domingo, 6 de marzo de 2016

Violencia política en la era Macri: balas y persecución

En medio de discursos que bajan del poder criminalizando la protesta social y estigmatizando la militancia política, dos locales kirchneristas fueron baleados en las últimas horas en el país.
Durante la madrugada del sábado, un local de La Cámpora, ubicado en la esquina de 9 de Julio y España, en la ciudad de Mar del Plata, sufrió un atentado a escopetazos (primera foto).
El sitio web marplatense 0223.com informó que el local recibió cinco balazos disparados por una itaca. La policía confirmó el hecho e intenta dar con las cámaras de seguridad que poseen los locales aledaños con el objetivo de buscar pistas para dar con los atacantes.
La concejal local y referente de La Cámpora Marina Santorio relacionó el hecho con el "revanchismo social e intolerancia. El hecho, dijo, "pudo ser una tragedia", ya que "muchos días viernes" se quedan a dormir en el local chicos que llegan de barrios alejados.
Por otra parte, la diputada nacional por el FpV, Fernanda Raverta, se acercó al lugar y estuvo acompañando a la concejal Santoro en todo momento. "Macri hace un discurso el primero de marzo totalmente violento y agresivo y genera estas reacciones. Los violentos sienten que pueden hacer esto porque creen que tienen impunidad", expresó Raverta.
Mar del Plata ha sido, desde la asunción del intendente de Cambiemos, Carlos Arroyo, centro de ataques contra minorías sexuales y campo libre para el accionar violento de gupos neonazis, según han denunciado diversas organizaciones y referentes sociales.
Otro ataque contra un local kirchnerista ocurrió durante la noche del sábado en el barrio porteño de Villa Crespo (primer video), en medio de la inauguración de un local partidario de Nuevo Encuentro y dos militantes resultaron heridas con armas de fuego, una de ellas mientras cargaba una nena de cuatro años en sus brazos.
Desde la agrupación repudiaron el hecho y le exigieron a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que esclarezca el episodio. Asimismo, aseguraron que se trató de un ataque con un "fuerte componente político" perpetrado por "gente intolerante y cegada por el odio".
"Los disparos vinieron de un edificio que está frente al local. Fueron entre 4 y 6 tiros. Escuché cuando la gente comenzó a gritar. Hay dos chicas heridas", señaló un dirigente de Nuevo Encuentro en diálogo con un canal de noticias.
Las dos jóvenes heridas, de 19 y 30 años, fueron hospitalizadas y están fuera de peligro. Una de ellas recibió un balazo en el brazo y la otra en el hombro.
Estos hechos, además, conviven con otros de persecución contra dirigentes sociales de todo el país, que incluyen detenciones y amenazas.
A pesar de la protesta de organismos internacionales como la ONU y el Parlamento Europeo, además de pronunciamientos de ongs como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, continúa detenida la parlamentaria del Parlasur y dirigente de ATE, Milagro Sala, apresada por protestar en contra del gobierno del radical Gerardo Morales.
También fue encarcelado, y posteriormente liberado, el secretario general de ATE Río Negro, Rodolfo Aguiar, acusado de encabezar un bloqueo al ingreso de la Universidad del Comahue para reclamar por la reincorporación de 12 trabajadores tercerizados que habían sido despedidos en diciembre.
Por su parte, y en el marco de la discusión paritaria, el líder docente de Suteba, Roberto Baradel, denunció que amenazaron de muerte a sus hijos.
La destinataria de la intimidación fue su hija, quien recibió un correo electrónico que decía: "Decile a Baradel que firme la paritaria por el valor propuesto porque sino vos y tus hermanos van a ser boleta".
Antes de eso, durante una conferencia de prensa que dieron los gremios docentes nacionales en la sede de Ctera, dos policías de civil se presentaron y empezaron a pedir nombres de los maestros que estaban en el lugar. Un hecho similar fue denunciado por el gremio docente Ademys en su sede de Buenos Aires.
Además, mientras el presidente Mauricio Macri daba su discurso ante la Asamblea Legislativa, en el que llamó a pacificar el país, trabajadores bancarios que reclamaban por la reincorporación de despedidos en BCRA y BAPRO y la  eliminación del impuesto a las ganancias no pudieron llegar al Congreso porque fueron apaleados por la policía, según denunció Sergio Palazzo, titular de la Asociación Bancaria.
Mientras que el viernes, la Policía de Santiago del Estero reprimió con gases lacrimógenos a cientos de docentes que se movilizaron en la capital santiagueña para reclamar un aumento mayor al 35% que ofreció el Gobierno y el blanqueo de sumas salariales. Por los incidentes, ocurridos al mediodía, hubo dos detenidos.
Diferentes partidos políticos y organizaciones sociales han criticado al gobierno nacional por su protocolo de seguridad, al que han calificado de represivo y criminalizador de la protesta social, en un contexto de ajuste y despidos masivos que sufre el país.
Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente Fuente
Más:
Blindar a Macri

1 comentarios:

tatincito dijo...

Esto que está comenzando a pasar fue advertido por muchos en caso de que ganara Macri.

Estan oliendo sangre. Basta repasar los comentarios para ver como están festejando y justificando los macristas estos hechos de violencia.

Esto me parece que solo se puede parar con una movilización en donde tenemos que estar millones de compatriotas.

Y esa convocatoria solo la puede hacer Cristina. Es necesario que vuelva, antes de que sea demasiado tarde.

Publicar un comentario en la entrada