martes, 15 de marzo de 2016

Macri quiere pagar hasta la cuenta del lobby de los periodistas pro-buitres

Días antes del show que se verá hoy y mañana alrededor de la derogación de dos leyes soberanas por orden de un juez de otro país y el comienzo de un nuevo ciclo doloroso de endeudamiento de generaciones de argentinos, nos enteramos que el titiritero Paul Singer "recibió una quita menor en relación a lo acordado con otros fondos buitre, cobrará intereses adicionales hasta el momento del pago total, consiguió que la millonaria cuenta de honorarios de abogados y de lobby sea abonada por la Argentina, obtuvo el beneficio de no quedar limitado en su capacidad de continuar litigando, exigió que el país no pueda realizar otras emisiones de deuda en dólares, limitando a la vez la nominada en pesos, hasta tanto no se cancele el ciento por ciento de su demanda, tiene la prioridad de recibir los dólares en efectivo antes que el resto de los fondos buitre, y estará facultado a rescindir el acuerdo si no cobra antes de las 12.00 pm, hora del Este, del jueves 14 de abril próximo", según narró Alfredo Zaiat el domingo.
"Todos esos privilegios fueron otorgados por el gobierno de Mauricio Macri a Paul Singer, quien lideró el acoso sobre Argentina en todos los años del litigio, y a sus buitres aliados. Los 36 folios del preacuerdo preliminar con los fondos NML, Aurelius, Blue Angel, Olifant Fund, FYI y FFI Fund forman parte del anexo al proyecto oficial que deroga las leyes Cerrojo y Pago Soberano. De su lectura es muy difícil concluir que hubo una negociación para alcanzar un acuerdo. Más bien es la concreción de lo postulado por Macri, en junio de 2014, de ir al juzgado de Thomas Griesa y hacer lo que él ordene", completó el periodista económico.
Pero el punto 2 del preacuerdo, que el macrismo y sus aliados esperan aprobar entre hoy y mañana en la Cámara de Diputados, habla de 235 millones de dólares para los honorarios de los abogados de los buitres, donde estaría incluido nada más ni nada menos el pago del lobby a favor de los buitres, realizado desde el exterior e interior de Argentina, para desgastar no sólo al gobierno kirchnerista que se negaba a pagarles sino también la imagen del país en el mundo.
"El monto original reconocido no está discriminado ni se precisa cómo se alcanzó. A esa suma se le aplicó un descuento del 40 por ciento. Pueden estar incluidos casi los 8 millones de dólares para financiar la American Task Force Argentina (ATFA), entidad de lobby buitre liderada por Paul Singer encargada de la campaña de desprestigio de Argentina. También puede incluir la demanda relacionada con la retención indebida de la Fragata Libertad que implicó costas por 15 millones de dólares pagadas por NML el 23 de julio de 2013, como está registrado en el anexo del acuerdo e incluido en el proyecto de ley. O el financiamiento a políticos locales, como a la ONG Voces Vitales Argentinas, dirigida por la diputada nacional del PRO y actual titular de la Oficina Anticorrupción Laura Alonso, que recibió 100 mil dólares de Singer", detalló Zaiat.
¿Quiénes se encargaron de hacer ese lobby a favor de los buitres y estructurar operaciones no sólo locales en contra del prestigio del país, erosión que aprovechó Cambiemos para llegar al poder gracias a ese lobby buitre coordinado con grandes medios enfrentados con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner?
El jueves 10 de julio de 2014, dos representantes de la buitre ATFA, Robert Shapiro y Nancy Soderberg, almozaron con periodistas de La Nación, Clarín, Perfil e Infobae en  un salón del hotel Palacio Duhau Park Hyatt Buenos Aires. Los lobbistas internos de los buitres fueron agasajados con caviar, faisán y champagne, en medio de la furiosa campaña pro-buitres que se había desatado por esos meses dentro y fuera del país.
Desde su web oficial, la ATFA desplegó durante le kirchnerismo una estrategia de agresión coordinada con periodistas argentinos, clasificados en dos tipos: "1) en función de la cantidad de veces que son citados; y 2) cantidad de artículos de su autoría traducidos al inglés y subidos textualmente a la web buitre. En relación al primero, destacan: Hugo Alconada Mon (La Nación; 8 citas); Martín Kanenguiser (La Nación; 6 citas) y Marcelo Bonelli (Grupo Clarín; 5 citas). En cuanto al segundo criterio, tenemos a Silvia Pisani (La Nación; 9 artículos traducidos); Lucía Salinas (Grupo Clarín; 7 artículos traducidos) y Martín Kanenguiser/Ana Barón (La Nación y Clarín, respectivamente; 6 artículos traducidos de cada uno).
Si sumamos ambos criterios, los periodistas top 3 que voluntariamente contribuyen a beneficiar la posición de los fondos buitres en contra la viabilidad de la República Argentina, su presente y porvenir, son Martín Kanenguiser (12 participaciones); Hugo Alconada Mon (11) y Silvia Pisani (10)".
Federico Bernal, director General del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), evaluó que el caso Nisman también formó parte de la estrategia buitre de debilitar el país a la espera de un cambio de gobierno que les permitiera acceder a un acuerdo como el que se empieza a sancionar hoy en Diputados.
"El "Premio Alberto Nisman al Coraje" fue creado en febrero de 2015 por la Fundación FDD, en honor al fallecido fiscal y "para reconocer a aquellos que de forma similar luchan por encontrar justicia y muestran un coraje excepcional frente a adversidades considerables". El destinatario inaugural del premio fue el ex Fiscal de Distrito de Manhattan, Robert M. Morgenthau, quien lo recibió el pasado 15 de abril de mano de Toby Dershowitz, vicepresidente de la FDD.
Cuando se supo que Morgenthau recibiría el galardón "Nisman", la prensa argentina le dedicó sendas notas. Sin embargo, las descripciones de su extenso currículum se restringieron a las sanciones contra Irán y sus trabajos en la Triple Frontera. Medios como Infobae y Perfil incluso se limitaron a publicar idéntica descripción: "...procesó algunos de los casos de más alto perfil en seguridad nacional". A continuación, un par de datos adicionales del ex fiscal neoyorquino: en 2009, Morgenthau encabezó una brutal campaña destinada a vincular a Venezuela con Irán en una supuesta ayuda en el campo nuclear que el primero le habría brindado. La gran prensa conservadora estadounidense se valió de las acusaciones de Morgenthau para preguntarle al gobierno de Obama, como hizo en recordada editorial el Washington Post: "¿Conoce [la Casa Blanca] lo que está haciendo Venezuela para asistir a Teherán en su programa de armas?". El supuesto eje terrorista Venezuela-Irán-Argentina es la piedra angular del ataque encabezado por el conservadurismo occidental contra nuestro país, y que tiene al buitrismo y sus repetidoras latinoamericanas al frente de la maquinación".
Más:
La cara del Papa Francisco y el alineamiento de Macri con los buitres

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada