miércoles, 9 de marzo de 2016

Los nuevos negocios de Macri, Nicky Caputo y Prat Gay

A pesar de desplegar desde hace años un discurso anti corrupción y con una alto componente ético y moral, Cambiemos sigue dando muestras de que el mismo no fue más que una maniobra electoral para usufructuar las múltiples operaciones y campañas en contra del gobierno kirchnerista.
Un vez en el poder, da lecciones casi diarias de una falta de compromiso con aquel discurso moralista, que no escandaliza todavía a Lilita Carrió, Patricia Bullrich, Graciela Ocaña y Margarita Stolbizer.
"El gobierno porteño le preadjudicó otra obra por 104 millones de pesos a SES SA, la empresa controlada por Caputo SA. Esta última es la empresa del amigo del presidente Mauricio Macri, Nicolás Caputo. La obra es por la refacción de escuelas en la comuna 5. El último día como jefe de Gobierno, Macri le otorgó a esa misma firma una serie de obras por otros 94 millones de pesos. SES SA recibió 1.400 millones de pesos en los últimos ocho años, a pesar de que Macri negó que su amigo hubiera recibido licitaciones durante su paso por el Gobierno porteño. Ya como presidente, le adjudicó a su amigo otra obra por cerca de 800 millones de pesos para la obra civil de un reactor nuclear en Río Negro. En este último caso, la licitación se había hecho durante el gobierno anterior.
Macri y Caputo tienen una amistad desde su infancia. El Presidente lo define como “un hermano de la vida”. Es una de las personas de mayor confianza del Presidente, al punto de que fue quien se encargó de entregar el rescate a los secuestradores de Macri a comienzos de los noventa. En su última declaración jurada, el Presidente informó que Caputo tiene una deuda con él de 18,5 millones de pesos. Al comienzo de su gestión porteña lo nombró como asesor ad honorem, pero debió renunciar por su doble rol como contratista. De todas formas, siguió formando parte de la mesa chica a la que consulta el Presidente".
Fuente
En febrero, Macri anunció en Tucumán un incremento del 2 por ciento en el corte de bioetanol de caña para el compuesto de combustibles (Plan Bioetanol), una medida que "garantiza el crecimiento de la región", beneficiando al sector azucarero y mejorando la perspectiva laboral.
El anuncio se realizó en el Ingenio La Trinidad donde acompañaron al presidente Macri, los gobernadores de Tucumán, Luis Manzur; de Jujuy, Gerardo Morales y de Salta, Juan Urtubey; los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Energía, Juan José Aranguren, y José Cano.
Quien tiene (¿tenía?) negocios importantes en el sector azucarero es el propio ministro de Hacienda de Macri, Alfonso de Prat-Gay.
"A mediados de 1936, un grupo de radicales concurrencistas enfrentados a los conservadores fundaron en el departamento Leales de Tucumán la Compañía Azucarera del Norte o Ingenio Leales. El abogado Fernando de Prat-Gay fue el primer presidente del directorio y fue el abuelo de Alfonso de Prat-Gay, hoy ministro de Economía. El Ingenio Leales siempre fue uno de los establecimientos mas chicos de la provincia, pero segundo en cantidad de obreros a mediados de la década del 60, cuando aparece vinculado a los zares del azúcar, con una historia en la que también pueden leerse patrones de acumulación económica y represiva.
En diciembre de 1965, Fernando de Prat-Gay integró la Comisión Especial del poderoso Centro Azucarero Argentino (CAA) controlado por los Blaquier, que impulsó el cierre de once ingenios azucareros. Esto ocurrió en 1966 con el golpe de Juan Carlos Onganía y produjo el destierro de 200 mil trabajadores del sector. Para 1976, con el último golpe de Estado, el Ingenio Leales aparece entre las industrias azucareros de Tucumán que aportaron abultadas sumas al Fondo Patriótico Azucarero impulsado por Domingo Antonio Bussi. Para entonces, Jorge de Prat-Gay, padre del ahora ministro, fue designado en el directorio del Banco Nación. Parte de los beneficios del clan familiar de los Prat-Gay durante la dictadura fueron denunciados en 2013 por la Comisión Nacional de Valores, pero el dato menos conocido es una investigación que lleva adelante la Justicia federal tucumana sobre por lo menos cinco secuestros en el Ingenio Leales, entre los que hay obreros de la Fotia, al menos uno desaparecido.
