sábado, 25 de junio de 2016

Los que creen que Cristina va a volver

Se refugian en la idea de la orfandad para justificar sus llantos desolados ante el avance firme del macrismo, con aprietes si es necesario de sus comandos casticistas.
Cristina ya fue. Y lo anunció a los cuatro vientos innumerables veces. Pidió que se hicieran cargo. Les invocó casi una madurez, la que se rodeó de los pibes imberbes, según los nuevos autocríticos.
Cristina nunca más va a volver.
Los consuela mandando a una estrella agrandada a prometer un "más adelante". Que seguro habrá estado acompañado por el gesto de la reacción ante la insoportabilidad de los timoratos.
El último esfuerzo por que se emanciparan fue proponerles un juego de madre cansada con el tironeo de la falda por parte de su asustado pequeño: un Frente Ciudadano que se le ocurrió mientras disfrutaba de una puesta en escena post-vacaciones.
¿Qué esperan de ella? ¿Que abandone El Sur para ser nuevamente candidata?
Quizás ni llega, si las urgencias del macrismo y patrones los obligan a tener que meterla presa.
¿Qué esperan? ¿Una lapidación pública porque no se atreven a poner ellos el cuerpo? ¿No aprendieron todavía a ser linchados? ¿Creen que el camino es sólo de rosas y elogios del nuevo viejo status quo? Que les cuente Abal Medina.
¿Hasta cuándo se van a escuchar los lloriqueos de los que ni se animan a "armar un partido y ganar las elecciones" si quieren detener la impecable y consolidada marcha amarilla? ¿Acaso se niegan a aceptar que el Cambio debe durar 4 años y no caerse antes? ¿En qué piensan? ¿En la fantasía del helicóptero? ¿O no se dieron cuenta que por sus sollozos, Macri llega a los 8 caminando?
¿No les bastaron con 12 años de kirchnerismo, un muerto y una mujer cansada y bastardeada?
Tápense la nariz y métanse en el barro peronista, que a la vuelta de su casa está la rosca inmortal, ésa que hace rato dejó atrás a Cristina y que está desesperada por llegar a un nuevo estadio de regeneración, muy a pesar de sus apellidos impresentables y demonizados en las primeras líneas.
Quizás el último servicio de Cristina es funcionar como higienizadora del PJ, llevándose a El Calafate todas las denuncias del antiperonismo moderno y perfeccionado. Más de eso no le pidan.
Ahora sólo falta que los machos puristas se hagan cargo, olviden sus indignaciones de ocasión y rompimientos para las cámaras.
Una buena ayuda sería despabilarles que la autocrítica son los padres.
Y desvelarles que están desnudos.

7 comentarios:

ricatelli dijo...

Por fin encuentro a alguien que logró expresar lo que siento en los términos justos. Gracias.

Super Tango dijo...

Otra versión del famoso tema ...El Kirchnerismo murió" ya veremos, acá todos se la dan de gitanos que te tiran la suerte, y la mayoría no acierta una.

pitch dijo...

"Quizás el último servicio de Cristina es funcionar como higienizadora del PJ, llevándose a El Calafate todas las denuncias del antiperonismo moderno y perfeccionado. Más de eso no le pidan." TAL CUAL. Servicial hasta el fin. Muy buen mirada, Sergio.
La mayoría de edad espera a la vuelta. Y no es agradable la totalidad de los pibes del barrio que allí esperan, en posesión de la única pelota disponible.
Pero disiento con quienes dicen que el FPV fue apenas una estrategia electoral. Al menos, en cuanto a lo aspiracional, me parece que cumplió con creces. Todos queríamos un PJ moderno y, mayormente, el FPV lo encarnó. Su simbología va a trascender el armado ocasional. Porque nunca fue un Frepaso, quede claro. Por supuesto que hoy ,no hay demasiados que reclamen ese bagaje. Y se verán muchas hipocresías vergonzantes. Y por más que el documento de Formosa está fenómeno, redondito y estentóreo, todavía en cada votación legislativa o acto gubernamental en la mayoría de provincias o conurbanos, se caen los alfileres de la progresía y el PJ queda mostrando las partes. En fin, habrá que convivir con esas desnudeces, sin olvidar que puede generarse algo mejor de lo que hay. Saludos.

ram dijo...

Si Cristina "vuelve" (sería bueno saber si realmente se fue) o no, es algo entre adivinanza o divague, al cuete digamos, porque no depende de ningún opinator, es una señora grande y demostradamente autónoma.
Lo que sí es evidente es la cantidad de comedidos que esperan, ansían y se desvelan para que NO VUELVA mientras simulan sentirse en "soledad" y "abandonados" y "forzados" a acompañar, pobrecitos, la porquería amarilla....
No sé si va a volver pero, perdido por perdido, esperarla y/o extrañarla, es una sensación con sabor menos miserable

jorge oscar garcia dijo...

Cristina no vuelve, porque nunca se fue, ni se irà.
Muchas veces escuchè: Peròn no vuelve (no le dà el cuero). Los grandes lìderes estàn siempre, mal que les pese a propios(algunos) o extraños.

Diego Fernandez dijo...

La derrota la siguen escribiendo cada votación. Los higienizados tienen más olor a mierda que nunca

Diego Fernandez dijo...

La derrota la siguen escribiendo cada votación. Los higienizados tienen más olor a mierda que nunca

Publicar un comentario