miércoles, 13 de enero de 2016

El verano más triste

"¿Tenés carpas por media jornada?". La consulta, una rareza en la temporada, se repite en los balnearios ante la amenaza de la lluvia. Pero, también, porque hay más lugar disponible que de costumbre y, en consecuencia, existe un margen para tratar de conseguir algún descuento. Esa postal resume lo que está ocurriendo en Mar del Plata este verano: la primera quincena del año empieza a cerrar con señales de crisis a cada paso y en todos los rubros frente a la notoria baja de la cantidad de turistas que llegan a estas playas y, por supuesto, al menor consumo. Sólo hay una esperanza: un excepcional giro hacia fin de mes evitará que este enero se encamine hacia el podio de los más flojos de los últimos diez años.
En el sector inmobiliario reconocen que apenas la mitad de las unidades en alquiler estuvo o está ocupada. En el rubro gastronómico, coinciden que hay un promedio de 30% de la caída en las ventas -no ya en cuanto a la facturación sino por unidad-. Y en el ramo hotelero, que reforzó sus paquetes promocionales, la proyección es cerrar estas dos primeras semanas con no menos de 20% por debajo del rendimiento que el mismo período anterior.
Lo que se ve y vive no es una catástrofe, pero sí motivo para preocuparse. Y mucho. El caudal de público bajó y se nota donde se mire. Desde el Ente Municipal de Turismo admiten una baja del 15% en los arribos a esta ciudad. De hecho, las playas se volvieron espacios más que cómodos. El mal tiempo y la merma de visitantes provocaron que allí donde en cualquier tarde de enero no había espacio para un reducido tenis fútbol, hoy se pueda armar un Maracaná sobre la arena para jugar un cómodo picado de 11 contra 11. Y sin molestar a nadie".
Fuente
"Los primeros en reconocer que la temporada marplatense estaba lejos de ser la que esperaban fueron los martilleros: apenas iniciado el año el Colegio profesional admitió que las reservas de departamentos habían caído un 20% con respecto a enero pasado. Luego las autoridades de Turismo de la Ciudad confirmaron que había entre un 10 y un 15% menos de ocupación. A esta altura ya es vox populi que el verano arrancó flojo en Mar del Plata y que nada indica que vaya a mejorar.
Frente a este panorama, los comerciantes de la ciudad no sólo han tenido que bajar sus pretensiones, sino que están poniendo en práctica diversas estrategias en un intento por salvar la temporada. Es así que algunas inmobiliarias han comenzado a aceptar el pago de alquileres hasta en doce cuotas sin intereses y a tomar inquilinos por día, pero también a bajar los números, algo impensable hace quince dias atrás.
“Algunos alquileres han bajado un 20% desde el arranque del verano. La temporada viene lenta”, reconoció Laura Pareta, una operadora turística de Mar del Plata que asegura que por la falta de demanda un departamento de dos ambientes se puede conseguir hoy en unos 9.000 pesos por quincena".
Fuente
"En Mar del Plata los alojamientos más resentidos en lo que va de la temporada son los de lujo. Algunos hoteles cinco estrellas ofrecen rebajas del 25%. Los apart también sufren la poca cantidad de gente: del 70% de ocupación el verano pasado, al 58% éste. Son datos del Ente de Turismo de esta ciudad, que también indica que los hoteles dos y tres estrellas crecieron apenas y que esta semana la contratación bajó un 10% respecto de la anterior y quedó en 60%. “Si tuviera que calificar esta temporada, diría que es ‘buena’. Pero hay turistas que ya no vamos a recuperar, como el que eligió Brasil porque le convenía el cambio”, dice Miguel Angel Donsini, titular del Colegio de Martilleros. Sólo la mitad de los chalets –$18 mil la quincena, en promedio– se alquilaron.
Hace unos cinco años, volver de algún parador del Sur hacia el centro llevaba hora y media de auto. Hoy no se tarda más de 20 minutos. Había largas filas en las paradas de colectivo. Esos mismos micros ahora van livianos.
Pinamar se llenó de turistas apenas comenzó el verano anterior. Tanto que los derivaban a alojamientos vecinos en Valeria del Mar, Ostende y Cariló. Había colas eternas en los cajeros, el whatsapp colapsaba como en un recital multitudinario y para cenar había que esperar 50 minutos en la puerta del restaurante. Los hoteles de lujo, además, se habían llenado con los turistas ABC1 que no habían viajado al exterior por el encarecimiento del dólar. Este verano, en cambio, la ocupación hotelera es del 66%. Es un promedio, porque en el desglose, algunos fueron más perjudicados que otros: las hosterías de una estrella tienen un 80% de ocupación pero los hoteles de cuatro estrellas, tienen cuatro de cada diez habitaciones vacías, según la Secretaría de Turismo local".
Fuente
Más:
En Córdoba hay un 9 por ciento menos de turistas que el año pasado

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada