domingo, 24 de febrero de 2013

Clarín no dice nada del pase de Tinelli a Telefé

Quizás con el silencio quiera mitigar el golpe que le significaría perder a su principal estrella. Apenas dos notas aparecen en el buscador de clarin.com (una ayer; la otra, el jueves. Ambas, en la sección Espectáculos). Hoy, ninguno de sus columnistas, siempre tan arrojados a abordar las principales noticias de la semana, nada escriben sobre una de las principales de la que ayer terminó. Si hasta podían enrostrársela a una nueva turbia y perversa movida del kirchnerismo para avanzar sobre las pocas voces críticas que quedan en el país. O afirmar que es un movimiento desesperado del actual régimen que no se banca ni un Gran Cuñado. Lo que sea (por ejemplo, hoy, Susy Viau destila todo su odio contra CFK -"la muchacha de Tolosa"-, con imágenes de una viuda desgraciada, una modelo frustrada, una imitadora de Fátima Florez, una frívola desalmada, con alma de mármol y todo eso... Se podría haber armado algo con respecto al tema de Marce. Lástima que no le llegó la autorización). Pero no. Nada. Ya vendrá La Nata con alguna columna psicológica como la de ayer para explicar este raro silencio.
¿Quizás era por esto que Adrián sentía miedo?
Según Perfil, Suar le va a entregar todo menos el... puesto de programador a Tinelli., con tal de que éste se quede durante su alicaída gestión (la crónica de Grillo Trubba es un desfile de todos los fracasos del ex de Araceli al frente de Canal 13). ""Esto va a ser como el Fútbol para Todos", dice la fuente de El Trece, en tono resignado y resguardando el anonimato. En verdad, si de ser específicos se trata, para el Grupo Clarín sería como cuando perdió la exclusividad de la transmisión deportiva, pero también como cuando Cristóbal López le birló al mayor rating que tenían en Radio Mitre, Chiche Gelblung. En esta oportunidad, el empresario del juego, del petróleo, de los medios y vaya uno a saber qué más, le arrebatará, casi con seguridad, el as de espadas de El Trece. En el orden del ajedrez, el Grupo Clarín perdió, entonces, primero en el cable, luego en la radio y ahora en la televisión abierta", grafica el diario de Fontevecchia (quien en su columna de hoy llorisquea porque nadie quiere comprar su Editorial; objetiva e independiente, claro. Ah: agrega que Alberto F -"entonces jefe de Gabinete y simultáneamente operador de Clarín en el kirchnerismo"- le consiguió Tinelli a El Trece).
El que tampoco se animó a escribir sobre las desgracias de Magnetto fue El Sirviente, que prefirió despacharse con una columna más sobre la Tragedia de Once y cómo poder utilizarla para desgastar al gobierno nacional.
El tema, en La Nación, lo aborda Ricardo Marín, quien apunta: "La ida de Tinelli de El Trece, en realidad, sería el corolario de un conflicto que se viene desarrollando desde el momento en que el conductor y directivo de Ideas del Sur hizo pie en la emisora del Grupo Clarín. Por un lado él nunca se sintió del todo cómodo con la manera en que el grupo empresario lo trataba. Esa incomodidad la hizo pública ya el primer año quejándose de la manera en que el diario hablaba de sus programas. Luego tuvo problemas con los horarios en que iban sus ciclos. Ya más cerca en el tiempo, el año último saltó el conflicto que crea la convivencia en una misma empresa de dos productoras fuertes, Ideas del Sur y Pol-ka, compitiendo allí por sus porciones de espacio, con la agravante de que una de ellas es propiedad del responsable de contenidos del canal, Adrián Suar. Aunque muchas veces trataron de disimular, la competencia entre Tinelli y Suar siempre estuvo vigente y se expresó públicamente en 2012, cuando Tinelli retrasó su vuelta a la pantalla, casi hasta mitad de año. Los desacuerdos salieron al aire en varias emisiones de ShowMatch en los que, con un barniz de humor, el conductor se quejó por ser ignorado por las autoridades del canal".
Por supuesto, que ninguno de los valientes, objetivos e independientes periodistas de La Nación (Joaco, Marianito, el procesado Pagni, Venturita, Laborda, etc.), no sólo el pobre Sirviente, escribió nada (excepto el citado Marín) sobre el probable cimbronazo que está sintiendo el cómplice de sus patrones. Los de Perfil tampoco (el dr. Nelson, Pepito, Leuco Metralleta, Quintín, etc.), excepto su dueño.
Ahora se entiende cuando Adrián decía tener miedo.

4 comentarios:

ram dijo...

También se explica así el entusiasmo puesto en "cuestiones menores" (para ellos) como la tragedia de Once, era imprescindible tanto dolor ajeno para disimular el propio, sí, dolor, "miedo" (¿o mejor dicho cagazo suarístico?) por la guita y la influencia que se les va, y se les va sin vuelta.
Un lindo espectáculo, hasta podríamos ponerle el wagneriano "Ocaso de los dioses" como cortina musical....

Sergio Villone dijo...

Para mí tendrían que reemplazarlo con Georgie... Esta vez, sin plumas...

Jorge Blanco dijo...

Tan deseperados están como para pagarle 30 millones de dólares a Tinelli para hacer "Bailando por la re-re". Será que le tenían miedo a la imitación que podían a ser de Kris.
Esperaban que anunciando el pase de Tinelli el mismo día del aniversario de la tragedia de Once iban a tapar un poco el tema. Esperan que Tinelli haga por Kristina lo mismo que hizo por Menem.

ram dijo...

Y no, don jorge, uno espera que tinelli haga el laburo que de verdad está haciendo, demolerles el negocio. El tema es, fue y será la guita y no uno o diez programas pedorros, no hay imitación que compense la millonada que se van a perder ni, menos que menos, la imagen que tienen de decadencia terminal.
La gente, de paso, no es tan estúpida, le podrá vender un alica alicate una vez, pero cuando se ven los resultados del chef de la olla vacía y la cocina apagada, chau...
Búsquese algo mejor que la Kris igual a la laucha riojana, no le va a andar.

Publicar un comentario