viernes, 17 de abril de 2015

A periodista caído en desgracia no lo apoyan ni sus compañeros

Vivió sus días de gloria, que lo hicieron conocido a nivel nacional. Hasta que los mismos mecanismos con lo cuales había denunciado a diferentes dirigentes políticos ahora lo tienen en el centro de la polémica, donde recibe críticas y denuncias de aprovecharse del periodismo para saltar a la arena política.
Él intenta defenderse asegurando que precisamente el establishment político se resiste a aceptar que un outsider venga a "transformar la realidad", según expresó en las últimas horas en la cuenta de Facebook de su programa, ADN, con el cual llegó a ser considerado el Jorge Lanata de Córdoba.
Tomás Méndez, desde hace unos meses, se chocó con su alter ego, el abogado Marcelo Touriño, que con una serie de cámaras ocultas desnudó negociados entre empresarios, políticos y Méndez, que ahora ha llevado a los propios compañeros del periodista a desmarcarse de las prácticas del conductor estrella.
Los trabajadores de los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba, a los que pertenece Canal 10, donde se emite ADN, dieron a conocer un comunicado en el que resaltan que "las prácticas periodísticas deben estar lejos de cualquier tipo de estrategias extorsivas. El periodismo no tiene nada que ver con el trabajo del espía que utiliza cámaras ocultas o genera situaciones confusas con el fin de promover la comisión de delitos para luego denunciarlos como tales. En definitiva, la figura del “periodista encubierto” no existe. El periodismo se ejerce con franqueza. Dando la cara".
La cámaras ocultas fueron el método por excelencia con el cual Méndez respaldó sus investigaciones durante varios años, serie que tuvo como punto más alto las denuncias conocidas bajo el nombre de Narcoescándalo, por las cuales hay una causa judicial en curso y por la que la ex cúpula de la División Drogas Peligrosas de la Policía de Córdoba está presa.
Pero luego de ese logro periodístico, Touriño comenzó a dar a conocer grabaciones hechas por el mismo Méndez y sacadas de su productora por un ex productor de la misma en las que se lo ve a Méndez negociando pauta oficial a cambio de información que perjudicara a la oposición.
En cámaras ocultas recientes, se ve a Méndez negociar una posible candidatura a la intendencia de Córdoba con allegados al gobernador José Manuel de la Sota y se escucha su voz asegurándole al primer mandatario que no tiene nada en contra de él.
"Asumimos que la práctica del periodismo es un proceso complejo y heterogéneo, pero que debe tener márgenes y límites que impidan violar posturas éticas y construir verdades falsas", dicen lo compañero de trabajo de Méndez. "No compartimos la idea de que en nombre del periodismo pretendamos asumir el rol de jueces o fiscales. Mucho menos, de policías. El uso de cámaras ocultas elimina códigos y degrada nuestra profesión. La información se consigue, no se roba", advierten.
"Tomás Méndez puede hacer de sus programas lo que considere. Defender la diversidad es defender la libertad de expresión. Nosotros lo hacemos. Sin embargo, para lo que ya no hay lugar -porque no estamos dispuestos a tolerarlo- es para la falta de respeto y el ataque gratuito. Por eso repudiamos las expresiones de Méndez que, sin precisiones, pretende descalificar a compañeros y colegas –de éste y de diferentes medios- con el único propósito de erigirse en una especie de “Súper Periodista Vengador” que se arroga el derecho a ser el único que dice la verdad", concluyen.
Méndez, este año, no volvió con su formato habitual de programa semanal, sino con sólo dos emisiones. Luego de la de esta semana, escribió en el Facebook oficial del programa: "Vemos que está complicado transformar la realidad desde el periodismo. Resignamos tiempo con nuestras familias y las pusimos en riesgo. Se termina ADN pero puede empezar una nueva etapa, a la que le tienen miedo los políticos y el sistema. Por ahora lo sigo pensando. Pero estoy con muchas ganas de seguir cambiando la realidad y queremos que más gente se sume a este proyecto y desde ese espacio trabajar por las transformaciones en serio de la realidad".
Desde su cuenta en Youtube, Méndez le aseguró a sus audiencias que todo es un complot en su contra, que habría incluido coimas para silenciarlo, y que Touriño lo amenazó y le prometió que nunca iba a poder ser intendente de Córdoba.

1 comentarios:

Unknown dijo...

Mas allá de si Mendez es un chanta o no la nota tiene un titulo que no convence y comienza mal de entrada "Vivió sus días de gloria, que lo hicieron conocido a nivel nacional..."
La nota suena mas a una suerte de resentimiento o celos profesionales que un informe serio.

Publicar un comentario