“Yo trabajaba para el Ingenio Leales y tuve que ir deambulando de acá para allá durante la dictadura, por miedo a que llegaran a la casa de mis padres, porque a cada rato entraban e hinchaban las pelotas, a mi madre y a mis hermanos. Responsable de esto es el ingeniero Jorge de Prat-Gay, el papá del ministro de Economía hoy por hoy. La oligarquía azucarera de esa época es la oligarquía de todos los tiempos, lo mismo pasaba en todos los ingenios de Tucuman”. J.Q. nació en el departamento de Leales en 1952. A los quince años comenzó a trabajar en el Ingenio Leales con el oficio de carpintero. “Desde muy chico fui trabajador del Ingenio. Trabajé desde el año 1968. Y se puede decir que nací con esa sangre de ser dirigente gremial: me dí cuenta de que llevaba eso en la sangre porque a los cuatro años, el 17 de octubre de 1956 –en pleno paro de la CGT–, tuve que salir corriendo por la persecución de los aviones que bombardeaban los costados de la fábrica y eso para mí fue un despertar tremendo”.
En los ‘70, J.Q. fue delegado de sección en Leales y participó en los Congresos de la Federación Obrera Tucumana de la Industria Azucarera (Fotia). En 1975, con el fondo del Operativo Independencia, los grupos de Tareas del Ejército allanaron la casa de sus padres y se llevaron a un hermano porque no lo encontraron a él. A J.Q. lo detuvieron finalmente en el área metropolitana de San Miguel de Tucumán y después de varios centros clandestinos pasó por la Escuelita de Famaillá. La publicación de su nombre en solicitadas de la época que logró difundir la Fotia lograron salvarle la vida y hacer que liberaran dos semanas mas tarde. Pasó la dictadura escondido en Buenos Aires".
Fuente
"El currículum es una historia de vida y no sólo académica que Prat-Gay también tiene y donde buena parte de sus raíces están en las provincias del norte argentino. Por caso, su padre y su abuelo nacieron en Tucumán. En el subtrópico cálido y húmedo fueron propietarios del Ingenio Leales y de la Compañía Azucarera del Norte (CAN), dos instituciones que tienen su participación en la historia política y económica de la provincia, del país y de la implementación de las políticas neoliberales a través de las décadas. Según el trabajo que realizó la comisión investigadora de la Comisión Nacional de Valores (CNV), sobre la responsabilidad civil y el poder económico durante la dictadura, cuando Alfredo Martínez de Hoz era el ministro de Economía del genocida Jorge Videla, en el Banco Nación estaba como uno de sus directores Jorge de Prat-Gay, a la sazón también miembro del directorio de la CAN en la que, por ese entonces, todos sus directivos llevaban el apellido del ahora vocero económico de Macri.
Las provincias del norte nunca dejaron de serle extrañas. Prat-Gay supo ser el responsable de manejar las cuentas de Amalia Lacroze de Fortabat y su hija Amalia Amoedo en el HSBC.
En 1980 la CAN, según los documentos a los que accedieron los investigadores de la CNV, recibió facilidades por 1400 millones de pesos para financiar la producción de azúcares blancos de la zafra de ese año".
Fuente

1 comentarios:

Dormidano dijo...

Dice "la gente" que todo esto lo decimos por resentidos "kukas".
Lo que no pueden discutir es que los tipos que eligieron son la quintaesencia de la palabra corrupción.

Publicar un comentario en la entrada