lunes, 6 de junio de 2016

¿Los ataques a Casanello son porque podría citar a Macri?

Dicen que el Diablo se esconde en los detalles.
Algunos de ellos afloran de las columnas escritas por los escribas de sectores de poder, molestos ahora con la rapidez que Tortuga está actuando en causas que no son precisamente las de la Corrupción K.
"Casanello, en medio de tanta controversia, tuvo su hora a solas con el Papa. “El apoyo es extraordinario”, dijo después de hablar con el Pontífice. Su inclusión en la lista de jueces que viajaron a Roma se debió a la gestión de Gustavo Vera, legislador porteño muy allegado al Papa. Amigos de Francisco que también conocen a Vera dicen que Casanello “es el preferido” de este dirigente, comprometido con la lucha contra la trata de personas y ahora además en el caso de la fiesta trágica en Costa Salguero, donde murieron cinco jóvenes.
Casanello es el juez de este caso y se muestra muy activo. Ya procesó a los organizadores de la fiesta y a cinco inspectores municipales.
El mismo juez también lleva con mucha actividad la causa Panamá Papers sobre cuentas y empresas en paraísos fiscales, en la que está involucrado el presidente Mauricio Macri. Antes de viajar a Roma, Casanello decidió ampliar la investigación sobre el Presidente, pidiendo información sobre ocho sociedades radicadas en cinco países, en las que Macri pudo haber tenido participación", se quejó ayer en Clarín Julio Blanck.
Su compañero de fechorías, Eduardo van der Kooy, también le apuntó al magistrado: "El juez divide las opiniones de las mujeres puras. Ocaña pidió al Consejo de la Magistratura que lo investigue por las denuncias sobre sus presuntas reuniones secretas con Cristina y el cobro de sobornos. Stolbizer preferiría darle tiempo por el impulso que adquirió la causa luego de la difusión de los videos de La Rosadita. El hiperquinetismo de Casanello no se limita al empresario K. Ordenó también numerosas diligencias sobre los Panamá Papers".
En la misma sintonía (una vez más), Joaquín Morales Solá, en La Nación, embestía ayer al fiscal de la causa que involucra severamente a su Mauricio: "Macri tiene las cosas mucho más claras en el caso de los Panamá Papers. Un empresa, Kagemuscha, fue abierta en 1981 y cerrada en 1989. La otra empresa, Fleg Trading Ltd., se abrió en 1999 y nunca tuvo actividad. En esta última, Mauricio Macri fue director durante un solo día; luego otra persona ocupó su lugar. En los años ochenta no existía el delito tributario. En los noventa, la ley no se había detenido en el lavado de dinero. Buenos argumentos jurídicos. Si es así, nunca será condenado penalmente. Pero el Presidente debe demostrar que no evadió y que esas empresas no fueron utilizadas para lavar dinero. Es un requisito de la política y su contexto, no del Código Penal.
Un examen diferente merece la actitud del fiscal Federico Delgado, que directamente promueve un rastrillaje por toda la vida privada y empresaria del Presidente a propósito de los Panamá Papers. Hasta requirió que el juez Sebastián Casanello investigue las condiciones de un antiguo divorcio de Macri y también las del divorcio de un hermano del Presidente, Mariano Macri. Se enteró por una vieja información de la revista Noticias que la separación de Mariano había tenido algunos ribetes escandalosos. Delgado insinúa de alguna manera los prejuicios que existen, entre personas con ideologías diferentes de las del oficialismo actual, sobre la persona del Presidente. Los prejuicios se pueden contar o explicar, pero son imposibles de justificar en un fiscal".
Hoy, Carlos Pagni -quizás tratando de desligarse de las acusaciones en su contra- escribe que el juez es víctima de las campañas de difamación del espía Jaime Stiuso: "Es obvio que el juez es mucho más incisivo en las pesquisas contra el oficialismo. No sólo la de Time Warp . También Panamá Papers , en la que, impulsado por el kirchnerismo, se ha puesto a revisar los divorcios de los Macri. Los abogados del Presidente denunciaron ensañamiento.
¿Cabe pensar que a Casanello se lo somete al rigor del espionaje para que deje de molestar a Macri? Hay otros pleitos que quizá expliquen mejor esta tormenta. Casanello fue, en el alto imperio de Oscar Parrilli y el camporista Juan Manuel Mena, el primer juez que investigó a Stiuso, denunciado por Vera por enriquecimiento ilícito. El 12 de diciembre pasado lo desplazaron del caso, por arbitrariedad.
Hay otro expediente, mucho más sensible, en lo de Casanello: investiga a Angelici por tráfico de influencias. Y ya pidió el cruzamiento de sus llamadas con jueces y fiscales. Angelici es el gestor más activo del Gobierno en tribunales. Lo denunció Carrió".
Volvamos a Blanck, que nos deja un dato inquietante, quizás la clave de esta avanzada contra del juez Casanello (como marcábamos ayer): "El caso Panamá Papers se destapó a partir de revelaciones de una investigación periodística internacional. La denuncia original contra Macri y posteriores pedidos de ampliación fueron hechos por el diputado Darío Martínez, kirchnerista de Neuquén, quien también formaría parte del circuito abastecedor de datos y directivas integrado por Parrilli, Mena, De Pedro y Julián Alvarez.
En su última presentación, el diputado Martínez pidió que el juez cite a declarar al Presidente y a todos sus familiares. Casanello deberá contestar este pedido cuando regrese de Roma".
Y van der Kooy nos agrega un elemento aún más turbador: "Según fuentes con acceso a la delegación judicial que viajó a Roma, el Papa le dijo a Casanello: “No le tengas miedo a las presiones de ningún tipo. Ni a los medios ni a los políticos. Avanzá con prudencia, pero avanzá”. Los caminos del Señor son insondables".
Más:
#PanamaPapers: Macri sobre sus cuentas en paraísos fiscales: "Qué sé yo"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada