jueves, 30 de julio de 2015

Santi Kovadloff, dando aliento a los devaluadores de siempre

Ayer cerró en Córdoba el coloquio anual de la Unión Industrial de Córdoba, con los clásicos pedidos de devaluación, las quejas por los salarios que se pagan en el país y con Schiaretti prometiendo crear un nuevo impuesto (IVA provincial), como si la experiencia de la tasa vial (que encarece los combustibles) hubiera sido tan exitosa en la provincia, y mientras De la Sota, por el país, promete su supuesta rebaja de impuestos.
En ese marco, vinieron de Buenos Aires, la Fornoni (asegurando que a Scioli no le da para ganar en primera vuelta, ella tan precisa siempre en sus números e intercambios de mails) y Santi Kovadloff, que -según Infonegocios- le bajó línea a los ejecutivos ávidos de pegar un nuevo cimbronazo a la economía argentina (Cristiano andaba pidiendo devaluación a los cuatro vientos).
Santi agarró un par de lugares comunes, le agregó sus clásicos adjetivos republicanistas y le salió esto:
"- En el centro de la crisis argentina está la anemia de valores y, en particular, en los valores que se trasladan con las políticas públicas.
- No es en la locura de la violencia sino de la perseverancia del diálogo que conseguiremos esos valores. Hay que dialogar porque quien no lo hace está ausente y en nuestra especie Dos está antes de Uno.
- En Argentina ha desaparecido la ciudadanía porque se afianzaron las instituciones de la República en función del poder y no de la ley.
- En el país hoy se debate entre la monotonía de la repetición y el riesgo no asumido de la innovación. Innovar no es usar algo nuevo sino perder el temor de la senilidad de lo viejo. Si esto tiene lugar en la política es grave, y en ese sentido Argentina es mediocre porque no piensa. Hay que redescubrir que la política no puede reducirse a un ambiente de especialidades porque el pragmatismo sin subjetividad desemboca en irresponsabilidad.
- El drama del pensamiento autoritario es que es reduccionista. Hoy la ceguera es la forma más exaltada de visión.
- Argentina es el único país de la región que encaró la guerra de la independencia en paralelo a una “guerra civil”. Desde nuestros inicios hay fragmentación. No hemos capitalizado la experiencia si no comprendemos esta fragmentación que arrastramos.
- El camino es aceptando que estamos partiendo de una catástrofe (tres generaciones arruinadas por la droga, un Estado prebendario, desocupación, etc.) y que las corporaciones como las Fuerzas Armadas, los partidos políticos, los sindicalistas que todo lo pueden y los liderazgos mesiánicos son viejos. Hay que trabajar hoy para una mejor educación, que sea axiomática y no sólo técnica, pensando dónde queremos llevar al país de acá a 50 años. Hay que saber que la adversidad es un inconveniente y no un destino. No lo vamos a ver muchos de los que estamos en esta sala, pero... no somos tan importantes para eso, ¿no?".

1 comentarios:

Colombo Maria dijo...

Denuncia por violencia familiar género c/ Artemio López. 30 setiembre 2014 Lavalle 1247Juzgado civil 87

Publicar un comentario