lunes, 21 de diciembre de 2015

Mientras el kirchnerismo llena plazas y parques, el macrismo avanza con desagravio histórico a De la Rúa

"Esos días que estás pum para abajo, con un pesimismo insoportable que te hace ver todo negro. Vas a Parque Centenario, un domingo a la tarde, a escuchar un ex ministro de Economía (sí, un ex ministro de Economía), el del gobierno nacional y popular que gobernó 12 años y medio y se fue abrazado por una multitud en Plaza de Mayo. No encontrás lugar para sentarte porque explota de gente y pensás que sos parte de esa multitud, que sos parte del mismo proyecto de ese ex ministro militante y humilde que se sienta dos horas a explicarnos lo que está pasando y te decís que no todo está perdido, que somos muchos y te convencés que vamos a volver.
Más tarde, ves que en el recital de Fito, una voz lleva a la otra y todos se funden al grito de ¡ohhhhh, vamos a volver, a volver, a volver, vamos a volver! Te decís a vos misma: sí, vamos a volver y ya no estás ni triste, ni pesimista, sino con ganas de volver a encontrarte con todos los que comparten con vos el sueño de un pueblo feliz, los que hoy te levantaron el ánimo".
Fuente

Mientras tanto, el macrismo busca instalar que el 2001 no fue culpa de De la Rúa.
En Infobae: "Catorce años después de su renuncia, cuando apenas había cumplido la mitad de su mandato, Fernando de la Rúa afirmó que su caída "fue un golpe" protagonizado por sectores del peronismo encabezados por Eduardo Duhalde y aliados con dirigentes radicales que respondían a Raúl Alfonsín.
"La última comunicación —recordó— fue con el senador Maestro, que era el jefe del bloque del radicalismo y me dijo que ya no quedaba nada por hacer más que la renuncia. Que Duhalde no aceptaba otra alternativa. Supe después por Gil Lavedra que Maestro me llamó desde el departamento del doctor Alfonsín".
El misionero Ramón Puerta, que también fue presidente en aquella gran crisis, aseguró que "no hubo golpe, y dejó absolutamente fuera de toda posibilidad tanto a Alfonsín como a Duhalde. A Alfonsín por su historia y a Duhalde porque lo conozco: es un hombre incapaz de avanzar en esa posición".
De todos modos, Puerta admitió que, "como está bien descrito en el libro Doce Noches, hay elementos que abonan las dos posiciones", es decir, si hubo o no un "golpe no tradicional" aquel 20 de diciembre de 2001.
Por su lado, el periodista Ceferino Reato, autor de Doce Noches, sostuvo que las razones de la caída de De la Rúa "toman una relevancia especial ahora que el no peronismo ha vuelto al gobierno con el presidente Mauricio Macri".
"Desde que el peronismo irrumpió en la política nacional, hace 70 años, ningún presidente civil no peronista logró terminar su mandato. Una de las grandes dudas es si, cuando está en la oposición, el peronismo se comporta como una oposición leal o no", agregó.
Entre quienes avalan la tesis del golpe figuran el peronista Adolfo Rodríguez Saá, que reemplazó a De la Rúa pero duró apenas siete días y una noche, y el radical Rafael Pascual, ex titular de la Cámara Diputados.
"Yo —dijo Pascual— coincido con De la Rúa. De algún modo, los hechos terminan en la presidencia de Duhalde". Incluyó en ese presunto golpe no tradicional al radicalismo de Buenos Aires, "encabezado por (Leopoldo) Moreau, que era socio histórico de Duhalde en la provincia. Y Moreau era Alfonsín."
También Domingo Cavallo, ex ministro de Economía en la última etapa del gobierno de De la Rúa, está convencido de que hubo golpe: "La crisis política, es decir, sacarme primero a mí, luego a De la Rúa y después a Rodríguez Saá, se produjo para provocar la pesificación"".
Fuente

2 comentarios:

Michael Madison dijo...

Pucha que caló hondo el «pensamiento» posmoderno. Cualquier verdura la convierten en real. Algunos viven en la impostura y se sostienen a golpe de falacia. Apesta.

ram dijo...

Tá lindo, la usina de las grandes ideas amarillas y una de las mejores, reivindicar a chupete, el prescindente de los 40 difuntos, pavada de muso inspìrador que le eligieron al tragabigote.

Publicar un comentario en la entrada