jueves, 10 de marzo de 2016

¿Qué hay detrás de las inusitadas críticas de Clarín y La Nación a Macri?

En los últimos días, comenzaron a aparecer incipientes críticas al gobierno nacional por parte de empresas periodísticas que hasta acá habían sido concesivas con Mauricio Macri y sus múltiples desaciertos económicos, políticos y discursivos.
Casi súbitamente, empresarios mediáticos encargados de legitimar ante sus audiencias las peores medidas que afectan el bolsillo de los sectores populares empezaron a mostrar hechos de corrupción (menores y de personajes periféricos, es cierto, como Laura Alonso o el secretario de Turismo marplatense), a marcar los números de la economía que no cierran, a dar cuenta de desavenencias hacia el interior del gabinete nacional, a poner en tapa las consecuencias más lacerantes del plan económico macrista-radical-carriotista, entre otros hechos.
Quizás la clave de esto está en dos párrafos de una nota que publicó ayer el diario La Nación, empresa que, a través de uno de sus medios (La Política Online) y en el marco de este plan de reasignación de la pauta oficial, embistió contra el discurso ético de Cambiemos a partir del doble affair Dietrich.
"El gobierno del presidente Mauricio Macri prevé recortar a la mitad -y tal vez más- el gasto en publicidad oficial, decisión que se aplicará también en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal. Dadas las restricciones financieras que aquejan a todas las provincias y al hecho de que este no será un año electoral, el recorte también llegará a los gobiernos distritales y a los municipios. En concreto, habrá miles de millones de pesos menos en avisos oficiales. En 2015, entre los avisos cursados por la jefatura de gabinete, la Anses, la AFIP y la empresas estatales, se estima que el gasto total fue de más de 3214 millones de pesos. Sólo la jefatura de gabinete gastó el año pasado $ 2200 millones", detalló el periodista José Crettaz (para algunos, operado por el mismo Marcos Peña).
"Desde la asunción del gobierno del presidente Mauricio Macri, la secretaría de Comunicación Pública, a cargo de Jorge Grecco, mantuvo reuniones con distintos actores para avanzar en un nuevo esquema de distribución de la publicidad oficial. Por esos encuentros pasaron los directivos de distintos medios, los responsables de las principales cámaras del sector y entidades profesionales, y hasta el relator de la libertad de expresión de la OEA, Edison Lanza. Tal como afirmó Peña, la deuda del estado nacional en concepto de publicidad oficial es de $ 800 millones y en algunos casos se trata de facturas viejas, de 2011 y 2012 en adelante. El año pasado, el presupuesto inicial para publicidad oficial fue de $ 800 millones pero mediante reasignaciones presupuestarias (gracias a los "superpoderes") terminó en $ 2200 millones sólo considerando el presupuesto de la jefatura de gabinete. Para 2016, el presupuesto que dejó aprobado el kirchnerismo se fijó en $ 1500 millones y el gobierno de Cambiemos espera descontar de allí los $ 800 millones adeudados. "Ahí está el recorte a la mitad", dijo una fuente oficial que trabaja en el área encargada de administrar esos recursos. No sólo son medios de comunicación quienes reciben publicidad oficial, también hay productoras, periodistas, intermediarios y entes a los que se subsidió con esos recursos, como federaciones deportivas", complementó.
Justamente, el especialista en temas de comunicación, Martín Becerra, aportó en su blog otra arista no menos importante: "El gobierno argentino, a través de la Administración Federal de Ingresos Públicos y de la Jefatura de Gabinete de Ministros, publicó en el Boletín Oficial la Resolución General 3833 (AFIP) y la Resolución 50/2016 (JGM) con las que continúa el régimen de cancelación de deudas impositivas, aduaneras y previsionales, además de gravámenes impagos y multas por infracciones cometidas, a las empresas de medios de comunicación. El mecanismo es que éstas canjean su deuda mediante la cesión de espacios publicitarios para campañas oficiales.
Con esta medida, que continúa haciendo cargo del pasivo de las empresas de medios a la sociedad en su conjunto, el gobierno de Mauricio Macri repite una herencia que se remonta, al menos, a las presidencias de Carlos Menem y que fue abonada por todos sus sucesores hasta ahora. Sólo entre 2003 y 2014 el pasivo de los medios superó los 2500 millones de pesos, según testimonios de gerentes de dos importantes grupos multimedios.
La indulgencia estatal alcanza a las obligaciones previsionales impagas por las empresas de medios relativas a aportes a la seguridad social, al Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, al Fondo Solidario de Distribución, a Asignaciones Familiares y al Fondo Nacional de Empleo (cada uno de estos ítems regulados por leyes específicas incumplidas por los deudores). También están comprendidas las multas y los cargos aduaneros impagos, así como los gravámenes a los que, en concepto de explotación de licencias por uso de recursos públicos como el espectro, están obligados los medios audiovisuales por aire. Los beneficiarios de este socorro económico podrán también computar las multas por infracciones cometidas contra la normativa vigente (leyes 22285/1890 de radiodifusión y 26522/2009 de servicios de comunicación audiovisual)".
La luna de miel macrista ya empieza a crujir entre la gente común (alguna consultora ya está esperando una inflación récord para marzo del 7%). Pero a la vez, el sustento mediático también comienza a rechinar.
No deja de ser llamativo que uno de los carpetazos contra Dietrich tenga como protagonista central un medio de transporte cuya sola imagen es muy cara a la memoria colectiva, y fuente de todos los miedos de Cambiemos.
Más:
La Política Online denuncia ser atacado por los #TwiterosM

3 comentarios:

Alberto Dieguez dijo...

Una vergüenza http://enelsubte.com/noticias/dietrich-el-camion-sera-la-columna-vertebral-del-transporte-de-cargas/ http://enelsubte.com/noticias/preparan-un-negocio-inmobiliario-con-terrenos-ferroviarios-clave/

Sergio Villone dijo...

Gracias por la data, Alberto.

tatincito dijo...

Quieren mas, mucho mas.

Publicar un comentario en la entrada