martes, 2 de agosto de 2016

Llegó el día: Sabsay, La Nación y un abogado de Clarín van por los juicios de lesa humanidad

Ayer, una asociación de abogados defensores de los genocidas de la última dictadura cívico-militar se quejó porque los represores sigan en prisión.
Hoy, La Nación sumó una editorial más de ataque contra la política de derechos humanos que permitió el encarcelamiento de torturadores y apropiadores de bebés.
Hoy también, el mediático abogado Daniel Sabsay salió a los medios a quejarse por supuestas violaciones de los derechos de los violadores seriales de los derechos humanos.
Lo que habitualmente se describe como una operación coordinada de varios actores ha comenzado a desarrollarse con la venia del gobierno nacional, que por estos días se mostró con las esposas de varios de estos genocidas y está brindando la posibilidad para que muchos integrantes del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional cumplan sus condenas en sus casas.
A estos embates de estas horas, hay que sumar las otras editoriales pro-amnistía de La Nación, los dichos de Darío Lopérfido sobre los 30.000 desaparecidos, las entrevistas del ministro de Justicia, Germán Garavano, y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, con familiares de los genocidas, la presencia de represores y Aldo Rico en el desfile del Bicentenario de la Independencia.
También habría que agregar a esta larga lista de hechos, posicionamientos y señales la reivindicación oficial del prólogo original que Ernesto Sábato escribió para el Nunca Más, fundacional de la “teoría de los dos demonios”; la modificación de la Plaza de la Memoria, en Tecnópolis, donde el gobierno macrista borró toda referencia a la lucha de los organismos de derechos humanos y reemplazó la cifra de los 30.000 desaparecidos por la enarbolada por el renunciado Lopérfido.
En medio de este cambio de postura que intenta perpetrar Cambiemos desde la administración del Estado, uno de sus funcionarios más polémicos -el subsecretario de Juventud, Pedro Robledo- terminó invitando a la Casa de Gobierno a neonazis del partido Bandera Vecinal, integrado por personajes con fuertes vínculos con el aparato represivo de los años 70.
"En la última década se ha hecho una seria discriminación en detrimento de los hombres que llevaron a cabo la represión contra el terrorismo, quienes, aunque incurrieron en excesos y extralimitaciones inadmisibles, recibieron en todos los casos penas gravísimas", se quejó la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia.
Dicho enjambre pro-dictadura tiene nombres conocidos en su interior, entre ellos Juan Ramón Aguirre Lanari, Julio E. Altamira Gigena, Jaime Anaya, Gregorio Badeni, Alberto Bianchi, Juan Carlos Cassagne, Iván José María Cullen, Siro M. A. De Martini, Daniel Funes de Rioja, Guillermo Ledesma, Roberto Luqui, Daniel Sabsay, Alfonso Santiago y Jorge Vanossi.
Justamente, Sabsay afirmó hoy en Radio Télam que "muchos no han sido sometidos a un debido proceso, que eran muy jóvenes en aquel momento y en los juicios aparecen groseras violaciones -como la cosa juzgada- y no darle ciertos beneficios. Son ciudadanos de segunda categoría, que no se comparece con el concepto de democracia".
Para fortalecer la avanzada de estos abogados pro-Dictadura, La Nación hoy dedicó su editorial -nuevamente- a tratar de desarmar la política de los juicios de lesa humanidad: "Resultan claros los argumentos jurídicos expuestos con profesionalidad en el manifiesto. Pero se podrían agregar otros relacionados con la clara discriminación y el tratamiento asimétrico aplicado a ambas partes de la guerra interna sufrida por nuestro país en los setenta. La interpretación parcial de los hechos ha alcanzado gran parte de los medios y también los textos escolares y las universidades estatales. Sometidos a estos relatos, presiones e inhibiciones, en algunos casos por la propia adhesión a la denominada "justicia legítima", se han desempeñado los jueces a quienes ahora se les reclama nada menos que hacer justicia",
Entre los integrantes de esta asociación está el abogado del Grupo Clarín, Gregorio Badeni, que acaba de ser condecorado por la legislatura porteña, iniciativa propuesta por la legisladora Carolina Estebarena, del bloque Unión Pro.
El reconocimiento se llevó a cabo en el Salón Dorado, donde estuvo el amigo de Badeni, José Claudio Escribano, ex vicedirector de La Nación. Como defensor de los intereses de Clarín, Badeni fue un duro opositor a la ley de Medios, luego desarmada por el macrismo cuando arribó al gobierno nacional.
En su discurso, Badeni repasó una larga lista de agradecimientos, entre ellos, a los directivos de la patronal Adepa: el actual presidente de la entidad, Guillermo Ignacio, y a los miembros del Consejo Ejecutivo, Escribano, Alfredo Ronchetti, Miguel Gaíta, Luis Humberto Tarsitano, Daniel Dessein, Martín Etchevers (otro abogado de Clarín) y Carlos Jornet (director de La Voz del Interior). También destacó a los ex directivos Ricardo Sáenz Valiente, Antonio Maciel y Luis Félix Etchevehere.
Anoche, el presidente Mauricio Macri convocó a las Fuerzas Armadas, en el Edificio Libertador, a cumplir "un rol preponderante en esta nueva etapa" y advirtió que "muchos argentinos esperan que trabajemos juntos en soluciones. No hay más lugar para divisiones".
Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente

1 comentarios:

Gustavo Pertine dijo...

Sergio te recuerdo que El Doctor Badeni no sólo fue abogado de Clarín sino que además fue abogado de Patti cuando el Congreso le impidió asumir su banca. Todo vuelve.

Publicar un comentario en la entrada