miércoles, 14 de noviembre de 2012

Desde enero, el país deja de mantener el subte de los porteños

Van der Kooy: "Mauricio Macri parece haber leído con mayor justeza y celeridad que Cristina Fernández algunos de los múltiples mensajes que volcó la movilización imponente del 8N. En vez de reparar en la importancia de la elección del nuevo mandatario de la República China, como reaccionó Cristina, prefirió hurgar un corte definitivo al conflicto del traspaso de los subtes que lo tenía maniatado desde finales del año pasado.
A Macri se le puede haber empezado a encoger el tiempo de la especulación política que signó hasta ahora su segundo mandato.
La consultora Managment & Fit le otorga en un trabajo de fines de octubre el mismo grado de aprobación que de desaprobación a su tarea (43%). Aunque esa paridad se convierte en un triunfo rotundo cuando se repasan los números de Cristina en el distrito porteño: posee un 65% de desaprobación contra un 26% que aún la aprueba.
Los porteños aguardaban ese gesto del jefe de Gobierno conscientes de que Cristina se había desentendido definitivamente de la cuestión.
Macri asume ahora, de verdad, más riesgos que otra cosa. Pero tampoco había cosechado demasiado rédito político especulando o resistiendo. ¿Para qué seguir así?".
Sylvestre: ""La lluvia y la basura se llevaron todo lo que podíamos capitalizar del 8N... Necesitábamos un golpe de efecto"”. El que habla es un funcionario Pro, habitualmente autocrítico, tras el discurso de Macri donde anunció que finalmente se hará cargo del subte a partir del 1 de enero del 2013.
En el camino quedaron dos oportunidades de negociar un acuerdo mejor para la ciudad: el famoso acta-acuerdo del 3 de enero de este año, por el cual Macri se comprometía al traspaso, y una negociación posterior, de mitad de año, entre funcionarios de Macri y el Ministro Randazzo, que el propio Macri se ocupó de arruinar dejando mal parado a sus funcionarios por hacerle caso al ala más dura del Pro que le aconsejaba no hacerse cargo.
Ahora, la realidad, las necesidades políticas y el compromiso que había asumido en su momento lo acorralaron para que tome la decisión anunciada ayer. El traspaso se hará por una ley de la legislatura que será elaborada contra reloj, lo que demuestra la urgencia política de Macri de mostrarse como que se hace cargo de algo, y que necesitará del voto de 31 legisladores porteños.
La aceptación por parte de Macri del subte formaría parte del acuerdo alcanzado en la Ciudad de Buenos Aires por el macrismo y el kirchnerismo que habilitó la venta del edificio del Plata, y dispuso de nuevas normas para terrenos públicos en distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires. Los hacedores de ese acuerdo político -hace aproximadamente diez días-fueron el Viceministro Axel Kicillof y el titular del Anses, Diego Bossio, por parte del gobierno nacional, y el legislador Cristian Ritondo, por parte del macrismo.
Macri se vio obligado por necesidades políticas al anuncio de ayer.
Las últimas encuestas lo muestran en una meseta, sin capitalizar el descontento de cierto sector de la población hacia el gobierno nacional y con pocas posibilidades en el interior del país. “En el Conurbano una cosa era el Macri presidente de Boca, que medía muy bien, y otra el político, que mide poco”, señala un consultor que suele trabajar para el macrismo. “El Pro necesita de un Miguel del Sel en la provincia de Buenos Aires si quiere tener chances políticas”, aporta el mismo consultor. Por eso han estado tanteando a Martín Palermo para diputado nacional sin obtener respuesta positiva, y al economista Martín Redrado en la Capital".
Pertot: "Y un martes 13 Mauricio Macri finalmente aceptó el traspaso del subte. El jefe de Gobierno dio una conferencia de prensa en la que, contra todas sus afirmaciones previas, admitió que era su responsabilidad hacerse cargo de la red de subterráneos. “No nos quedaba otra frente al autoritarismo y la negligencia del gobierno nacional”, se justificó. El líder del PRO esquivó las preguntas sobre si dispondrá un nuevo aumento de tarifa, algo que en Bolívar 1 dan por seguro. En su momento habló de 5,50 pesos. Ayer anunció que presentará un proyecto de ley ante la Legislatura, pero no dio detalles sobre si incluirá subsidios al subte y si impulsará para financiarlo la creación de nuevos impuestos a los combustibles o la suba de patentes y peajes. Se trata de alternativas que se venían discutiendo. Cerca de Macri sostuvieron que analizan también ir a la Justicia por las inversiones que le exigen al gobierno nacional.
“Vamos a ser muy exigentes con la concesionaria y con los gremios, que no son los dueños del subte”, anunció Macri los nuevos conflictos que vendrán. La empresa del Grupo Roggio aseguró que tomará el traspaso con “actitud positiva” y recordó que el subte es seguro, a diferencia de lo que dice Macri. El metrodelegado Roberto Pianelli consideró que la decisión la tendría que haber tomado en enero de este año".
González: "Las imágenes de las calles porteñas inundadas y una fotografía inoportuna con la banda retro de rock Kiss a la misma hora de los apagones pusieron a Macri contra la pared. Las encuestas le mostraron números preocupantes y por eso el jefe de gobierno porteño quemó las naves anunciando que se hacía cargo del subte, un servicio que está hoy al borde del colapso.
Macri debe demostrar ahora creatividad para generar el financiamiento; debe evitar que todo el peso del traspaso se transforme en una tarifa invíable para los porteños y debe convencer a una sociedad desencantada que puede estar a la altura de los desafíos de un candidato presidencial".
Wainfeld: "El sideral aumento del boleto decretado por el macrismo poco tiempo después fue un rotundo principio de ejecución, sólo admisible si lo decidía quien tenía a su cargo el servicio. Pero “Mauricio” se echó atrás, mascullando quejas y victimizándose. Los medios dominantes, para variar, lo arroparon. Ningunearon, sin mayor elegancia, la palabra escrita. Se valieron de subterfugios de lenguaje: “A Macri le tiraron el subte por la cabeza”, “fue obligado”. Curiosos republicanos los que moran en estas pampas: se llenan la boca exigiendo institucionalidad y apego a las normas... salvo cuando quien las vulnera lleva su propia camiseta, la amarilla.
Hacerse cargo tiene sus riesgos, la molicie y la infancia de Antonia tienen sus encantos... pero el jefe de Gobierno está forzado a espabilarse y tomar algún toro por las astas. El rezongo, la narrativa familiar tocan su techo, aun con la amigable paciencia de los medios.
El 2013 podría servirle a Macri de trampolín a la escena nacional o a una pileta más o menos vacía, según pinte. La Ciudad debe renovar sus tres senadores nacionales. El PRO no tiene ninguno. Quedará muy en falsa escuadra si no gana las dos bancas de mayoría en el único distrito que gobierna y uno de los muy pocos donde cuenta con fuerza propia".
Rumeau: "El equipo de comunicación liderado por el secretario General, Marcos Peña, y su par de Medios, Miguel de Godoy, entendió que se imponía un gesto de responsabilidad y gestión por parte del jefe comunal. Y que hacerse cargo del subte implicaría menos costos políticos que no aceptarlo.
La jugada se concretó bajo un profundo hermetismo y sorprendió a la propia tropa. Por caso, los legisladores del PRO se enteraron por los medios que Macri haría el anuncio ayer, justo cuando estaban reunidos con los Metrodelegados para iniciar una ronda de diálogo".

1 comentarios:

Dormidano dijo...

Pura especulación.
Lamentablemente para los subtes, Mauricio no tiene uñas para tocar esta guitarra.

Publicar un comentario