sábado, 30 de enero de 2016

Magnetto, en la Rosada

"El Grupo Clarín ya tiene una nueva pelea. Los cambios políticos le pusieron el broche al frente de batalla que mantuvo durante ocho años con el gobierno kirchnerista pero le abrieron uno nuevo: la guerra con Telefónica. La liberalización del mercado de telecomunicaciones que la administración macrista fijó con un decreto de necesidad y urgencia encendió los reclamos silenciosos del grupo español, que visualiza un creciente favoritismo del Gobierno con el multimedios.
La compra por parte de Clarín del 100% de Nextel generó un creciente clima de tensión entre dos de los cuatros grupos que van a marcar la agenda de las telecomunicaciones (junto a Claro y Telecom). El regreso de Héctor Magnetto, CEO de Clarín, a la Casa Rosada (foto) echó más nafta a las especulaciones. La excusa fue una reunión de la AEA (Asociación Empresaria Argentina), pero significó su entrada a la Casa de Gobierno después de ocho años.
El nuevo escenario permite a Clarín comenzar a avanzar en el mercado de la telefonía móvil, que puede brindar así el servicio de triple play (televisión, telefonía e internet). El DNU de medios, en cambio, les puso un plazo de dos años a las telefónicas para a ofrecer televisión por suscripción. Podrían llegar a ser tres años, pero fuentes involucradas en las negociaciones consideran que terminarán siendo dos.
El siguiente punto de discordia estará puesto en la pelea por el espectro. El año pasado, el kirchnerismo licitó frecuencias a Telefónica, Telecom y Claro (pagaron entre US$ 500 y US$ 600 millones cada una). La cuarta empresa fue Arlink (de Daniel Vila y José Luis Manzano), que por no pagar fue obligada a devolverlas, algo que hoy está objetado en la Justicia.
Esas frecuencias las tiene la empresa estatal Arsat. Los adversarios de Clarín temen un acuerdo que incluya hacerse de dichas frecuencias, ya que Nextel necesita más espectro para crecer. “Clarín ya está en un juego que no estaba jugando, y ahora la jugada va a ser ir por el espectro”, describió una fuente del sector.
En el medio, todos los actores seguirán con atención los pasos que dé el mexicano David Martínez, quien compró hace más de dos años la parte de Telecom Italia que controlaba la filial argentina. Socio de Clarín en Cablevisión, pasaría a ser también competencia en el mercado de la telefonía celular. Así, el enigmático empresario podría convertirse en una suerte de árbitro. Ya hay quienes no descartan una fusión Clarín-Telecom, aunque la relación entre esos socios no estaría pasando por su mejor momento.
Martínez ya está a la búsqueda de que el nuevo gobierno lo habilite para tomar el control de Telecom, algo que el kirchnerismo le negó en octubre último, luego de tenerlo durante dos años sin emitir una definición.
La compra de Nextel, decidida en septiembre del año pasado, marcó un quiebre entre el mexicano y el multimedios, ya que él se oponía a la compra de la empresa de telefonía móvil, sobre todo porque generaba ruido en sus negociaciones por Telecom".
Fuente
"Investigador del Conicet, profesor de la UBA y de la Universidad Nacional de Quilmes y autor de varios libros sobre el tema, Martín Becerra dice que los decretos de Mauricio Macri en la materia sugieren que el gobierno tiene una idea del sistema de medios que es del siglo XIX: “Macri ni siquiera tiene una política pro-mercado. Es una política anti-concurrencial, que no estimula la competencia sino que la obtura”, afirma.
-¿Cuál es la idea que tiene el gobierno sobre el sistema de medios?
-El gobierno tiene una idea del sistema de medios que es del siglo XIX, pre siglo XX, es una idea dogmática de la versión más extrema del libre mercado que incluso trajo deserciones dentro del macrismo. No se compadece con la regulación de ningún país del capitalismo. Estados Unidos, Canadá, toda Europa, toda Asia capitalista, todos los países tienen límites a la concentración de medios y telecomunicaciones. El objetivo del gobierno argentino es muy original porque quiere barrer todos los límites a la concentración. Por otro lado, hay otra medida –interesante- que es que prorroga todas las licencias, no sólo la de Clarín, todas en todo el país. Por 5 años con una renovación automática por 10, es decir, hasta 2030. Esto ya lo había hecho Kirchner por decreto 527 en 2005 con todas las licencias de radio y televisión de la Argentina. Ahí las pymes de la comunicación también reciben una especie de guiño menor porque así se valorizan sus licencias. En un escenario de creciente oligopolización de la propiedad los chicos van a vender y los grandes van a hacerse más grandes.
-Eso fue el camino que encontró Multicanal-Cablevisión para crecer como cable operador.
-Efectivamente. El cablero de Gualeguyachú estaba feliz porque recibía a razón de mil pesos dólares por abonado, el sistema se concentró, Clarín creció y los usuarios pagamos con menor cantidad de señales. Hay otro eje fundamental que es permitir cruces entre telecomunicaciones y TV por cable. Telefónica, Telecom y Claro protestan porque recién en 2018 o 2019 van a poder entrar en el mercado del cable.
-El gobierno tiene una idea del sistema de medios de la versión más extrema del libre mercado, que no se compadece con la regulación de ningún país del capitalismo. ¿No deberían estar conformes las telefónicas?
-Si, las telefónicas deberían estar más que conformes, en eso coincido con Clarín. Porque ellos hace 25 años recibieron una red que durante 100 años debía ser solo de telefonía, en poco tiempo pudieron meterse en Telefé y ahora están a las puertas de la convergencia y el triple play.
