viernes, 6 de mayo de 2016

Macri, los #PanamaPapers y la #PobrezaCero

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) necesita 40.000 millones de euros durante cinco años para erradicar la pobreza en el mundo. Esta cantidad representa el 0,5% de los depósitos privados ingresados en los paraísos fiscales.
Como explica el sociólogo Manuel Castells, "la democracia se acaba a las puertas de las finanzas globales. Las elites políticas y en contacto con las financieras y los medios de comunicación es una alianza donde está concentrado el poder en el mundo".
El informe de la ong Oxfam, llamado "Una economía al servicio del 1%", pone de relieve que, desde 2010, la riqueza de la mitad más pobre de la población se ha reducido en un billón de dólares, lo que supone una caída del 38%. Esto ha ocurrido a pesar de que la población mundial ha crecido en cerca de 400 millones de personas durante el mismo período. Mientras, la riqueza de las 62 personas más ricas del planeta ha aumentado en más de 500.000 millones de dólares, hasta alcanzar la cifra de 1,76 billones de dólares. El informe también muestra cómo la desigualdad afecta de manera desproporcionada a las mujeres; de las 62 personas más ricas del mundo, 53 son hombres y tan sólo 9 son mujeres.
Oxfam hace un llamamiento para que se acabe con la era de los paraísos fiscales, cada vez más utilizados por las personas ricas y las grandes empresas para evitar pagar los impuestos que les corresponden de manera justa. Como resultado, los Gobiernos se han visto desprovistos de unos recursos esenciales para abordar la pobreza y la desigualdad.
Se estima que, en todo el mundo, hay un total de 7,6 billones de dólares de patrimonio financiero individual ocultos en paraísos fiscales. Si se tributaran los beneficios que esta riqueza genera, los Gobiernos recaudarían 190.000 millones de dólares más al año.
Se calcula que hasta el 30% del patrimonio financiero de África se encuentra en paraísos fiscales, lo que supone una pérdida fiscal estimada de 14.000 millones de dólares al año para los países africanos. Esta cantidad sería suficiente para garantizar la atención sanitaria a madres y niños, lo cual podría salvar la vida de cuatro millones de niños al año, y permitiría contratar a profesores suficientes para escolarizar a todos los niños y niñas africanos.
Nueve de cada diez socios estratégicos del Foro Económico Mundial están presentes en al menos un paraíso fiscal, y se estima que los países en desarrollo pierden cada año al menos 100.000 millones de dólares como consecuencia de la evasión y elusión fiscal por parte de las grandes empresas. La inversión empresarial en paraísos fiscales se ha multiplicado casi por cuatro entre 2000 y 2014.
Mauricio Macri une estos dos aspectos: riqueza escondida en paraísos fiscales y la lucha contra la pobreza.
En la campaña electoral, prometió llegar, al final de su mandato, a la Pobreza Cero. Sin embargo, lo que se ha conocido de él hasta ahora es su participación en una docena de sociedades en paraísos fiscales, con importantes novedades ocurridas en las últimas horas.
El diputado neuquino Norman Martínez realizó una ampliación de su denuncia original, presentada tras la revelaciones de los Panamá Papers, en la que aseguró que se habrían borrado en el último mes datos del directorio de Fleg Trading, empresa con sede en las islas Bahamas, y aseguró que la firma está inscripta y activa en Brasil.
Además, el diputado solicitó investigar una diferencia en el precio de venta de acciones que hizo Macri de la empresa YACYLEC S.A ante la sospecha de una venta simulada y que se profundice la investigación sobre la firma Kagemusha SA, con sede en Panamá.
En ese sentido, Martínez solicitó al fiscal Federico Delgado que cite a declarar al secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Pablo Clusellas, quien ofició de intermediario durante 10 años entre su estudio jurídico y Mossack Fonseca, la firma panameña especializada en crear sociedades off shore alrededor del mundo.
Mientras tanto, desde el Banco Central, su presidente en comisión y procesado por la Justicia, Federico Sturzenegger, habilitó elevar el monto máximo mensual para comprar dólares de dos a cinco millones. La medida favorece la salida de capitales, la cual en el primer trimestre se disparó a los 3300 millones de dólares.
La conducción de la autoridad monetaria continúa combinando la eliminación de controles al sistema financiero con la ampliación de los canales para la fuga de divisas. Esta política en un contexto de bajas tasas de interés en el exterior y altas tasas internas estimula el arbitraje entre ambos rendimientos y la posterior salida de capitales. La operatoria que se abre bajo este escenario es similar al exhibido hasta los 90, donde las empresas tomaban dinero afuera a bajo costo y lo colocaban en el país con tasas altas, como las actuales cercanas al 38 por ciento anual para plazos a 35 días. La ganancia se dolariza en un mercado cambiario irrestricto y sale del país.
Fuente Fuente Fuente Fuente
Más:
Las incoherencias de la ONU en la nueva estrategia contra la pobreza: armas, fraude fiscal y desigualdad

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada