sábado, 23 de abril de 2016

¿Cómo se escribe c-e-n-s-u-r-a durante el macrismo?

La polémica regresó el sábado pasado, cuando se veía a los excelentes conductores del impecable Visión 7 Internacional afirmar algo en pantalla y ser contradichos desde el graph, que prometía la máxima macrista: cercenar voces para lograr más pluralidad.
"A todos los televidentes que nos siguen sábado a sábado desde hace 11 años, y para disipar cualquier malentendido que hubiera podido surgir:
Visión 7 Internacional, el noticiero de política internacional de la Televisión Pública cumplió un ciclo memorable en la televisión de aire, pero no desaparece sino que se transforma y se amplía.
Aunque cambiará en parte su nombre, tal como lo harán todos los noticieros del canal del Estado, y pasará a llamarse El Internacional, el espacio de todos los sábados al mediodía dedicado a la política internacional continuará tal como hasta ahora, con el agregado de media hora más.
Queremos destacar que el mismo equipo de producción que estuvo a cargo del programa desde su inicio, continuará en la misma tarea, y específicamente, que seguirán al aire en esta nueva etapa tanto Pedro Brieger como Raúl Dellatorre. Regresa, por otro lado, la periodista Hinde Pomeraniec, quien formó parte de este espacio durante los primeros 5 años del envío. Además, se sumarán los periodistas Jorge Elías y Natasha Niebieskikwiat", se podía leer el sábado pasado en la cuenta oficial del programa en Facebook.
Sin embargo, ayer, uno de sus conductores emblemáticos, Pedro Brieger, salió a contradecir dicha versión (y contó con la solidaridad del premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel): "El sábado pasado se terminó un ciclo.
Las actuales autoridades decidieron levantar uno de los programas más exitosos de la TV Pública. ¿A quién se le ocurre sacar del aire un programa exitoso elogiado nacional e internacionalmente?
O no entienden nada de televisión o tiene otro motivo: el ideológico. Esto quiere decir que levantan el programa por cómo pensamos y por lo que decimos. No puede haber ninguna otra explicación.
No somos ingenuos, sabemos que muchos de nuestras opiniones no coinciden con las del nuevo gobierno en temas internacionales.
Pero confiamos en la profesionalidad de quienes asumirían la dirección del Canal y su discurso de que primaría el respeto a la pluralidad. Nos equivocamos de cabo a rabo.
En mi caso, y quiero que lo sepan, también me sacaron del noticiero central de las 20 hs, me levantaron la videocolumna semanal que hacía en Telam, y en radio Nacional -donde fui columnista de varios programas durante 10 años- me asignaron una tarea absolutamente irrelevante de un minuto por día. ¿Censura? Llámenlo como quieran.
Por eso nos despedimos la semana pasada. Es verdad que me ofrecieron estar en otro programa sin Telma Luzzani y donde otra persona conduciría el programa. ¿Por qué debería aceptar? Mi presencia en otro programa avalaría el despropósito que hicieron de levantar Visión 7 Internacional y de quitar a una periodista tan formada y valiosa como Telma. Gracias, paso. A ese barco no me subo.
Simplemente quería que lo supieran.
Visión 7 Internacional fue maravilloso. Gracias a todos y todas".
Brieger ya había sido despedido del noticiero central -el 31 de marzo-, días antes de que estallara el escándalo #PanamaPapers, que compromete al presidente de la Nación, Mauricio Macri, mientras que la "modificación" de Visión 7 Internacional se dio una semana antes que volvieran los elogios del FMI y todo el sistema financiero-mediático internacional a la Argentina -inclusive, un insólito elogio del buitre Paul Singer a Macri- por acceder a pagar ganancias exorbitantes a la carroña especulativa y volver a endeudarse a tasas usureras.
Semanas atrás, la gestión macrista-radical-carriotista había anunciado que se retiraba del directorio de la cadena latinoamericana Telesur por no poder influir en los contenidos periodísticos. Antes, Cablevisión (del Grupo Clarín) había sacado esa señal de su grilla.
Esta semana, la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamentó la derogación de la Ley de Medios que ordenó el gobierno de Cambiemos y denunció que la nueva legislación que creó "podría favorecer" la concentración de medios en el país.
"La Ley de Medios adoptada en 2009, que constituía un avance en el pluralismo y garantizaba una mejor distribución de las frecuencias entre los medios públicos, privados y comunitarios, fue modificada cuando el presidente Mauricio Macri llegó al poder, en 2015. La nueva legislación podría favorecer la concentración de medios y al gran grupo Clarín, que había debido ceder parte de sus licencias de difusión tras una larga batalla judicial en el segundo mandato de Cristina Kirchner", denunció RSF en su informe anual.
Más:
El periodismo internacional bajo la lupa

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada