domingo, 24 de junio de 2012

La severidad de CFK

En medio de un mar de cargas positivas hacia el rubio Hugo en la gran mayoría de las columnas de opinión de Clarín, La Nación y Perfil (recuerden que están construyendo la endeble transición de ese demonio que implacablemente diseñaron para las chicas de Recoleta fácilmente angustiables a una imagen más moderada del "líder camionero"-le dicen ahora-, para quizás el miércoles ya llenarlo de los clásicos elogios libertarios -muchas de esas columnas se encargan hoy de despegar al bueno de Hugo de cualquier intento golpista onda paraguaya, aunque se les caiga la baba), Pagni da en el centro de un proceso que poco es atendido por los grandes medios y grandes porciones sociales en términos de satanizar las peleas (amigo-enemigo/ex amigo-ex-enemigo/y variantes) y no ver la renovación (por muchos de ellos reclamada durante décadas): "La tensión política se irá agudizando porque, como la señora de Kirchner, también los sindicalistas creen ser víctimas de una conspiración. Luis Barrionuevo, que suele decir todo lo que piensa, explica: "Cristina nos quiere reemplazar. A nosotros, a algunos gobernadores, a muchos intendentes. La única duda que tiene es si le alcanzará el tiempo. Pero ése es su proyecto". Barrionuevo acaso ignora el respaldo histórico de su tesis. El 24 de mayo de 2006, Néstor Kirchner convocó a su primer acto en Plaza de Mayo, organizado por Moyano y los intendentes del conurbano. Dos días más tarde, durante un asado, en Olivos, la esposa le preguntó: "Ya te diste el gusto de tener tu plaza. ¿Ahora vamos a seguir con esos aliados? No olvides que vinimos a combatir a esas corporaciones".
Los dirigentes sindicales fantasean con agresiones ejecutadas por Máximo Kirchner, La Cámpora y, sobre todo, Axel Kicillof. Creen que Kicillof aconsejó a la Presidenta intervenir la central obrera. Importa poco. "Robespierre" hizo algo tal vez más ofensivo: expulsó a los representantes de la Anses en empresas privadas que tenían origen sindical.
Moyano asegura: "Todo cambió con la muerte de Néstor". El tiene más evidencias que Barrionuevo de su propia finitud. Desde el mundo del transporte, ya vio partir a Jaime, a Pedraza, a Schiavi, a Cirigliano y a De Vido. En vez de cerrarle las causas judiciales, le abren otras".
En el caso del reemplazo de viejos caciques desgastados y desprestigiados en lo sindical, no veo quién vendría a ser el cambio, no sólo de caras y estilos sino principalmente de prácticas y asunción de un rol que dinamice las relaciones laborales desde aportes significativos para el país, con ingenio y valentía por ganar nuevos espacios regalados por aquéllos de antaño, aunque todavía con peso.

2 comentarios:

artemuros dijo...

No se entiende muy bien de qué "severidad" hablás., si CFK tuvo que regresar 24 hs antes al país, y los nenes de La Cámpora estuvieron bien guardados...
Desde ya que Moyano es un burócrata sindical, pero CFK y cía. no tienen ningún proyecto auténtico de "renovación"(no pueden tenerlo, son un gobierno burgués al que le viene muy bien que la CGT se divida en 4 o 5 tendencias enemigas); a lo sumo, cambiar a Moyano como "interlocutor válido" por Pignanelli o Caló...

Acá, un análisis de estos días: http://eldiablosellama.wordpress.com/2012/06/22/guerra-en-el-pj-movimiento-obrero-e-izquierda-algunas-notas/

Saludos,
DP

Sergio Villone dijo...

Con severidad me refiero a esa supuesta característica de que cuando se enoja con alguien y/o piensa que debe cambiar una situación no le importa si el otro es amigo.
Gracias por tus aportes, aunque no deja de sorprenderme que apoyen el paro oponiéndose: "Como señala el comunicado del PTS del 21/6, “Moyano terminó firmando por el 25,5% en tres cuotas, cifra muy inferior a la expectativa que tenían millones de trabajadores, incluidos los de los gremios que ya habían cerrado las paritarias. Asimismo no esconde su alianza política con el gobernador Scioli, tan antiobrero como el gobierno nacional kirchnerista. De ahí que no levante la necesidad de un plan de lucha nacional con las reivindicaciones de todo el movimiento obrero.”

Por ello, nuestra participación en el paro y la marcha del 27, así como la Conferencia Obrera que haremos el 8 de julio en el Estadio cubierto de Ferro, apuntan, entonces, a desarrollar y consolidar una fuerte y amplia fracción clasista entre los trabajadores, con una política independiente de las patronales, y de todas las fracciones políticas burguesas, para unir a todo el movimiento obrero (privados y estatales, en blanco, “en negro” y precarizados, etc.) por sus demandas más urgentes".
Sumo el blog a mi blogroll.
Saludos!

Publicar un comentario