sábado, 16 de abril de 2016

Los efectos de la reaparición de Cristina

Hoy, el presidente Mauricio Macri tratará de maquillar la grave crisis económica que atraviesa el país luego de lo que han provocado las que él (y su "equipo") denomina dolorosas medidas pero necesarias, emulando aquella vieja promesa menemista del "Estamos mal pero vamos bien".
En la página 16 del diario de papel, Clarín revela el verdadero por qué de la puesta en escena de hoy: "La decisión de avanzar con esta batería de anuncios se precipitó en los últimos días, luego de que en el Gobierno advirtieran que la retracción económica comenzaba a hacer mella en el clima social y en la imagen del Presidente. Algo que también le transmitieron a Macri los líderes sindicales.
También, aunque nadie lo admitirá públicamente, más cuando los principales referentes del Gobierno se esforzaron por minimizar la importancia de la reaparición de Cristina Kirchner, influyó la preocupación de que el mensaje de la ex jefa de Estado pudiera impregnar en ese tercio independiente de la sociedad que, saben en Balcarce 50, deben seducir constantemente.
El complejo escenario unificó posiciones dentro de la mesa operativa del Gobierno, entre quienes se inclinaban por esperar un poco más y administrar las medidas en función de las necesidades de la gestión y el grupo que pujó por anticipar los anuncios. Ubicado en este último, el ministro del Interior Rogelio Frigerio se refirió al tema y, en diálogo con Del Plata, admitió que “en este proceso el Estado tiene la responsabilidad de cuidar los sectores más vulnerables”".
La amenaza de que CFK se instale en Buenos Aires y arme un virtual "gobierno paralelo", con amplia cobertura mediática, seguramente no será del agrado del durán-marquismo, siempre preocupado por mostrar firme y seguro a su presidente.
Además, el llamado de CFK a conformar un Frente Ciudadano (que aleje a las bases kirchneristas de un incipiente síndrome cacerolista) ya produce consecuencias hacia el interior del PJ.
También en Clarín, hoy: "Voces que eran amigables y tolerantes con la luna de miel de todo gobierno nuevo comenzaron a virar y a lanzar una pelea por quién es más opositor. Aquí aparecen los nombres de Juan Manuel Urtubey, Sergio Tomás Massa y las figuras del nuevo PJ: José Luis Gioja, Daniel Scioli y Diego Luis Bossio.
Urtubey aprovechó su visita al ahora politizado programa de Alejandro Fantino para embestir contra el ajuste: “Salimos del realismo mágico para ir a la ortodoxia neoliberal más absoluta”, dijo de modo estudiado el peronista salteño.
Esta semana, dos de los hombres más duchos en la comunicación de Sergio Massa salieron a criticar la “insensibilidad” del Presidente y los suyos: Felipe Solá y Alberto Fernández. El ex jefe de Gabinete dijo en un programa de televisión que “Massa empezó a descubrir al verdadero Macri, tan desaprensivo con los temas sociales”.
Por su parte, Diego Bossio -diputado peronista escindido del bloque del FpV- criticó desde su cuenta de Twitter y dijo que “desde el bloque Justicialista exigiremos que la inclusión social continúe siendo prioridad del Estado. En el contexto del ajuste social actual, el eje deber ser la defensa del empleo”.
¿Algo de eso habrán hablado la semana pasada Massa, Urtubey y Bossio, en un asado que compartieron en un quincho de Barrio Norte?
Por último, está la reaparición política de Cristina quien, según los suyos, alteró la agenda social: “Ahora todos le van a tener que pegar al ajuste”, dice una diputada que participó del encuentro de la ex Presidenta con sus legisladores".
Más:
Mientras tanto, volvieron a hacerlo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada