sábado, 4 de junio de 2016

Arritmia presidencial: Silvia Mercado y el nuevo periodismo militante PRO

Con la asunción de Cambiemos al poder, nuevos periodistas se muestran orgullosos de su llegada a las más altas esferas y de ser los portadores del nuevo relato que hay que defender a capa y espada.
La periodista de Infobae, ex Clarín, Silvia Mercado no estaba reunida ayer con Mauricio Macri cuando una arritmia desmentida por el duránmarquismo y luego confirmada de forma confusa dejó en claro que el presidente -dirían algunos defectuosos humoristas- tiene corazón.
Macri compartía un "off the record" (excelsa forma de Cambiemos de llamarle a la "coordinación de agenda") con los periodistas Eduardo Feinmann (América), Edi Zunino (Perfil), Walter Curia (Clarín) y Glora López Lecube (Infobae), que fueron utilizados en una foto por el duránmarquismo para la nueva operación de prensa que salió mal (¿salió mal?).
Bien podría haber sido retratada Mercado, de habituales encuentros con el jefe de Gabinete Marcos Peña y el equipo presidencial de prensa, de los que habla profusamente en las redes sociales, luego de ser una de las férreas críticas del denominado periodismo militante K.
Ayer, en el medio del desconcierto que se produjo entre los periodistas voceros del Relato PRO, Mercado -que tiene su programa en La Once Diez, la radio del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires- escribió en su cuenta de Twitter, casi sin solución de continuidad:



Esta lluvia de tuits no es la primera vez que expone a los nuevos oficialistas que Cambiemos nos trajo, los que no se asumen como tales y esgrimen máximos estándares de calidad profesional, rebosantes de independencia y objetividad.
En Mercado se une además otra característica del Relato PRO, muy extendida diariamente por funcionarios y adláteres : el cinismo.
Justamente esta periodista ha publicado libros tratando de desarmar el relato peronista, caracterizado por ella desde las viejas premisas del antiperonismo que desarrollábamos en el post de ayer (Mercado habitualmente se defiende diciendo que es afiliada peronista).
No conforme, la ahora habitué de la mesa de Mirtha Legrand escribió en Infobae y le echó la culpa a "las redes sociales": "Es verdad que todo esto sucedió en pocas horas, y en los tiempos de Twitter, que obligan a cualquier Gobierno a una gimnasia nueva, ultraprofesional, la información sobre la salud del Presidente es vital, y cómo se la comunica, también.
Para la próxima alcanzaría con que Macri suspenda su agenda apenas se sienta mal, y se informe a la población inmediatamente. Se cuidaría la salud presidencial y se evitarían los rumores y trascendidos, que adquieren velocidad en las redes sociales".
Es justo decir que Mercado no fue la única periodista macrista que se vio forzada a lidiar con la mentira por indicación de sus mandantes y/o por su genuina necesidad de defender a un gobierno del cual se siente formar parte y que le masajea el ego invitándola a eventos y dándole acceso a fuentes gubernamentales.
Mercado y sus compañeros de militancia periodística fueron escrachados en un incidente menor, convertido en un nuevo papelón del duránmarquismo, una estrategia a la que el gobierno ya le comienza a sacar rédito desprejuiciado.
Más:
Clarín borra nota titulada "Dijeron que Macri estaba internado, pero era falso" pero quedó en el caché aquí

1 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Terrible rata a la que tuve el dislate de aceptar una entrevista

Publicar un comentario en la entrada