viernes, 2 de noviembre de 2012

Los escribas de los fondos buitre

Y de los deseos de Magnetto de que al gobierno nacional se le acabe la plata. Anoche, con los Generales, en Código Político, Luisito Barrionuevo los entusiasmaba: "Se acabó la chequera".
Bonelli: "Según el banco JP Morgan, la Argentina tiene un riesgo superior a Venezuela y también, increíblemente, al de naciones en crisis como Grecia y España.
Informes secretos de Wall Street explican por qué existen estas contradicciones que afectan al país. La Unión de Bancos Suizos distribuyó un “paper” cuyo título ya refleja un diagnóstico muy desalentador. El hermético trabajo de Javier Kulesz se denomina “Argentina, ¿la luz de un tren al final del túnel?”. El documento fue emitido el último lunes. Ese día, el influyente fondo de inversión internacional Torino Capital distribuyó un documento aún más pesado. Jorge Piedrahita, su responsable, sostiene: “Creemos que hay más de un 50% de probabilidades de que los pagos de todos los bonos argentinos sean pesificados”. Cristina Kirchner tuvo que enfrentar el costo político de estas dudas, porque en su Gabinete no tiene un solo funcionario que sea creíble en el exterior".
Laborda: "No pocos economistas señalan que la debilidad de las reservas del Banco Central resulta indisimulable y que pocos países de la región tienen una cobertura tan pobre de la base monetaria y los depósitos a la vista (M1). Como destaca Agustín Monteverde, el problema es que se emiten pesos para financiar el gasto del Estado y también para comprar dólares, que son usados para pagar deuda, por lo que cada vez hay más pesos en el mercado y menos dólares. Esta situación es la única que explica la creciente profundización del cepo al dólar. Pero mientras la Argentina avanza hacia una virtual criminalización del mercado de cambios y se aísla del mundo, países como Chile obtienen financiamiento internacional al 2,3% a diez años y al 3,7% a treinta años. Si consiguiera quien le prestase, la Argentina debería pagar hoy un interés seis veces mayor".

1 comentarios:

Dormidano dijo...

A la campañita ésta agregué a Daniel Artana que hoy anduvo sumando papas al guiso.
Digo yo ¿hasta cuándo estos fatuos economistas bonsai abandorán su lobby?
A veces me resulta complicado creerle a todas las evidencias que muestran como éstos tipejos laburan para los especuladores a pesar de los daños que causan.
Un asco rayano en la violencia, le voy a decir.

Publicar un comentario