-Usted afirma que no sólo cambió el discurso sino también las prioridades en la política estatal.
-La prioridad de los gobiernos de Cristina, creo, en el fondo fue alterar la estructura de propiedad para que en donde se sentaban dos se sentaran tres. Lo hicieron mal, con el estilo kirchnerista, con aliados espantosos, con empresarios que ahora no le pagan a los laburantes, de la peor manera. Para eso entendieron en un momento de la historia que tenían que lesionar a uno de los fuertes, que era Clarín. Para el gobierno de Macri, la convergencia es que los cableros y las telefónicas no tengan límite.
-¿Macri tiene una política pro-mercado?
-Yo diría que no. No es una política que estimula la competencia, es una política anti-concurrencial, que obtura la competencia. La idea que Macri exhibió en sus decretos es la idea de un mercado protegido con topes artificiales para actores externos e hijos de Internet. Netflix y WhatsApp, Uber no están regulados por estas normas. Son leyes a la medida de Clarín y Telefónica, dos gigantes que todavía no resuelven las peleas que tienen -y que van a seguir teniendo- y que cierran la posibilidad del ingreso de nuevos actores a través de la renovación de licencias. Se clausura el ejercicio de la libertad de expresión, que el kirchnerismo no practicó demasiado pero habilitó a través de la ley.
-Quienes ayer reclamaban institucionalidad ahora justifican la excepción y al revés.
-Sin duda. En el directorio del ENACOM, de los 4 representantes del Poder Ejecutivo 3 son de los grupos de medios con mayor audiencia de la Argentina. Clarín, Telefónica y Cadena 3 tienen gente de su riñón o por lo menos afín en el directorio. Es un modelo de gestión estatal donde las empresas están sobre-representadas. Si AFSCA permitía hipotéticamente que el oficialismo pudiera, en algún, momento perder la mayoría y el control, ENACOM no lo permite porque 4 de los 7 son definidos por el Poder Ejecutivo y los otros por el Congreso, uno va a ser oficialista: son 5 de 7. Pero además el presidente puede removerlos sin que haya razón. Mayor excepcionalidad que esa no hay.
-Hay un actor de peso del que se sabe poco pero es decisivo, el mexicano David Martínez, socio de Clarín y aliado del kirchnerismo.
-No se sabe cómo seguir esa pista. Formalmente tiene un acuerdo de comprar de Telecom con los italianos por una ganga, menos de mil millones de dólares por una empresa que cuesta mucho más. Funcionó como un comodín para Clarín y el kirchnerismo. Si el decreto 267 de Macri -que crea ENACOM y modifica las reglas del juego- sigue vigente, Clarín no se va a quedar sólo con Nextel: Clarín va a ir por Telecom. Nextel es el 3 % de la línea de telefonía móvil. Telecom es un tercio del paquete de telefonía móvil, un tercio de conexión a Internet de banda ancha y la mitad de la telefonía fija. Si hace eso, es el dueño del circo".
Fuente
"Boca, River, Racing e Independiente no irán más por la TV Pública, salvo para el interior del país.
La televisación de la B Nacional y la Copa Argentina está a un paso de quedar a manos de TyC Sports.
Los encuentros que protagonicen San Lorenzo y el resto de los equipos quedarán divididos entre canal 9, la TV Pública y América.
Habrá publicidad privada pero ya sin el aporte de Iveco.
Se contempla el recorte de la propaganda oficial en las pausas.
En ese esquema, anticiparon a iProfesional fuentes de la industria, asoma claramente un ganador: el Grupo Clarín que, a través de sus señales y operadores controlados, dominará las principales emisiones.
En ese sentido, el multimedio -en combinación con Telefónica- desembolsará hasta $180 millones para emitir los encuentros de los "grandes" antes mencionados.
Al mismo tiempo, la compañía negocia para transmitir los principales cotejos de la B Nacional y la Copa Argentina a través de TyC Sports, firma de la que posee el 50% de las acciones.
Pero hay más: aunque oficialmente el Grupo aún no reconoce las tratativas, lo cierto es que está a un paso de quedarse con las transmisiones de fútbol por teléfono celular. 
Para ello, Clarín se serviría de la tecnología e infraestructura que ya opera su controlada Nextel.
Si bien esta última carece de servicios de 4G, el multimedio evalúa solicitar frecuencias y concretar desembolsos en el corto plazo para otorgarle a la operadora capacidad de navegación a máxima velocidad.
A modo de anticipo de esta maniobra a través de Nextel, en estos días trascendió que los coordinadores de Fútbol para Todos acordaron con la plataforma YouTube vetar la opción que, hasta el torneo pasado, permitía ver los partidos en directo a través de dicho portal de Internet.
La intención, entonces, es concentrar el acceso móvil en la telco adquirida por Clarín en septiembre del año pasado.
"La realidad es que Clarín es uno de los pocos con capacidad para sostener las transmisiones y también en ofrecer millones para quedarse con los partidos de los grandes. Lo mismo Telefe", aseguró a iProfesional un analista de medios, en estricto off the record.
"Por supuesto que hay bronca por el lado de los otros canales pero, bueno, Clarín ya tenía armada una estrategia para el fútbol si perdía el kirchnerismo. Y eso es lo que se está viendo", completó.
"Oficialmente no se admitirá nada hasta tanto se produzca el reconocimiento desde Fútbol para Todos", sostuvo a iProfesional una fuente vinculada a Clarín".
Fuente
Más:
De Macri a Magnetto y banda: "Gracias por venir a apoyar, por poner el hombro"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada