miércoles, 26 de octubre de 2011

Ahora Mariano Grondona dice que el doble comando nunca existió y Chantanosky, que el modelo está agotado (and again)

En lo que es su reaparición en las páginas de La Nación luego del incidente del domingo, Marianito confiesa haber mentido: "Si bien se eclipsó en 1973, la distinción entre el poder y el gobierno volvió a nosotros desde el 25 de mayo de 2003. Es verdad que, por cuatro años, Néstor Kírchner tuvo el gobierno y el poder. A partir de la elección presidencial de 2007, sin embargo, le cedió el gobierno a su esposa y retuvo el poder. ¿Se había recreado en 2007, entonces, el "doble comando" de 1973? No, porque, en tanto que la dualidad de 1973 reveló una tensión creciente entre el Cámpora manipulado por los Montoneros y el Perón que terminó echándolos a Cámpora del gobierno y a los Montoneros de la Plaza, la identidad de miras de Kirchner y su esposa demostró ser absoluta".
En un atisbo de arrepentimiento (atisbo nada más, eh), luego se despacha y no para hasta el "viento de cola" (que hasta altura, ya no tiene mandíbula, el pobre...). Pero bueno. Algo es algo. Inclusive se permite un elogio para CFK, chiquitito. ¡Epa!
Mientras, Chantanosky sigue esperando el estallido y prometiendo cajas afanadas por todos lados (a propósito: hasta el título de su ilustre libro le quieren robar al pobre Chanta estos K), al ritmo de "El-llamado-modelo-está-claramente-agotado". Es grave ya, esto, Malú, eh...
Pero antes de la asistencia de la Pandora, Chanta nos deja una hermosa anécdota: "Justamente unos días atrás me preguntaba un productor agropecuario si era posible que en otro mandato kirchnerista se expropiaran los campos. Mi primera respuesta es la de siempre: bajo el kirchnerismo cualquier cosa es posible. La segunda es que si bien es posible algún tipo de expropiación, la realidad es que los jóvenes de La Campora no van a ir a trabajar los campos. Más bien le conviene que el productor trabaje la tierra por ellos y el gobierno se apropie de su renta. Dicho en otras palabras, probablemente le dejen el campo pero lo van a hacer trabajar para los otros.
Por eso la sociedad está tan fragmentada como no se vía desde los primeros dos gobiernos de Perón. Porque una parte de la sociedad vive a costa del trabajo casi esclavo de la otra mitad. Unos trabajan todo el día para que el Estado los expolie con impuestos para poder comprar la voluntad de la otra mitad. Con eso solo le alcanza para ganar las elecciones. Usa a una mitad de la población de esclavos para generar ingresos y luego distribuirlos, en nombre de la solidaridad social, entre aquellos que le acercarán los votos".
¡Manteca, nene!

1 comentarios:

Martín Sabena dijo...

Nooo te lo puedo creer... el trabajo esclavo del que vive la sociedad, es el trabajo que llevan a cabo los agropecuarios? Viajo dos veces por semana durante todo el año y jamás vi gente trabajando en los campos -salvo en la época de cosecha donde los contratistas levantan los granos, con renta extraordinaria y todo eh-
Ahora al trigo lo van a tener que cortar con motosierra, sin embargo, ellos dicen que da lo mismo porque después no lo pueden vender... ¿habrán probado con declararlo?
Agrogarcas es todo un concepto!
A propósito: http://cosmoramaview.blogspot.com/2011/09/marzo-de-2008-vs-octubre-de-2011.html

Publicar un comentario