quilombo en el que nos metieron estos delincuentes es un antipatria y está contento con lo que pasó. Era obvio que se iba a llegar a esto y que desaprovecharon la oportunidad más grande que tuvo Argentina en los últimos 120 años. No estoy contento, sólo se me fueron las dudas que siempre me generaron muchos amigos que apoyaron este proyecto por distintas razones. Eran tantos y tan respetados que por momentos dudé si el equivocado no era yo. Por el país, lamento mucho no haberlo estado".
Por su parte, su patrón, hoy en Clarín, intenta explicar el papelón frente a la Justicia en el juicio que se le sigue a Campagnoli por múltiples denuncias de mal desempeño en sus funciones y abusos varios. "Declaré más de una hora frente a los siete jueces y dos fiscales: sólo me preguntaron por Campagnoli durante los primeros diez minutos; el resto del tiempo sus preocupaciones estuvieron centradas en otro lado: demostrar que la investigación sobre Lázaro Báez difundida en Periodismo para Todos no tenía ninguna sustancia. Por eso estallé cuando el fiscal Adolfo Villate me preguntó, con sorna: “¿Usted chequeó y recontrachequeó esto?”. Se refería a una denuncia por extorsión hecha por Federico Elaskar, la misma que Campagnoli rescató del olvido de su archivo para comenzar la instrucción de la causa que le permitió, en veinte días, descubrir gran parte de la ruta del dinero K.
“Chequeo y recontrachequeo” es una marca registrada: son las palabras que usaron los “Cyber K” mil veces para desacreditarme. Me llamó la atención que Villate fuera tan obvio pero, a la vez, me enojó. Por eso hice un silencio y le dije, mirándolo a los ojos: –¿Qué se siente trabajar para Lázaro Báez?".
Ya saben lo que hace a continuación, ¿no?

3 comentarios:

donchango dijo...

La fiestita del ladrón de Levinas es muy patética. Aflojen un poco.

Pibe Peronista dijo...

Esto es ESPECTACULAR. Felicitaciones!

Polito dijo...

Levinas, gracias a los buitres, ya no tiene dudas. Está feliz, aunque diga hipócritamente lo contrario.
Como cualquier seudo-zurdito, le queda poder indignarse "por izquierda", si eventualmente llega a haber un acuerdo, que aleje el default forzado.

PD: mientras tanto, en lo penal zafó de las consecuencias de haberle afanado 150 mil dólares en obras a León Ferrari. Habrá que ver si zafa en lo civil, de tener que devolverle esa suma a los herederos del artista. A los que Levinas odia y llama "buitres" (y no reclamantes de buena fé, como le dice a Paul Singer).

Publicar un comentario