domingo, 31 de marzo de 2013

¡Regresa La Batalla Cultural!

Víctor Heredia: "Hay ya instaladas unas reglas generales que no pueden desaparecer. Yo me doy cuenta que no se puede modificar el curso social y político que tomado nuestro país y Latinoamérica. Este tiempo sin figuras tan fuertes como Chávez o el propio Kirchner, me dio la pauta que esto, por suerte va a continuar por esta senda. El peso de su opinión, aunque algunos intentaban menoscabarlos, era sustancial. Y hoy las ideas principales de su modelos y su forma de hacer política, pensando en los que menos tienen, y el rol de un Estado presente, hace que todos estemos de acuerdo en ciertos puntos, en los que hasta los representantes más retrógrados no pueden volver atrás. Por suerte.
El pueblo no se equivoca, la oposición no tiene argumentos valiosos en contra de lo que se está haciendo; no tiene propuestas, la gente se da cuenta de  la banalidad del invento y debate falso. Porque por delante hay realidades, y otras variables de ajustes, distintas a gobiernos anteriores".

León Gieco: "Cuando Néstor Kirchner tenía que negociar en Europa con el FMI escuchaba “De igual a igual” y me decía “mis problemas empiezan a la mañana cuando me baño, escuchando tus discos”. Refleja también el asunto de que a los inmigrantes latinos siempre se los trata de echar de Europa por “sudacas” y se olvidan de que este país les abrió las puertas en el año 1880 a todos los que huían de las guerras y forjaron este país. Por eso esa canción dice que “si vos pedís que yo regrese al lugar donde nací, saca tus empresas de aquí”. Los habitantes americanos ni saben dónde queda Argentina, pero las minas de las que sacan oro y se lo llevan, que son de este territorio, las conocen bien. Saben qué avión tomarse para venir a molestarnos. De la Escuela de Las Américas también supieron muy bien dónde quedaba Argentina para venir a enseñarles cómo torturar a genocidas como Pinochet y Jorge Rafael Videla. También “Solo le pido a Dios” habla mucho de este país, de la guerra de Malvinas, de la traición de Perón luego de votar a Cámpora. Cuando lo vi a Perón junto a la estúpida facha de su mujer, junto a López Rega, decía que ese no era el mismo que desde España proclamaba: “si yo fuera un joven argentino estaría tirando bombas”, al contrario, vino y nos echó a todos. Cuando la echaron a Mercedes Sosa, también se refleja en esa canción, a Horacio Guarani y hasta yo me tuve que ir. El argentinito, que es la canción que actualmente más identifica al ser nacional. Porque describe a ese pequeño facho que todos tenemos adentro, es una derivación cultural que algunos tienen incentivado ahí arriba de los pensamientos todo el tiempo, como el Jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, que dice la pobreza en Capital es por culpa de los inmigrantes peruanos y bolivianos, exceptuando toda culpa de corrupción, de los militares, o de él mismo que es un ineficiente, un mediocre empresario, sin ninguna buena referencia, para mí. Desde que lo votaron es la piedra del zapato. Si hubiese estado un gobierno en Buenos Aires parejo con la manifestación del poder central, hubiese avanzado mucho La Capital. Por otro lado estoy yo, que todas las mañanas pisoteo a ese argentinito facho para que no vuelva a aparecer nunca".

Darío Grandinetti: "Toda la vida dije lo que pienso y muchas veces me equivoqué. En su momento yo también quería que se fueran todos, y desconfiaba de todos. Cuando asumió Kirchner me sorprendió que pareciera gente normal, pero no confiaba. No lo voté porque no estaba en el país. En ese momento yo creía que en la política eran todos lo mismo. Con algunos años de Kirchner en la política, entendí que no es todo lo mismo; también que la política no es el juego de la oca, que es verdad que hay que meter la mano en la mierda. Este proceso lleva un tiempo, pero me sorprende el poco tiempo en que se hicieron tantas cosas. No creí ni que mis nietos fueran a ver el país que estoy viendo yo.
Yo hago giras por todo el país. En 2001 el país estaba caído a pedazos, cuando volví a recorrer el país en 2007, y luego en 2010 y 2011, la historia era otra. Cuando viajaba para filmar en España, me cansaba de ver en Ezeiza a científicos y jóvenes que se iban del país. En el ’90 Cavallo privatizó la ciencia. No nos podemos olvidar de eso. Eso es lo que le pasa ahora a España. Eso es algo que no le deseo a nadie más, todos deberíamos aprender de lo mal que nos ha hecho mirar para otro lado en el pasado".

0 comentarios:

Publicar un comentario