viernes, 27 de abril de 2012

Ahora el cuco será el cristinismo

 
Mucho peor que el viejo kirchnerismo: autoritario, violento, apropiador, confiscador, encerrado en sí mismo, poco dialoguista. Es decir, todo lo contrario a como era NK, como tan bien nos lo relataron los mismos medios que ahora vienen a descubrir a un grupo de fundamentalistas expropiadores ante los cuales el tumor del cual nos alertaba en su momento Marianito Grondona es tan chiquito como el carácter democrático de aquél que nos denunciaba Fonte desde la tapa de Noticias, plagada de esváticas y fotos psiquiátricas.
No, este cristinismo es muchísimo peor. Miren a los pobres españoles si no: hasta eliminados de la Champions quedaron. Miren a la Oposición, toda vendida votando con Ella (excepto la entrañable Elisa, que presenta unidictámenes que ni sus propios diputados apoyan). Esa necesidad de darle nombre a eso que les recuerda sus peores repulsiones y actualiza (más, luego de un acto como el de hoy en Vélez) el miedo a quedar fuera de la "Historia que nunca se detiene", como dijo la quebradiza voz de CFK ante miles, a los cuales ya no alcanza con presentarlos como los símiles de las juventudes hitlerianas, más si los primeros planos aún de TN descubren rostros comunes, del pibe que cruza la calle tarareando una canción, de la simple chica con lágrimas amplificadas por las pantallas, de los pibes de acá que fueron para allá, de los viejos padres de familia recuperados del olimpo neoliberal, con trapos de todos los colores y procedencias, soportados por personas ordinarias que creen en un rumbo, sólo eso.
A la salida, Hugo Yasky apostaba por que hoy nacía un nuevo movimiento. La foto del final, con CFK levántandole la mano al Evita y La Cámpora, le da forma a tal anuncio (el amigo Alfano, en TN, hablaba del "kirchnerismo convertido al cristinismo", sin ninguna solución de continuidad, claro), en tiempos en los que el rearmado (¿o rejuntado?) mediático-empresarial ahondará el mar de denuncias que jura tener, luego de haberse prometido no perdonarle una, aunque les cueste quedar marginados, al borde del abismo social en temas como Malvinas e YPF. Borrarán al kirchnerismo triunfador-tanque y tratarán de construir un barato émulo del menemismo, devorador del Estado para provecho personal y lleno de jovenzuelos inexpertos. El "Todos chorros e inútiles" de estos días, día a día, de día a día.
"Con las empresas que se portan bien, nosotros nos portamos bien", dijo Cristina días atrás. Osaron atacarle a su vice, y respondió sin contemplaciones, contra propios y los de siempre. A los codazos, como siempre, el kirchnerismo, perdón, ahora el cristinismo, está en el mejor de sus escenarios: con rival(es) arriba del ring y dispuesto a pelear, por todo lo que falta, aunque ring por ring. De día a día. De ayer (jueves) a hoy.
¿Qué mejor que estar en forma para cuando llegue el día? Ya la conocen. Él, mejor que nadie, que ya no está. Ya dio de vuelta: más que unidos y organizados, renovados.

2 comentarios:

Adal El Hippie Viejo dijo...

...siempre será peronismo.

Buen fin de semana !!

Sergio Villone dijo...

Y eso es lo que más les molesta, Adal!
Igualmente.

Publicar un comentario