miércoles, 10 de febrero de 2016

Viloutismo: los "críticos" a los que no les gusta ser criticados con sus mismas falacias

Evitemos hablar del depto de Lanata de 2 palos y medio de verdes. Ya está todo dicho, pobre Jorge.
Centrémonos en Paulo Vilouta.
¿Qué son esas risas?

Aunque la encerrona es la misma, siguiendo la fábula del cazador cazado: periodista que defenestra a cualquiera por sus ingresos. A eso, si se quiere, se le puede sumar la falacia del origen: si es plata del Estado es corrupta; si es de un privado, impoluta.
Desconfiado y descalificador serial, Vilouta se las vio negras este finde cuando apareció como relator del tan estigmatizado por él Fútbol Para Todos.
A esta altura no es necesario aclarar que Vilouta sirve como ejemplo de un mecanismo harto usado por el antikirchnerismo más rabioso y fundamentalista durante años, pero que ahora, ante la nueva coyuntura de encontrarse oficialista, se le vuelve en contra y entonces el mar de excusas se despliega ante el aluvión de burlas que lo enojan. De ahí al insulto y a la nueva descalificación, un paso (Jorge llegó a decir que todo aquel que lo critica está del lado de los chorros. Grietismo en su más excelsa esencia).
Volvamos a Vilouta, relator oficial del Fútbol para Todos por América, acompañado por Gustavo López, dupla de radio la Red, del multimedio del marido de Pamela y el operado Manzano (Lanata le dedicó unas palabras a la conductora matinal, a los 2 minutos del video).
No, mejor vean los videos de Vilouta tratando de explicar lo inexplicable en su universo simbólico donde sólo vale que lo K es chorro y donde Niembro es difernete a Víctor Hugo.
Todo para un examen mental, neurológico de esta gente.
El oficialismo que deberían estar disfrutando luego de tantos años de padecer la Dictadura K se les está convirtiendo en una verdadera pesadilla. Ni qué hablar a la hora de justificar el negociado del gobierno nacional con los grandes medios porteños por los derechos de los partidos más importantes.
Mención de honor para Fopea, que durante años defendió a los periodistas opositores al gobierno kirchnerista y presentó esa lucha como sinónimo de independencia y valentía arriesgada, que ahora ve cómo su presidente, Néstor Sclauzero, se convierte en funcionario macrista al asumir como director periodístico de la TV Pública.
Tanto el sitio web como las redes sociales del ente periodístico todavía no han  podido pronunciarse sobre el hecho.
Alguna excusa encontrarán para ordenar su cabeza independiente: en el fondo, siempre fueron sólo antikirchneristas, detrás de una fachada de objetivos y profesionales, que cada día se resquebraja más, aún ante los ojos de sus propias audiencias.
Aunque ambos puedan sentir por estos meses que "todo volvió a la normalidad", como provoca al final este institucional de Canal 13:
Más:
Vilouta, insultado por los hinchas de Belgrano

3 comentarios:

hosebe dijo...

Vilouta era siempre el "chirolita" de Niembro, a todos los demás ya muy pocos les creen,pero un SOBRE de cuando en cuando, los ayuda a ser felices.Honestidad es una materia que no estudiaron nunca

Gustavo Pertine dijo...

La pregunta clave es: Qué pasa con los aires acondicionados de Canal 26?

Sergio Villone dijo...

Apa!

Publicar un comentario en la entrada