jueves, 31 de marzo de 2016

Los buitres festejan: otra vez endeudados

Ignacio Miri (Clarín): "Mauricio Macri tiene a mano un motivo de celebración instantáneo y rotundo: lo que consiguió ayer el oficialismo es un triunfo político con pocos antecedentes comparables en los últimos años. Con un bloque de apenas 15 senadores, Cambiemos logró que más de dos tercios de la Cámara apoyen el proyecto que pidió el Poder Ejecutivo.
¿En qué momento supieron los hombres de Macri que conseguirían que se apruebe la ley? “Cuando logramos separar de este proyecto la negociación del 15% de coparticipación para las provincias que reclamaban los gobernadores. Ahí ganamos”, evaluó anoche uno de los hombres más cercanos al Presidente.
El golpe pegó fuerte entre la quincena de senadores del Frente Para la Victoria que votaron en contra del proyecto del Gobierno.  “¿Era necesario que tantos de los nuestros se dieran vuelta? No hacía falta que nos mostráramos tan débiles”, evaluaba ayer uno de los rebeldes cuando ya estaba claro que la derrota sería por goleada. La respuesta es fácil: no hacía falta, al menos desde el punto de vista de las matemáticas. Pero esa ciencia suele quedarse corta para explicar vaivenes de la política".
Carlos Pagni (La Nación): "El triunfo de Mauricio Macri en el Congreso es doble. No sólo la Argentina se prepara para salir del default después de tres lustros de aislamiento financiero. El proceso que condujo a ese desenlace implicó un acuerdo con un sector del PJ que dejó expuesta la fractura interna de esa fuerza. Quiere decir que ayer se removieron las dos principales incógnitas que pesaban sobre la capacidad de Cambiemos para gobernar el país. Si sería posible acceder al financiamiento externo para evitar un ajuste draconiano y si estaría en condiciones de aprobar leyes con el peronismo en la oposición".
Fernando González (El Cronista Comercial): "Aunque Buenos Aires sea una ciudad dramática. Aunque Borges la haya retratado como un laberinto donde gobierna el encierto ayer y el hoy distinto. Mauricio Macri comienza a comprender que la Argentina es un territorio mucho más intenso que el distrito que ya gobernó por ocho años. Eso debió pensar anoche, al subirse al avión que hoy lo depositó en EE.UU. Lo que tenía que ser un vuelo de celebración, un brindis interminable por los votos del Senado que convirtieron en ley el anhelado acuerdo con los holdouts, se transformó en un diván aéreo para analizar el presente complejo del país adolescente. Macri ya terminó con el cepo cambiario y, en los próximos días, le pondrá fin a la deuda en default. Son hitos importantes pero se esfumarán pronto si no halla el remedio para la inflación y la falta de empleo. Será tiempo de comprobar si con aliados de alto impacto como Elisa Carrió lo termina uniendo el amor o, al menos, algo más consistente que el espanto".
Más:
¿Paul Singer financió la campaña de Macri?

1 comentarios:

Rodrigo Zubieta dijo...

El festejo en ViVO de Paul Singer, fotos exclusivas junto con sus intimos!

http://www.cotorra.info/nota.asp?n=2016_4_3&id=11724&id_tiponota=4

Publicar un comentario en la entrada