sábado, 21 de mayo de 2016

El regreso del Capitán Veto en Cresta Roja

El presidente Mauricio Macri estrenó su facultad de veto al anular, como había anunciado, la ley de Emergencia Ocupacional aprobada esta semana por el Congreso con el voto de casi todos los sectores de la oposición y a pedido de las cinco centrales obreras.
El anuncio se hizo ayer al mediodía en la sede de Cresta Roja, la empresa avícola donde en diciembre pasado la Gendarmería tuvo su bautismo de fuego bajo el mando del PRO al reprimir a trabajadores desocupados que reclamaban por sus puestos de trabajo.
Los empleados de la planta productora de pollos dijeron que el anuncio del veto “fue una provocación a todos los trabajadores del país y a nosotros en particular, por pretender usarnos como emblema para mentir sobre el empleo”. Al mismo tiempo que Macri decía en su discurso que en la planta productora de pollos “estaba todo al día”, los empleados se encontraban de paro porque no les habían pagado los sueldos. Y se negaron a participar del acto, al que acudió un reducido grupo junto a la comisión interna, supervisores y personal jerárquico. “Estamos indignados, vino a vender pescado podrido, nos está usando para vender algo que no es real”, dijo Darío Sánchez, uno de los trabajadores que pudo ingresar a la planta el mes pasado.
“El Presidente dijo que acá había 4 turnos, que estamos todos al día, todos adentro y en realidad hay 1000 compañeros en la calle con 6 mil pesos miserables y sin ninguna certeza de que van a entrar. Los que estamos adentro tenemos contratos precarizados, ritmos elevados que el cuerpo apenas aguanta y nos bajaron el sueldo”, agregó el operario. De hecho, cuando Macri se retiraba llegó a escuchar un pedido: “No se olvide de los compañeros”, le dijeron antes de que subiera al auto que lo sacó del lugar por una salida alternativa, porque la principal estaba bloqueada por otra protesta, de la Asociación Judicial Bonaerense.
Tras el durísimo conflicto que se extendió todo el año pasado por los despidos y el cese de la producción en Cresta Roja, y luego de que las protestas de los trabajadores en los cortes de la autopista Riccheri fueran reprimidas a balazos de goma, el ministerio de Trabajo intervino y en abril la avícola volvió a producir. Pero lo hizo con menos de la mitad de los puestos: de 3500 retornaron 1300, con reducción salarial y, además, precarizados con contratos por 180 días, tales las condiciones que el macrismo se empeña en imponer como “modelo”.
Cuando fue jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri llegó al récord de 129 vetos, aún de leyes que su mismo partido había votado a favor. Como ahora en el Congreso Nacional, el macrismo era minoría en la Legislatura porteña.
La mayoría de los vetos de Macri estuvieron relacionados con proyectos sobre derechos humanos, vivienda, trabajo, espacio público, defensa al consumidor y comunicación social.
En el extenso listado de leyes vetadas se destacan una serie de iniciativas como la protección de empresas recuperadas tras la crisis de 2001, la declaración de emergencia habitacional (que prohibía el desalojo de familias residentes en propiedades del Estado), la colocación de semáforos para ciegos, la creación de un fondo para la localización y restitución de niños y niñas secuestrados y nacidos en cautiverio, la creación de una oficina contra la trata de personas y la regulación del procedimiento para la atención integral de los abortos no punibles.
El primer veto de Macri en el año 2007 se trataba de un proyecto de ley que creaba el Laboratorio Estatal de Producción de Medicamentos, destinado para la atención hospitalaria en el sector estatal, con la prioridad de elaborar medicamentos de escaso interés comercial u otros que se consideren imprescindibles para atender a los problemas de salud de los sectores más vulnerables
Fuente Fuente Fuente Fuente
Más:
Veto confirmado: ¿cómo usaron esa herramienta otros presidentes?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada