sábado, 12 de noviembre de 2016

Lo que faltaba: el puticlub del PRO

La justicia pidió investigar los vínculos del PRO con una "fundación" que en verdad sería un prostíbulo y es propiedad de un amigo íntimo del presidente de la Nación, Mauricio Macri.
En Bolívar 424, en San Telmo (Buenos Aires), funciona la Fundación Pericles, que está en la mira del juez Ariel Lijo ya que su dueño Fabián Rodríguez Simón figura como encargado de un prostíbulo.
"Pepín" Rodríguez Simón, además de ser íntimo de Macri, es uno de sus principales asesores judiciales, enfrentado con el presidente de Boca, Daniel Angelici.
El martes, la inefable Lilita Carrió le dedicó a Angelici "que lo mira por tevé" un video junto a su amigo Pepín y su ariete Mariana Zuvic.
Según el periodista oficialista Ricardo Roa, "hay una vieja historia de cruces y de celos entre todos ellos y dos capítulos en los días previos al video. Angelici había gastado a Lilita en el diario Perfil. Y Simón cargaba mucha más bronca en la mochila: el juez Lijo, que dicen que acá responde a Lorenzetti y afuera al Papa, mandó gendarmes al estudio jurídico que sirve de sede a la fundación Pericles de Simón. Retiraron documentos. El Centro de Información Judicial que maneja Lorenzetti difundió que habían dispuesto levantar el secreto a las cuentas bancarias de Simón.
La fundación Pericles tiene sólo dos aportantes: el propio Simón y José Torello, otro íntimo de Macri. Nunca tuvieron ni hicieron donaciones. Pero Rodolfo Tailhade, diputado y antes agente de la SIDE, denunció que allí había “proxenetas” y “mujeres como en un puticlub”. Fue en la causa que investiga el dinero robado a Gabriela Michetti. Lijo dio por veraz la acusación falsa".
En 2014, el sitio web propiedad del diario La Nación, La Política Online, había descripto el lugar: "Una barra con bebidas alcohólicas, una pista de baile con un caño en el medio, boxes reservados con cortinas y un pool. No se trata de un club nocturno como los que frecuentaban Alberto Olmedo y Jorge Porcel en sus películas de los ochenta, sino del extraño búnker que tiene el PRO en San Telmo".
La Política Online afirmaba que no sólo era de Pepín y Torello, sino también de otros pesos pesados del PRO: "Pablo Clusellas –secretario legal y técnico de la Ciudad- y Mauricio Devoto, ex escribano de Socma, el grupo de Franco Macri".
"Cuando Compromiso Para el Cambio (CPC) organiza un evento, los ingresantes deben decir el motivo de la reunión a una persona que custodia la entrada y luego repetir el santo y seña en al menos otra instancia a la que se llega atravesando un oscuro pasillo. Para bajar al subsuelo, donde está la pista de baile, se puede utilizar un ascensor secreto. En el subsuelo entran no menos de 200 personas y hay una enorme barra y un caño de varios metros de altura. También hay un sector reservado con espejos y luces a los costados y todo el lugar está decorado con imágenes griegas  y renacentistas: algunas de ellas son de desnudos", completa la descripción LPO.
Según el sitio web, por el insólito lugar, en 2014, habían pasado María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Jaime Durán Barba y Marcos Peña.
Hace 10 días, el juez federal Ariel Lijo dispuso el levantamiento del secreto bancario respecto de la fundación Pericles de Rodríguez Simón y otras dos fundaciones más, en el marco de la investigación abierta luego de que la vicepresidenta Gabriela Michetti no pudiera justificar el origen del dinero que dice le robaron de su casa el año pasado.
Lijo le pidió al Banco Central de la República Argentina (BCRA) para que las entidades bancarias informen la cuentas que poseen las fundaciones Pericles, Formar, y Fundar-Justicia y Seguridad.
La Fundación Formar está encabezada por el ministro de Transporte de la Nación Guillermo Dietrich. Y la Fundación Fundar-Justicia y Seguridad está en manos de Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad de la Nación.
También está involucrada la Fundación Creer y Crecer del intendente de Lanús, Néstor Grindetti. Según fuentes judiciales, la fundación de Grindetti -implicado también en los Panamá Papers, ex tesorero de Macri en la Ciudad de Buenos Aires- dejó de funcionar el año pasado.
La sospecha de Lijo y de los denunciantes es que el PRO utilizó -y utiliza- estas fundaciones para financiar ilegalmente sus campañas electorales. Se cree además, que las mismas son fachadas para lavar dinero de actividades fuera de la ley.
Fuente Fuente Fuente Fuente
Fabián Rodríguez Simón, Mauricio Devoto, Marcos Peña, José Torello y Pablo Clusellas
Más:
Pepín, el multiprocesado amigo de Lilita y Macri

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada