miércoles, 20 de julio de 2016

Las bolsas de Gabriela Michetti llevan a los bolsos de José López y a...

Por una investigación periodística, el fin de semana, se conoció la increíble noticia de que la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, había sufrido un robo el 22 de noviembre en su casa de Balvanera (Buenos Aires), en el que le habían sustraído casi 1 millón de pesos.
Por este hecho escondido al público durante 8 meses -según Michetti, por pedido de la Justicia y la policía- la segunda en la sucesión presidencial tuvo que salir a intentar dar explicaciones en múltiples medios, casi todos, amigables con la administración macrista.
"Los 200 mil pesos declarados pertenecían a donaciones que se realizaron a la Fundación Suma que yo presido. 7 días después tendría lugar la Cena Anual de recaudación de fondos y ese dinero había sido recaudado a tal efecto. Los 45 mil pesos eran el dinero con el que estaba pagando una refacción en mi casa y el resto, el manejo cotidiano de una casa de familia", describió Michetti la cifra en moneda nacional que estaba guardada en bolsas en su dormitorio.
"En cuanto a los 50 mil dólares, se trataban de un préstamo que había recibido de Juan (mi pareja), para el pago de una maestría que yo quería regalarle a mi hijo, ya que concluía su carrera de grado en esos meses. Este préstamo está debidamente documentado en nuestras declaraciones juradas”, afirmó la presidenta del Senado, sin recordar que para el 22 de noviembre estaba vigente el llamado cepo al dólar.
Centrémonos en la Fundación Suma, que Michetti preside y que ya estuvo en el centro de la polémica apenas Cambiemos asumió porque a ella la vicepresidenta llamó a dirigir las donaciones para los inundados del Litoral en vez de vehiculizarla a través de organismos públicos.
Según el Informe de Transparencia 2015, durante el año pasado, Suma recibió $ 1.816.961,05, y en la Gala Solidaria 2015 el neto de la recaudación fue de $ 2.044.645,70.
A cargo de la fundación aparecen figuras de la plana mayor de Cambiemos: Michetti como presidenta; el senador Federico Pinedo como secretario; la directora del Enacom, Silvana Giudici como tesorera; mientras que como vocales aparecen el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos Hernán Lombardi, el embajador en Uruguay Guillermo Montenegro y  el ministro del Interior Rogelio Frigerio.
Entre los socios, aliados estratégicos y colaboradores que figuran en el sitio oficial de la fundación se encuentran empresas como Microsoft, Techint, Banco Santander Río, Banco Comafi, y el Grupo Farallón.
El CEO de este grupo dedicado a la obra pública se llama Eduardo Ramón Gutiérrez y sería propietario de la casa de Tigre donde vivía el ex funcionario José López, ahora detenido luego de haber sido encontrado ingresando bolsos llenos de dólares a un convento en General Rodríguez (Buenos Aires).
Se trata de un enorme chalet en Tigre, que fue el kilómetro cero la noche del raid con los U$S 9 millones-, que posee salida exclusiva al Río Luján, y que López utilizaba sobre todo los fines de semana,
El Grupo Farallón construyó el museo de las Islas Malvinas, emplazado en el predio de la ex ESMA, que fue inaugurado en 2014. Para dicha obra, Gutiérrez se asoció en una unión transitoria de empresas con SES SA, una firma que pertenecía al empresario Nicolás Caputo, el mejor amigo y socio del presidente Mauricio Macri.
Ayer, Michetti sostuvo que no tenía conocimiento de los aportes del Grupo Farallón a su fundación: "Pregunté qué cuernos es Farallón, la verdad no tenía ni idea, me enteré ayer".
Más:
¿Qué pasó con las joyas de Michetti?

1 comentarios:

Franco Muscellini dijo...

Nunca saben nada, siempre se enteraron ayer es ridículo

Publicar un comentario en la entrada