viernes, 29 de junio de 2012

El onanismo del "país real"

Neilson: "El “modelo” que fue ensamblado en medio de una crisis fenomenal por Eduardo Duhalde y que, debidamente modificado, es el reivindicado por Cristina, ya ha entrado en una etapa turbulenta. Todo hace prever que naufrague en los meses próximos, lo que obligaría a la Presidenta a optar entre cambiar bruscamente de rumbo, reemplazando el cuarteto o quinteto de improvisados que la acompañan por un ministro de Economía de verdad, o apostar, como sería apropiado para la heroína de una epopeya política, a que a pesar de las crecientes dificultades económicas la mayoría privilegie las bondades de su “relato” particular por encima de las desgracias cotidianas".
Tenembaum: "el kirchnerismo, o cristinismo, o como se lo quiera llamar, va tomando una forma distinta contra Hugo Moyano y sin Daniel Scioli. La virulencia de las imágenes de esta semana prefiguran una transición larga y, quizá, traumática. Al menos por ahora, CFK sigue teniendo el as de espadas. Moyano le hizo una muesca, pataleó, hizo ruido, pero basta ver los gremios que asistieron a la Plaza para percibir su debilidad relativa. Además, ella no se expone tanto como lo hizo durante la pelea por la 125, y deja que el rostro más amenazante sea el de su adversario: juega mejor sus cartas que entonces.
Si la vida entera fuera una foto, el cristinismo puede estar tranquilo.
Pero falta mucho por verse.
Una eternidad.
Además, estamos rodeados de enemigos acechantes, peligrosos –algunos de ellos hasta compran dólares–, golpes de Estado en ciernes, complots en cada sótano de la ciudad. Sólo es cuestión de descubrirlos, atacar a sus partícipes y decirles de todo.
Cuando todos los enemigos se acaben, vamos a andar como corresponde.
Pero será una lucha eterna. Décadas nos tomará limpiar este país de conspiradores.
Mientras tanto, qué bien que la estamos pasando con Homero, Morticia, el Tío Lucas y Dedos: una familia muy normal".
Sarlo: "Un cartel, de fabricación casera, sintetizaba: "Cristina: dejá el micrófono y ponéte los audífonos". En realidad, esa gente, con la que hablé, cree pedir lo mismo que Moyano. Todos, excepto las columnas de la izquierda, se manifestaron uniformemente peronistas. También había pequeños grupos que repartían volantes: mujeres de un nucleamiento feminista y medio evangélico (¿Cynthia Hotton anda por allí?); un núcleo reorganizador del movimiento nacional justicialista cuyos representantes exponían un proyecto corporativista, para superar la "república" e instalar en el gobierno un consejo que tramite la "alianza de clases". Estaba también, insignificante, sólo representada por las caras conocidas, la ultraderecha y algún remanente de la dictadura. La bizarra variedad de los que están presentes en los actos, que se extiende desde la expectativa a la curiosidad, pero también alcanza a aquel que dice, convencido: "Si Moyano hace las cosas bien, hoy cambia todo". ¿Cambia todo? Ni Moyano quiere que cambie todo".
Bonelli: "El vicepresidente tiene información de que en las próximas semanas soportará una fuerte desautorización política. En una audiencia protocolar, Cristina confirmó su presencia en la celebración del aniversario de la Bolsa de Comercio. Sería en torno al 10 de julio y su compromiso de ir al recinto implica un espaldarazo a Adelmo Gabbi, el empresario al que Boudou denunció penalmente en un intento de defensa en la causa que se le sigue por la ex Ciccone. Ya Cristina desautorizó los embates del vicepresidente, cuando recibió a la cúpula de la Bolsa de Comercio. En esa audiencia se habló de la marcha económica y Cristina se sacó una foto con Gabbi y dio una orden: distribuirla a través de la agencia oficial Télam".
Del Río: "Aunque no lo admiten formalmente, en las huestes del Fondo se diferencia entre la liga de Brasil, Chile, Colombia, Perú y Uruguay, al momento de hacer un análisis, respecto de los que denominan “otros”. La Argentina, Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela, aparecen dentro de este segundo pelotón. "Las diferencias se basan en aquellos que tienen esquemas de metas de inflación y están más integrados a los mercados respecto de los que no", justifica un analista local. Desde su punto de vista, el crecimiento de "los otros" fue por encima de su potencial con un riesgo de sobrecalentamiento y por ello ameritan también una constante distinción respecto del futuro inmediato. Las luces amarillas que detectan para el corto plazo son: inflación, crecimiento del gasto público, posiciones fiscales estructurales y el no hacer caso a las recetas más ortodoxas. Léase: Cuando hay tiempos de bonanza ahorrar y cuando hay crisis contar con recursos para gastar y generar políticas contracíclicas".
Blanck: "Barrionuevo, conocedor del paño, dijo hace poco con su tacto brutal: “La Presidenta tiene que abrir el diálogo antes que la maquinaria gremial se ponga en movimiento, después puede ser tarde”. Sonó a advertencia pesada. Nadie lo desmintió".
Leuco: "Después de nueve años de gobierno, el kirchnerismo tiene una gran fortaleza básicamente producto de una soja por arriba de los 520 dólares y la planificación minuciosa de su gestión y del relato que los medios amigos difunden de esa gestión. También porque la presidenta demuestra, mas allá de cierta inestabilidad emocional de los últimos tiempos, que tiene una dimensión de cuadro político muy por encima del resto".
Di Marco: "Mientras el oficialismo se enorgullece de haber impulsado la Ley de Medios para multiplicar las voces, la realidad cotidiana revela que, lejos de democratizar, lo que el kirchenrismo busca es controlar la palabra. Prueba de ello es lo que sucede en los mal llamados medios estatales, donde a sus directivos no les tiembla el pulso a la hora de aplicar la censura directa sobre aquellos temas políticamente inconvenientes para el Gobierno.
La realidad es que, todo aquel que se arriesgue a ejercitar la "libre circulación de la palabra", que había sido "secuestrada", tal como argumentó el Gobierno en el debate por la Ley de Medios, y disienta con lo que piensa la Presidenta, se expondrá a ser fusilado en la web, a través del bullyng cibernético. O bien, a ser "operado" a través de los medios oficiales o paraoficiales, financiados con la pauta pública. El procedimiento de estas "operaciones mediáticas" es, más o menos, siempre el mismo: conectar a los díscolos - y si fueron aliados o son potenciales competidores, peor aún- con una trama de oscuros e inconfesables intereses".

1 comentarios:

MÓNICA ADRIANA ROSANO dijo...

tanto la controla que Sarlo asiste a la PLAZA COMO SI NADA Y LANATA HACE 20 PTOS DE MEDICIÓN

Publicar un comentario