jueves, 13 de marzo de 2014

La venganza del papa Francisco contra Verbitsky

Luego de las acusaciones de El Perro contra Bergoglio de colaborar con la última dictadura cívico-eclesiástico-militar, desde estructuras mediáticas de la Santa Sede, como el Vatican Insider, un portal del diario italiana La Stampa, se intenta querer lavar la imagen de Francisco, cuando sus niveles de popularidad en gran parte del planeta son altos.
El periodista argentino Andrés Beltramo Álvarez ya dio cuenta de esta maniobra pontificia en octubre del año pasado en el Vatican Insider: "Ironía del destino tocó a un cronista italiano, Nello Scavo, desempolvar las "historias olvidadas" de Francisco. El 14 de marzo, junto con la sorpresa por la elección del "Papa venido del fin del mundo", la prensa internacional reportó sobre el supuesto "pasado oscuro" del nuevo pontífice. Desde un concreto sector político sudamericano se acusó al obispo de Roma del peor de los delitos del cual se podría acusar a un argentino: colaboracionismo con la dictadura.
El artífice de la denuncia es Horacio Verbitsky, director del diario Página/12, "catedral" del periodismo de izquierda argentino. En su país todos reconocen su aporte en la reconstrucción de la suerte de miles de desaparecidos durante el férreo gobierno militar. Pero también allá todos saben que los libros y documentos por él producidos fueron posibles gracias a su paso por la red de inteligencia del grupo guerrillero de Los Montoneros.
Hasta ahora nadie se explica cómo pudo Verbitsky salir ileso de la persecución de los generales pese a su participación activa en diversos secuestros y atentados con bomba. Algunas investigaciones justifican este insólito hecho vinculándole con los servicios secretos de los Estados Unidos. Una versión jamás desmentida.
El encargado de "responder", aunque no directamente y menos en forma dialéctica, al director de Página/12 sobre sus acusaciones contra el Papa es Nello Scavo. Y lo hace, como dijimos, desempolvando las historias deliberadamente olvidadas de cómo actuó Bergoglio en tiempos de la dictadura.
Deliberadamente olvidadas no sólo por el actual gobierno de Argentina, que por años consideró al arzobispo de Buenos Aires como un elemento incómodo y un líder de oposición. Olvidadas también porque el protagonista nunca quiso llevar la cuenta de las personas que directa e indirectamente salvó en tiempos de la junta militar.
El texto, que enfoca bien los casos y logra transmitir los dramas humanos, tiene sólo un defecto. No logra reflejar, a cabalidad, el escenario de enfrentamiento social que precedió al golpe militar y que explica (aunque para nada justifica) la ferocidad del ejército. Una carencia más imputable a la nacionalidad extranjera del autor. Lejanía de los hechos que es muy eficaz para otros pasajes del volumen.
De todas maneras no deja de ser un testimonio único. Útil no sólo porque contradice la tesis de los acusadores del Papa, sino porque entrega a la historia la radiografía de un joven provincial jesuita que arriesgó incontables veces su vida para mantener a salvo a personas que habían quedado en la mira de los militares. Repasa, con nombre y apellido, las peripecias de aquellos que vieron de cerca la muerte hasta que se atravesaron con aquel sacerdote capaz de ayudarles a escapar sin pedirles nada a cambio".
La operación papal también incluye una película, al estilo de La Lista de Schindler: "La cineasta italiana Liliana Cavani -directora de las célebres 'El portero de noche' y 'Más allá del bien y del mal'- afronta otro gran desafío fílmico. 'La lista de Bergoglio' será su nueva película y abordará la conducta del Papa Francisco durante los años de la 'guerra sucia' de la dictadura argentina (1976-1983), cuando miles de opositores y guerrilleros fueron secuestrados, torturados o acabaron en paradero desconocido.
La directora, que ya cuenta con dos películas acerca de la vida de San Francisco de Asís e su filmografía -más una tercera en preparación-, ha sido fichada para este proyecto por la productora italiana Claudia Mori. Esta ex cantante y actriz compró los derechos del libro del periodista Nello Scavo, 'La lista de Bergoglio', publicado en octubre en Roma.
'La lista de Bergoglio' -inspirada en 'La lista de Schindler'- recoge testimonios de religiosos y laicos de la iglesia que fueron salvados. "Unos lo llaman 'gesta', otros 'buenas obras', un Bergoglio desconocido buscando la forma de evitar los controles, despistar a la policía, engañar a los generales. Para llevar sanos y salvos más allá de las fronteras a jóvenes destinados a los mataderos clandestinos", escribió Scavo en Perfil.
Según el periodista italiano que entrevistó en Argentina a muchas personalidades y gente común "para arriesgar una estimación prudente se diría que el padre Jorge le salvó la vida a más de un centenar de personas. Otras decenas, como veremos, fueron salvadas 'preventivamente', es decir advertidos por él antes de que pudieran ser secuestradas"".
Beltramo Álvarez, en su blog Sacro y Profano, habla de la próxima reunión entre Bergoglio y Cristina: "El pontífice y su invitada compartirán la mesa, como exactamente un año atrás. El 18 de marzo de 2013, el día anterior de la misa de inicio del pontificado, ambos almorzaron en Santa Marta y –según numerosos observadores- allí “fumaron la pipa de la paz”. (...) as actuales relaciones entre el gobierno de Fernández de Kirchner y la Iglesia católica pasan por el momento más serenos de los últimos 10 años. Algunos observadores hablan de “reconciliación” y otros de “normalización”".
Hoy, en los diarios del país, hay miles de elogios para la máxima autoridad de la Iglesia Católica, especialmente en aquellos medios opositores al gobierno nacional, que sueñan con un Bergoglio más agresivo con CFK. Mientras, en Página 12, la columna por el primer año de papado de Bergoglio es escrita por Febbro, que consigna que "ni a la izquierda, ni a la derecha, ni en el seno de las congregaciones que, hasta hace unos meses, batallaban y se conjuraban sin piedad en el corazón secreto de la Santa Sede, no se escucha ninguna voz discordante. (...) La misma noche de su elección, ante una plaza San Pedro todavía fría, Francisco reformó el papado y se ganó el amor de la gente con un par de gestos y un puñado de palabras. (...) Los ejércitos de las sombras aprietan, por ahora, sus labios y esconden sus cruces puntudas. La legitimidad popular que adquirió Francisco los asusta. En 365 días, Francisco erradicó las confrontaciones entre cardenales, bancos internacionales y banqueros y lanzó una ambiciosa reforma interna cuya necesidad pocos esconden. (...) Mucho consenso, pero también deudas. Con una hipocresía sin piedad, el Vaticano sigue escondiendo del tema de los abusos sexuales cometidos por sus representantes en todo el planeta. Su responsabilidad es aplastante. Esa deuda Francisco aún no la ha pagado abiertamente".
Y Télam lo elogia: "El Sumo Pontífice no sólo es el líder de una de las religiones monoteístas con más fieles alrededor del mundo, sino que, además, la forma en la que se comporta lo transforma en un interlocutor buscado por los principales referentes políticos, sociales, culturales y religiosos".

