viernes, 18 de diciembre de 2015

Clarín quiere mentir hasta en la devaluación

No le bastó con esconderla ayer, detrás del eufemismo "fin del cepo".
Hoy directamente quiere fraguar el porcentaje de la suba del valor del dólar y queda en descubierto por acción de los otros medios.
La Troika que integra junto al gobierno PRO y la Corte Suprema ya choca en su grosero accionar, que incluyó ayer invisibilizar multitudinarias marchas en todo el país en defensa de la ley de Medios y en alerta por las medidas económicas tomadas por Macri.
Igualmente, es llamativo que los diferentes diarios no se pongan de acuerdo en cuánto les vale menos a los argentinos su sueldo. Y que mitiguen que casi no hubo operaciones (en gran parte del país, directamente no las hubo).
Nada más ni nada menos.
El colmo: la tapa del diario correntino El Libertador, que tituló que el dólar bajó.
 
"El primer día en libertad después de cuatro años de cepo cambiario resultó bastante tranquilo. Ni corrida cambiaria ni histeria en la city. El dólar se terminó negociando a 13,38 pesos en el mercado mayorista y en torno a los 14 pesos en el mercado minorista.
Lo concreto es que a los precios de ayer, el precio del dólar bajó frente a la cotización que se había observado el miércoles en el mercado bursátil ($14,50) y subió un 36% en relación al último precio del dólar oficial, que era de $ 9,84. Así, la devaluación (depreciación del poder de compra del peso) fue del 27%, según la cotización informada por el BCRA", dibuja la crónica de Clarín.
Mientras tanto, Bazzán festeja con miles de elogios a la administración macrista ("repiqueteen"): "Sin el caprichoso permiso de la AFIP, sin sus perros policía olfateando por el microcentro, sin la Traffic negra que Ricardo Echegaray ordenaba estacionar cada tanto en la esquina de Corrientes y San Martín. Sin gendarmes, sin operativos en las casas de cambio. Sin histerias, ni overshooting. Y sobre todo, sin un ministro de Economía ni una Presidenta que decían a cada rato que el cepo no existía.
Así fue el primer día sin cepo, después de cuatro años de un sistema que convirtió el sistema cambiario en un mercado corrupto y kafkiano. También, claro, se terminó de blanquear la devaluación que no quisieron reconocer ni ejecutar las anteriores autoridades. Que al final resultó del 27% según el precio del dólar oficial que informó el Banco Central. Quedará para la discusión si se trató o no de una mega devaluación. Por cierto, el dólar de ayer resultó más barato que el abanico de dólares que se observaban hasta el miércoles: el Contado con Liquidación y el dólar Bolsa. Y casi empatado con el dólar turista, que era de $ 13,23.
Al final, la que se consideró el miércoles una audaz apuesta del Gobierno, y en particular del equipo económico, obtuvo resultados hasta ahora promisorios. Con tasas de referencia en pesos en torno al 38% y la normalización del mercado cambiario, el Gobierno parece tener el control de la pulseada financiera. Es lo que le debería permitir consolidar a su favor las expectativas del mercado".
Y a Bonelli se le escapa el verdadero nivel de devaluación: "Ayer hubo una devaluación del 42 % y eso puede recalentar los precios. En especial si las naftas acompañan al nuevo dólar. El punto es que Cristina Kirchner dejó la caja vacía de dólares y un atraso cambiario que estancó la economía.
Macri decidió evitar hablar de esa herencia. El Presidente y su ministro siguen las instrucciones de Jaime Durán Barba: no ahondar en la calamitosa crisis que dejó Cristina, con la intención de evitar que la sociedad tome conciencia de los graves problemas por enfrentar".
Y a continuación pasa el pliego de condiciones de "JP Morgan, el Itaú y Nomura Bank": "El equipo de Prat-Gay debe elaborar un programa global, que tiene que encarar los siguientes desafíos:
– Una política fiscal y monetaria que reduzca en forma paulatina el déficit de siete puntos del PBI. Sin esto, ninguna pauta cambiaria soporta.
– Una estrategia para moderar a mediano plazo el fuerte aumento que tuvo la tasa de interés. Lo impulsó el BCRA para contener eventuales corridas cambiarias. En el cortísimo plazo se soporta, pero, de persistir, el alto costo del dinero podría generar una fuerte recesión.
– Lograr que el aumento de precios sea solo fruto de la exacta incidencia de la devaluación.
– La combinación de tasas altas y una caída del salario real puede estancar aún mas la economía".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada