martes, 8 de diciembre de 2015

Morales Solá no quiere que Macri sea De la Rúa

Llamativa preocupación de uno de los periodistas más macristas de la actualidad.
Joaquín Morales Solá instó a Mauricio Macri a no dejarse vencer por CFK en el tema traspaso (ariete comunicacional para tapar preocupantes noticias económicas), trance en el que el nuevo presidente increíblemente está gastando crédito.
Antes, había prometido que el porteño no será De la Rúa.
Joaco, el 29 de noviembre: "Para peor, las fiestas de fin de año, siempre conflictivas en el país, llegarán 15 días después de su asunción. Actuará para restablecer cierta noción del orden público.
Vetará todas las decisiones irrazonables que el Congreso tomó en la última hora del cristinismo. Ya lo decidió. ¿Y cómo seguirá la relación con el peronismo parlamentario? Con los gobernadores. El sistema que deja Cristina los convierte a éstos en meros delegados del gobierno federal. Ninguno puede pagar los sueldos si no le llega el cheque del gobierno nacional. Por un tiempo seguirá aplicando la ley de premio y castigo de su antecesora. Así bajó el jueves a cuatro diputados peronistas del Norte. Lo llamó a su gobernador y le hizo una advertencia dura y explícita: "Si no sacás los diputados del recinto no te mandaré el cheque de diciembre." Podrá equivocarse de otro modo, pero definitivamente Macri no será De la Rúa".
Joaco, anoche: "Si vemos las cosas tal como dicen los reglamentos, la tradición y la Constitución lo que está pidiendo Macri es que se haga lo que dice la Constitución, la ley y los reglamentos. Hay gente que dice que Macri debería aflojar para no darle más problemas al país. Creo que el Presidente debe entrar con el pie derecho a la Casa de Gobierno y hacer valer la autoridad presidencial que va a tener en ese momento.
Si Cristina Kirchner se da el gusto de entregarle los atributos a Macri donde ella quiere, va a mostrar una victoria sobre él. No es cualquier cosa, creo que en su carta de Facebook no dijo la verdad, quienes conocemos a Macri sabemos que es imposible que le haya gritado.
Esperemos que Cristina Kirchner reflexione y haga las cosas como Dios manda".
Mientras tanto, Cristina, aprovecha, para meter una cuña en el corazón amarillo: la división entre macristas y michettistas. Pinedo le sirve de "caballero ideal", para un simple testeo de la paciencia de Cambiemos.
Un demo de lo que vendrá.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada