viernes, 13 de mayo de 2016

Garavano fue director de una ONG que sacó un libro contra el Nunca Más

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, fue director académico del Foro de Estudios sobre la Administración de Justicia (Fores), además de realizar estudios y ofrecer varios seminarios y charlas en dicha agrupación, junto al diario La Nación, la asociación Conciencia, el Grupo Sophia (una de las semillas del PRO) y el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente, en el sitio web de la ong, figura en la lista de colaboradores.
Fores fue fundada en 1976 por el funcionario de la dictadura Jaime Smart (que luego, en democracia, se convertiría en el primer civil condenado por delitos de lesa humanidad) para "colaborar" con la "justicia" de la Dictadura cívico-militar y defendió a sus jueces cuando, ya en democracia, la Conadep (Comisión nacional sobre la Desaparición de Personas) señaló la complicidad judicial con las prácticas del Terrorismo de Estado, según Víctor Abramovich, director ejecutivo del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

En marzo de 1985, Fores publicó el libro "Definitivamente... Nunca Más (La otra cara del informe de la Conadep)", en el que se cuestiona el trabajo de la comisión creada por el ex presidente Raúl Alfonsín y se relativiza la responsabilidad militar en los crímenes de la Dictadura.
"Cuando un muchacho presuntamente complicado con la subversión es arrancado de su casa por un grupo armado y luego acribillado a balazos en un zanjón, la conclusión es simple y sencilla para quienes piensan como la Conadep: el asesino material ha sido uniformado y los autores ideológicos han sido quienes organizaron ese método para combatir a la subversión. Si esta es la conclusión que se pretende imponer a los argentinos pensamos que se nos considera muy ingenuos. Hoy vemos muchachos que dan sus primeros pasos en la guerrilla, comenzando a escribir en las paredes consignas terroristas. El día de mañana morirán abatidos por las fuerzas de seguridad. ¿Estos solos serán los asesinos? ¿Los maestros que envenenan sus cerebros, ninguna responsabilidad comparten?", se puede leer en el libro.
Mientras, en el sitio web de Fores, siguen las críticas hacia la Conadep: "La Comisión se ocupa muy vagamente de las causas de lo ocurrido y de los cursos de acción a seguir. Sólo al final del Prólogo se dice que "... únicamente la democracia es capaz de preservar un pueblo de semejante horror...".
Si por democracia se entiende un sistema de gobierno que, además del respeto por la voluntad popular, se asiente sobre el Estado de Derecho, con instituciones eficientes en lo que hace a la aplicación de la ley y el reconocimiento de los derechos individuales, coincidimos con la apreciación.
Pero, justamente por eso consideramos que las verdaderas razones de lo ocurrido han quedado tan oscuras como lo estaban antes del informe, pues la represión ilegal se inició antes que comenzaran a actuar organizaciones parapoliciales alentadas por sectores del Estado y con total impunidad, y aún antes nuestro país vivió momentos de violencia de uno u otro signo en donde los argentinos contemplamos con impotencia las deficiencias de los sistemas de represión legal.
Por esto, y por otras razones, el Informe es incompleto y no es conducente al objetivo que pregona: ¿cómo evitar que vuelva a repetirse? En este sentido, consideramos que el Informe es deficitario, y el análisis del Definitivamente Nunca Más pretende complementarlo".
El 24 de marzo del año pasado, La Nación le dio difusión a un proyecto de Fores supuestamente para "hacer más eficiente la Justicia".
En la nota, se afirma que "el programa es dirigido por Germán Garavano, ex fiscal general de la ciudad, que también fue coordinador del Programa Integral de Reforma Judicial del Ministerio de Justicia hasta 2004 y ex director de Fores, y por Héctor Mario Chayer, especialista en gestión judicial".
No es la primera vez que Fores intenta influir sobre el desempeño del Poder Judicial. En 1977, organizó en Mar del Plata una conferencia sobre la reforma judicial que contó con el auspicio del gobierno de la provincia de Buenos Aires que encabezaba el general Ibérico Saint Jean. Al año siguiente fue apoyada por el "gobierno nacional".
Como el dictador Jorge Rafael Videla no pudo asistir, fue en su representación el ministro de Interior, Albano Harguindeguy. "Allí quedó sellado el compromiso de las Fuerzas Armadas de respetar la independencia del Poder Judicial", aseguraba Fores en 1978.
Más:
El ministro de DD.HH. de Macri, referente de una organización de ultraderecha

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada