viernes, 19 de junio de 2015

La progre y la peroncha: "Cristina se equivoca"

El progre piensa todo lo que dice el líder, antes de apoyarlo .
Y el peroncho obedece y apoya todo lo que dice el líder, antes de pensarlo.
Los progres son puristas. Los peronchos pragmáticos.
Los progres para confiar en un líder, le buscan la quinta pata al gato.
Y los peronchos con la palabrita lealtad, resumen todo, y apoyan lo que venga.
Creo que cortar un ala, tiene sus consecuencias.
Si bien era un niño y no votaba, si hay algo que le agradezco a los 90 es el haberme enseñado a no comprar cualquier mierda que me quieran vender, con el escudito del PJ.
Y con el manco, siento que me quieren vender mierda con el escudito del PJ.
El peroncho es así de cabeza. Si no comprás cualquier mierda con el escudito del PJ, sos un gorila vendepatria.
26 años después, habiendo vivido neoliberalismo, fragmentación social y casi desintegración de este país, creo que se está repitiendo la historia de 1989.
Por eso, si bien creo que la doctrina peronista es la única que de verdad cambió el país, cuando fue bien aplicada.
Esa lógica idiota peroncha, que bajo conceptos dialécticos como Unidad y Lealtad, bajo los símbolos de El General, La Marchita y el Bombo., le hizo comer 10 años de Turco a todos los argentinos, y jamás pidió perdón.
El progresismo también se debe hacer cargo de esa realidad.
De que cada vez que el barco navegó mejor que nunca, el capitán siempre fue peronista.
Y en nombre del progresismo anti-peronista, los argentinos se tuvieron que comer un gobierno como el de Chupete.
Néstor y Cristina son peronistas.
Pero Cristina se equivoca en manejar a este movimiento como si fuera el viejo PJ.
Muchos votantes se quedan huérfanos. Millones me animo a decir.
La soberbia peroncha se puede llevar puesto el movimiento político más grande de la historia.
Y Cristina se tiene que hacer cargo de lo que decidió.
Si el traidor va por ella, ella es quien lo puso. Y se tendrá que fumar las consecuencias.
Esta lógica peroncha de vivir la política como si fuera un sentimiento futbolero se puede llevar puesto un país. No es joda.
Pero a este país lo reconstruyeron Néstor y Cristina, y los 2 son peronistas.
Pero lo que se hizo es meternos en un callejón sin salida, y tenemos 2 sellos para clavarnos en la frente, ovejita compramierda del PJ o gorila traidor.
Yo no soy ni ovejita compramierda del PJ, ni gorila traidor. Yo pienso.
Y la verdad, me da igual lo que pase en octubre. Creo que van a ser 4 años de mierda, gane quien gane.
Ojalá vuelva Cristina en 2019.

Por Fernando Rengo
Espacio Carta Abierta

13 comentarios:

Dormidano dijo...

Suscribo.

Carolina dijo...

Es el caso de muchos. Increíble como ahora (descartando la decisión de la cúpula, que la entiendo) los soldaditos y algunos generales también, están dispuestos a prescindir de un gran componente de la sociedad que los apoyaba.
Es triste pero están orgullosos de aplicar la vertical, inflar el pecho, sacar chapa de peronistas y mandarnos a votar a Carrió.
Realmente pensé que querían, o al menos necesitaban el voto de todos.

Alejandro Cirilo Gómez dijo...

Te refuto la última oración.
Es ella la que condena al kirchnerismo a ser un "momento" en la historia del peronismo.

Sergio Villone dijo...

Me pareció interesante esta posición de Rengo, más allá de compartirla o no...
Expresa a muchos, por estas horas...
Bienvenidas las contradicciones!!!!

cmfmaris dijo...

Leamos mejor algo inteligente: http://tallerlaotra.blogspot.com.ar/2015/06/el-randazzismo-bannerista-renunciante-y.html

marianosa dijo...

Etiquetarnos de banneristas cool, no es nada inteligente, es escupir para arriba, y romper con un caudal de votos nada despreciable, ¿o el 54% para vos es voto peronista? Ninguna trabnsformacion hubiese sido posible sin ese respaldo popular. No sean necios, queremos garantias de que si Scioli intenta torcer el rumbo, el mismo PJ lo ponga en caja

Raúl C. dijo...

No soy militante, hablo desde afuera.
La bronca se puede entender. Pero un poco de realismo nos dice que no nos puede dar lo mismo lo que pase en octubre. ¿O ya se olvidaron de que enfrente está Macri?
No me gusta Scioli para nada, pero no me da lo mismo 'para nadísima'.
De un lado, un presidente conservador inserto en un campo de fuerzas con mucha proporción K.: vice, legisladores... ¡y Cristina! El campo que le dio gran parte de los votos. Una realidad muy matizada.
Del otro lado, el conservadurismo y el Círculo Rojo mandando directamente, como cuando los garcas se cansaron de intermediarios y en 1976 pusieron directamente a Martínez de Hoz.
Miren si nos va a dar lo mismo...

Sergio Villone dijo...

Después dicen que en el kirchnerismo no hay debate!

Esther dijo...

Sí, hay debate, Sergio, pero no creo que sea el que más convenga.

En contra de lo que cree el autor de la carta, en el peronismo no hay aceptación muda de cualquier orden que venga de arriba. No más que en el radicalismo o en la izquierda. Tiene una historia de organicidad como cualquier otra; sin organicidad no hay partido ni movimiento que aguante. Eso no significa que sus integrantes no sean capaces de pensar ni de rebelarse ante “las órdenes”. Este eje de discusión entre “proges” y “peronchos” no sólo es poco relevante: revela una grieta (ahora que está de moda hablar de grietas…) preexistente en el FPV que hubiera sido mejor discutirla a fondo en otro momento que no sea a las puertas de elecciones difíciles.

(Aclaro que no soy peronista ni tampoco pogre.)

Scioli tenía ya amplias chances de ganar la interna en las PASO. Estaba claro que en octubre el competidor sería Macri. Hoy, desde el punto de vista del proyecto, de las dudas acerca de la integración de Scioli a él y de las diferencias entre ese proyecto y el de Macri, no hay nada de nuevo con respecto a lo que ya sabíamos hace un par de semanas.

La discusión actual aparece por intervenciones/sucesos que cambiaron el carácter competitivo de las PASO dejando en pie a un único candidato. Son decisiones y hechos de carácter político; sería conveniente, entiendo, que se discutieran políticamente. Sin embargo, creo que desde arriba se trata de clausurar esa discusión con elementos simplistas (Randazzo no obedece a la jefa, por ejemplo) y desde abajo surgen estas diferencias de las que hablaba antes, potenciada por una inverosímil incapacidad de contención del FPV, digo, contención hacia adentro. En síntesis: decisiones y hechos que se dieron desde arriba pero que cayeron de improviso hacia abajo, de golpe y porrazo, sin que hubiera ámbitos de discusión “preparados” para esa situación ni tiempo para hacerla.

No es bueno.

Abrazo,
Esther

Sergio Villone dijo...

También se puede pensar que aquellos que sabían que Scioli iba a ser el candidato sólo ven en el Florence Affair una forma de aceptar a DOS, que de paso, va a estar en 678 este domingo, donde lo llamaron buitre no hace mucho.
Con lo poco que coincido de este debate es que no siempre se da lo que más nos gusta. Me parece que el kirchnerismo nos mal acostumbró.

Alejandro Cirilo Gómez dijo...

El problema es que ya están hablando de que la fórmula es una perfecta síntesis del peronismo y que en Mendoza el peronismo va a hacer una gran elección.
Se cagaron en nosotros, pero no le sacan el logo de FPV.

Luis dijo...

Si van a buscar excusas pedorras, por favor, no me vengan con la pelotudez de "afuera ahora se juntan para golpearnos" ¿Que, antes no? ¿Fue todo una jauja? ¿Y con un megagarca balbuceante y obsecuente ante ellos como Scioli los sí que los vamos enfrentar? Ni tampoco el ya estentóreo."que, ¿vas a votar/ahora operás para macri?"

Quedan dos candidatos de la derecha descarada y gorila, y uno es del FPV... y se tomó su tiempo en cambiar los culos naranjas por versos de apuro sobre Nestor & Cristina y poner el logo, Pudiendo haber elegido a Anibal, al Chivo, a Randazzo o a Taiana. Que mirá vos, tambien son peronistas.

Que rápido salta los Pejotistas Renacidos. Que se hagan de abajo los que acusan de gorilas a quienes no rifamos el cerebro y ahora nos negamos a olvidar quien es Scioli porque a dedo eligieron encuestas y se cagaron en la militancia.

En cada pueblo debe haber una pseudounidad basica llamada 'Peronistas Leales a Peron". Son como los que se reunian en feiss aclarando que eran Peronistas y no K. Como los duhaldistas en pena que no consiguieron lugar y quedaron rosqueando con De Narvaez, Massa o Macri todos estos años. Acá, en la costa las semanas anteriores ya no juntaban a nadie, apenas a exMassistas fugados que vuelvieron a sacarse una foto con el macri Bonaerense y aclaran que el kircherismo y ellos no tienen nada que ver. El flujo de guita que los mantenia a flote parecia haber menguado... hasta el jueves. Los hubieran visto, estaban tan felices, y parecia kermesse. Faltaban globitos naranjas o amarillos, es lo mismo.

Scioli ES Macri, y a hacerse cargo. De dejar la provincia mas rica del país en rojo, de ser lobbysta de los agrogarcas, de mantenerse a cuesta de mafia de Otacehé y Cariglino en el conurbano y la runfla de la cana bonarenese, de sacar pibes armados disfrazados de ratis (guiados por exonerados y con 600 palos que antes no tenia para salud ni educacion), de arreglar con moyano antes de el apriete de junio de 2012 y rajarse a pasear por europa y seguir de la manito, De ir a TN a marcar tarjeta cada vez que lo llamaban, De ser un lastre del menemato que el cabezón (al parecer tan querido de muchos de los que insultan arriba) le encajó a nestor en 2003 y jamás pudimos sacarnos de encima. De patear en contra desde entonces y terminar a cargo de un proyecto que nosotros, progres de mierda, bancamos con las manos sucias hasta los codos.

Meses hablando de la militancia (esa que Scioli NO TIENE). Meses conque las PASO eran nuestra interna. Meses y años y décadas con la idea se que se gobernaba por ideas y hechos, no márketing y encuestas. Y el miércoles fue la primera vez en doce años que esa palabra se rompe.

El que vote a Scioli lo hace a sabiendas, sea que mienta como los enojaditos que se ofenden arriba o no. Como seguramente lo haré yo, por no soportar el asco de que su gemelo avance una centesima en las urnas.

Esther dijo...

Buena síntesis, Sergio: el kirchnerismo nos mal acostumbró, aunque no lo veo desde el punto de vista de que nos haya dado lo que más nos gusta (de hecho, hubo muchas cosas que no me gustaron ni pizca).
En tiempos de bonanza todo está bien. En tiempos difíciles (y son los que tendremos desde el 10 de diciembre en adelante, pase lo que pase en las elecciones) se requiere pensar política, discutir política y hacer política si es que se pretende superar esos tiempos difíciles.

Un abrazo,
Esther

Publicar un comentario