Más:
Jorge Mario Bergoglio Like Oskar Schindler? Interview with Nello Scavo

4 comentarios:

Julián Ariel Alexis Otal Landi dijo...

Un año de la asunción: un año de que nos cagó la vida. Si no hubiera sido por eso, la reforma del Código Civil no estaría cajoneado por lo retrogrado y hubiera salido progresista y amplia; ¿se estaría discutiendo el aborto? quizás, mal que le pesara a Cristina...Ahora parece que somos del Internacional fans club Pancho I. Odiabamos tanto a Bergoglio pero a Francisco lo adoramos...
Muy buen post! Abrazo

Diego dijo...

Que Bergoglio haya salvado algunos (y abandonado a otros ya que estamos, sabemos que en la Argentina la "cuña" y las "amistades" adecuadas lo arreglan todo) no exime a una iglesia que apoyó oficialmente a la dictadura, de la cual consiguió privilegios de los que aún goza. De nada sirve apelar a las individualidades de alguno de sus miembros. Sería felicitar al papa solo por ser (o aparentar ser) un poco menos reaccionario que el grueso de la curia.
Si algo me defraudó del actual gobierno, es ese súbito amor por Bergoglio, después de años de enfrentamientos y descalificaciones de él para con Cristina, hacia su investidura y su condición de mujer. Pero como "Francisco" es muy popular, hay que hacerse amigo, así como la oposición hace otro tanto para acarrear agua a su molino. Ahora son todos recatólicos y recopados.

Mariano T. dijo...

Si no les gusta Bergoglio gritenló!
Sino parecen el perro Patan mascullando por lo bajo. Patetico!

Diego dijo...

No necesito gritar nada ni darme golpes en el pecho. Eso se lo dejo a los fans del monarca autócrata con tintes de progre. Patético!

Publicar un comentario