viernes, 15 de julio de 2016

#Ruidazo Volvió la pantalla partida

La cada vez más numerosa protesta contra el gobierno de Mauricio Macri se había podido invisibilizar gracias a las monjitas que no son monjas y por el atentado en Francia. Hasta que fue inevitable darle cobertura debido al ruido que estaba haciendo en las redes sociales, principalmente.
Hasta que un nuevo operativo de la Justicia mediática dio la posibilidad de volver a ese escenario como en 2008, cuando el recurso de la pantalla partida igualó investiduras y engordó el reclamo de las patronales agropecuarias que se negaban a recortar en un mínimo porcentaje sus ganancias.
8 años después, los que salieron a las calles son aquellos que ven que le recortan el poder adquisitivo de su salario y además son los que financiarán las enormes ganancias de las empresas energéticas con un tarifazo sin ton ni son.
Qué parangón, ¿no?
Comparar quiénes protestaban en 2008 y quiénes ayer.
Y el mismo proceder mediático de la pantalla partida. Lo interesante también es analizar a quién se quería promover en aquel entonces y a quién proteger anoche, además de atacar al eterno enemigo (en este caso, personificado en la hija de la odiada CFK).
Como admite hoy Kirschbaum en Clarín: "Entre nosotros la corrupción kirchnerista es un contrapeso aún válido en la opinión general de las dificultades que para reencauzar lo económico encuentra el Gobierno, sin contar sus propios yerros".
Ayer, precisamente, lo que se puso en jaque es esa noción de que con la corrupción K el gobierno nacional va a tapar sus desaciertos no sólo económicos mucho tiempo más. Muchas de las grandes protestas fueron en distritos donde Cambiemos ganó en noviembre por amplio margen.
¿Cuánto tiempo más va a durar la coordinación entre los grandes medios y el gobierno para intentar desviar la atención de las audiencias de los temas que le preocupan a esas audiencias, que le afectan directamente su bolsillo?
¿Sólo un desacuerdo empresarial podrá cortar esa alianza?
¿Qué le queda a la oposición, que ayer lució perezosa y desorganizada (una vez más), arriada nuevamente por la gente inorgánica y autoconvocada, la misma que en noviembre casi le hace ganar la elección a DOS?
¿Será signo de estos tiempos que haya más fervor en las calles que dirigentes con el coraje necesario para tomarlo y transformarlo en acción política en los ámbitos institucionales que corresponda?
Julio, y todavía dura el ruido. Mucho.
 
 
 
 
 
 
 
 

 
  
 
 
 
 
 
Más fotos

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada