domingo, 21 de febrero de 2016

¿Ocaña se animará a denunciar a Michetti?

En otros tiempos mediático-políticos el país estaría alborotado por el desliz de la vicepresidenta.
Gabriela Michetti sigue en el foco de los escándalos y opera como el contraste cínico del discurso de Cambiemos: mientras despide a trabajadores acusándolos de ñoquis, nombra a su prima en el Senado; mientras agita la corrupción K, es protagonista de un hecho que la podría llevar a tener problemas con la ley.
Luego de participar de la Cumbre de la CELAC, Michetti y su comitiva regresaron de Quito (Ecuador) en la madrugada del viernes 29 de enero.
La vicepresidente salió del avión a la 1:17 de la madrugada, y, sin haber pasado previamente por Aduana, se fue hacia su casa, según los datos aportados al portal ARG Noticias por uno de los pasajeros y luego confirmados por fuentes aeroportuarias.
En la Terminal A de Ezeiza, personal de Ceremonial de Presidencia quedó a cargo de retirar las siete valijas, pero en la cinta transportadora notaron que faltaba una; justamente sobre la que Michetti había pedido que prestaran mayor atención.
En medio de "una crisis de nervios", los empleados de Michetti acudieron a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y de ahí se fueron directo al Centro Operativo de Control (COC). Luego de maltratar a varios pasajeros, se tranquilizaron cuando, gracias al monitoreo de las cámaras de seguridad, descubrieron que una señora mayor era la que se había llevado la valija de la vicepresidenta. Para suerte del nervioso personal, la mujer tardó en irse del aeropuerto y pudieron interceptarla frente a un local de café.
La valija había llamado la atención de la Aduana porque al pasar por el escáner notaron que contenía "muchas joyas y alhajas". 
Según consta en los libros del aeropuerto de Ezeiza, quedó asentado que las joyas y alhajas "fueron regaladas a ella (Michetti) en Chile (fue antes del viaje a Quito) y Ecuador".
Según marca la ley, un funcionario público no pueden recibir regalos, y en el campo diplomático, en el mejor de los casos, debe entregarlos para incorporarlos al patrimonio del Estado.
El caso hizo recordar a la denuncia de la ahora legisladora porteña, Graciela Ocaña, aliada de Mauricio Macri, cuando denunció a la entonces presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, luego de observar centenares de fotos en las que ésta aparecía luciendo diferentes joyas y alhajas.
En ese entonces, marzo del año pasado, el diario La Nación difundía: "La legisladora porteña y precandidata a jefa de gobierno porteño Graciela Ocaña presentó hoy a la Justicia un análisis de 200 fotografías de la presidenta Cristina Kirchner con diferentes joyas, solicitó la convocatoria de un tasador para poder valuarlas y pidió averiguar si fueron incluidas en sus declaraciones juradas.
La presentación se hizo ante el juez federal Sergio Torres en el marco de la causa judicial que se inició en diciembre pasado, por impulso de un particular, luego de que la revista Noticias difundiera una nota titulada "Las joyas de Cristina".
Ocaña precisó que con su equipo de colaboradores hicieron un análisis de las fotografías oficiales de los últimos cuatro años de la jefa del Estado y solicitó que se llame un "experto tasador" para que informe si "es posible determinar el material constitutivo y el valor de todos los bienes allí reflejados" para constatar si, de ser valiosos, fueron asentados en las declaraciones juradas.
En declaraciones a la agencia DyN, la legisladora explicó que "las fotos que tenían joyas repetidas se descartaron".
Cuando se le preguntó si se ha podido saber si las joyas utilizadas pertenecen a la jefa del Estado o fueron prestadas, Ocaña respondió: "Si son prestadas se podría caer en otro delito porque la Presidenta no es una actriz para estar usando joyas prestadas".

5 comentarios:

Marta Valcarce dijo...

Más o menos como Clarín y los Leuco que tiran "supuestos" sin la más mínima prueba de nada. Me encanta ver cómo están justificando aquello que en el kirchnerismo les parecía corrupción y enriquecimiento ilícito y ahora, lo notan en los amarillos

Tilo dijo...

Marta Valcarce, siempre se puede torcer las varas hacia donde a uno le convenga o le guste.

Lo que se está tratando de manifestar y - si ello es posible - de que Ud. entienda, es que la legisladora Ocaña emprendió una larga, trabajosa y detalladísima tarea para tratar de imputar a Cristina Fernández de algo que pudiera demostrar sin lugar a dudas, cuán corrupta era.

En el caso de la actual Vicepresidenta, la inquieta e indomable legisladora no ha dado señales de vida. Seguramente, la Sra. Michetti lo hizo tan rápido que aprovechó un descuido de la justiciera Ocaña.

Y en el primer párrafo escribí "varas", porque la implacable legisladora debe contar con más de una efectuar sus medulosas investigaciones.

Saludo cordial.





Gustavo Pertine dijo...

Che imagino que la OA que dirije (aún cuando no cumplía con los requisitos para ser designada) Laura Alonso ya se puso a laburar en esto o es una ñoqui Premium la cacatúa?

Gustavo Pertine dijo...

Che imagino que la OA que dirije (aún cuando no cumplía con los requisitos para ser designada) Laura Alonso ya se puso a laburar en esto o es una ñoqui Premium la cacatúa?

Mora Caiciia Mori dijo...

CON EL BLINDAJE QUE TIENE ESTE GOBIERNO NADIE...NADIE SE ATREVE A DENUNCIAR NADA....VOLVIERON LOS MENEM Y LOS YOMA RECICLADOS.....GRACIELA OCAÑA UNA PENA TENIA FUTURO HASTA QUE SE CONVIRTIO EN LA LILITA 2...HOY LA DEJARON EN DESUSO YA NO LA NECESITAN.....UNA PENA..LOS TRAIDORES

Publicar un comentario