domingo, 7 de agosto de 2016

Vuelve el codificado: costará hasta 300 pesos

"El Fútbol para Todos va a seguir, pero sin política, y la publicidad no va a ser oficial", había prometido en campaña Mauricio Macri, y por estas horas se lo vio ocupar varios minutos en la transmisión de los Juegos Olímpicos de Brasil.
En algún otro reportaje, cuando se acercaba la elección, contradijo sus propias afirmaciones de terminar con este programa y prometió que durante su gobierno no se iba a re-privatizar la transmisión de los partidos del deporte más popular de los argentinos.
El jueves, sin constar en la agenda oficial, el ahora presidente recibió a Joel Whitten “Whit” Richardson, el vicepresidente ejecutivo de Distribución y Mercadeo de Turner Broadcasting System para América Latina.
La empresa madre de CNN, de esta forma, acelera su ingreso en el negocio del fútbol y también en la compra de Telefe que está negociando Telefónica de España, la que podría llegar a concretarse antes de fin de año -según La Nación- por unos 300 millones de dólares.
Todas estas negociaciones experimentaron un fuerte impulso luego de la visita de Barack Obama en marzo, y la de esta semana del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, casi embajadores de los intereses del gigante de la comunicaciones y e entretenimiento.
El volver a tener que pagar para ver fútbol ya casi es un hecho, a pesar de las promesas de la continuidad de la gratuidad esgrimidas tanto por Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia, y el titular de Fútbol Para Todos, el empresario amigo de Macri, Fernando Marin.
"El precio, al menos el de referencia, está fijado. Y no es uno, sino varios: desde un plan de 20 pesos hasta otro que llega a 300. Ese, el más caro, incluiría todos los partidos de Primera en Full HD y una plataforma estilo Netflix para poder ver la B Nacional, la B Metropolitana y la Copa Argentina. Antes de la reunión que mantuvieron el jueves, desde la empresa estadounidense desestimaban la posibilidad de que el fútbol siga siendo gratis hasta 2019. “La gratuidad se derrumba en enero”, le dijo a este diario uno de los hombres que diseña el marco contractual entre los clubes y la cadena con sede en Atlanta", publica hoy Perfil.
Según el semanario porteño, la nueva manera de ver fútbol entraría en vigencia a partir de enero: "Se haría a través de AFA TV, una multiplataforma que habilitará distintas alternativas según el precio que se pague por mes. Para los clientes de Cablevisión y DirecTV, el valor para ver los partidos de Primera oscilaría entre los 20 pesos (en calidad estándar) y los 50 (alta definición). Pero la opción más completa, que además incluiría el Ascenso, la Copa Argentina y otros torneos regionales, tendría un costo estimado de 150 pesos. “Ese mismo plan, pero sin ser abonado a ningún cable, va a tener un precio aproximado de 20 dólares, que al cambio de hoy son 300 pesos”, aseguraron".
Perfil aclara que "algunos partidos seguirán transmitiéndose por TV abierta" y que "Turner aspira a quedarse con Telefe en los próximos meses, y de esa manera contar con una pantalla propia para emitir “uno o una serie” de encuentros por fin de semana. AFA TV será una sociedad compuesta por la AFA (70% del paquete accionario) y Turner (30%), a la que podría sumarse el Grupo Clarín, un viejo conocido del negocio de la pelota, que el miércoles –un día antes de la reunión en la Rosada– se juntó con funcionarios de Turner. En el Gobierno quieren que si Clarín se suma, lo haga en un segundo plano. Y Cablevisión, propiedad de Clarín, reúne el 40% del mercado del cable en la Argentina, una tentación para cualquiera que quiera hacer pie en este nuevo escenario".
"Es imposible mantener el fútbol gratis, como piden, sin que ustedes aporten una parte", le habría dicho a Macri el enviado de Turner. Meses atrás, el macrismo casi le había implorado a los empresarios norteamericanos que se hicieran del fútbol argentino. "Te damos una mano con Telefe, pero tenés que meterte en el negocio del fútbol", le propusieron De Andreis y Marín a Richardson.
Mientras se negociaba con Turner, el Estado puso en marcha a su operador en el fútbol: Angelici. El presidente de Boca comenzó a insistirles a sus pares de otros clubes que tenía una carta de Turner donde se comprometía a invertir 3.000 millones de pesos por año. Los dirigentes repetían esa versión, aunque ninguno jamás vio el supuesto texto. ¿Qué buscaba Angelici? Que la AFA rescindiera el contrato con el FTP. Hace 20 días atrás los clubes se lo "pidieron" al gobierno, que aceptó gustoso.
Fuente Fuente Fuente
Más:
Macri le entrega la obra pública a empresas norteamericanas

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada